Suscríbete
Internacional

Qué podemos aprender de la tecnología legal china

Tras 5 años en Asia, el abogado chileno Matías Aránguiz explica algunas de las innovaciones en materia judicial y comercial, desarrolladas en blockchain y con inteligencia artificial.

26 Noviembre, 2018 Comparte en:
tecnología legal chinaMatías Aránguiz
Sofía Martin Leyton, para Diario Financiero

Era la mañana del jueves de la semana pasada y en dos foros, en Santiago, cientos de profesionales aprendían y debatían sobre tecnología e inteligencia artificial. Uno de esos eventos fue el Legaltech Summit 2018, dirigido a una abarrotada concurrencia de abogados, donde se intentó aterrizar diversos conceptos que leemos a diario, ya no tan nuevos, pero cuyo impacto en el mundo del Derecho sigue teniendo una variable de incerteza.

Las preguntas que naturalmente surgen son ¿conocemos todos los desarrollos que existen en otras jurisdicciones? ¿no estaremos gastando tiempo y recursos en inventar la rueda? Sin olvidar las diferencias culturales y políticas que nos marcan identitariamente con China, pero que, no obstante, no nos impiden mantener un intenso intercambio comercial, se impone como imprescindible mirar a ese país, convertido en potencia tecnológica y que acaba de declarar que tiene un plan para liderar la inteligencia artificial a nivel global en 2030, tras haber igualado a Estados Unidos en 2020.

Matías Aránguiz, abogado de la Universidad Católica, tiene qué decir al respecto. Luego de trabajar en el estudio Philippi (actual PPU) y en el Ministerio de Justicia, partió a China a estudiar un magíster en Finanzas, para luego continuar con un doctorado en la Shanghai Jiao Tong University, que le ha permitido investigar sobre Fintech, Blockchain y nuevos medios de pago.

En dos conversaciones telefónicas, sostenidas en castellano, pero intercaladas con frases en chino al hablar en paralelo con su directora de tesis o al comprar su almuerzo, entrega claves de lo que observa a diario.

— ¿Cómo evalúas el desarrollo de la tecnología blockchain en China?
“En general, uno ve muchas promesas, muchos proyectos, pero no es tanto como se ‘vende’. Si nos vamos a lo concreto, a nivel de Gobierno se está trabajando un piloto para que las boletas de un restaurante sean emitidas con blockchain y la autoridad reciba los pagos directamente, que, si resulta, se masificará.
Además, desde el año pasado, el Banco Central de China tiene un grupo de 300 graduados en desarrollo de software —la mayoría, a nivel de doctorado— trabajando en generar una versión digital de la moneda china: el e-Yuan, proceso que ha llevado más tiempo del esperado.
En paralelo, desde comienzos de octubre se está haciendo otro piloto con un sistema financiero, construido sobre blockchain, que integre todos los elementos del ciclo de vida del trade finance (nombre que reemplazó al tradicional ‘comex’ para referirse al proceso de importación y exportación de productos)”.

tecnología legal chinaKoGuan School of Law, Jiao Tong University

En Justicia

Aránguiz forma parte de un proyecto de implementación de big data para la Corte Suprema Popular China, financiado por el Asia Development Bank, pero dada su labor de coordinación ministerial respecto del proyecto de Código Procesal Civil, desde los inicios de su estadía ha seguido con interés las innovaciones en temas judiciales, en estudio o ya implementadas.

“Se lanzó una ‘Blockchain Court’, pero todavía no está claro de qué se trata. Otro proyecto que vale la pena observar es que desde al menos 2017, en el suroeste de China se está usando mucho blockchain en el sistema registral —básicamente notarios—, y en materia de certificados de organismos públicos”, dice.

“Lo más relevante es la automatización vía inteligencia artificial. Hace más de 10 años hay computadores que emiten fallos. Hoy puedes ver desde generación de propuestas de sentencias para los jueces hasta atención al usuario, todo completamente automatizado”, añade.

— ¿Es muy caro de desarrollar?
“Hay varios elementos a considerar. Uno de ellos es la inmensa cantidad de sentencias. China tiene 121 mil jueces (los redujeron desde 200 mil) y ello lleva a que la cantidad de datos que se generan para enseñar o alimentar sistemas de IA sea fantástica.
A la vez, la Corte Suprema ha puesto en línea las sentencias, los videos y textos con reconocimiento de audios por robots. En materia de tribunales, se inició el programa de smart courts, tribunales en internet que ven principalmente asuntos de e-commerce, donde incluso la mediación se hace online, más todo el apoyo en automatización de procesos, que implica ayuda a las partes no abogados y le entrega soporte a los jueces”

Así, este abogado chileno radicado hace 5 años en China, explica que dada la tremenda cantidad de datos, el Gobierno ha estado enfocado en hacerlos públicos para que terceros puedan usarlos como base para el desarrollo de tecnología: “Como el país es tan grande, muchas empresas están dispuestas a generar alianzas con el Gobierno, incluso gratis, porque apuestan a que en el futuro van a prestar servicios de legaltech a miles de abogados”, dice.

Otro de los factores en juego es que estos partnerships con privados tienen como trasfondo el concepto de “economía dirigida”. “Si el Gobierno estima que hay un área que requiere un producto nuevo, llama gente de una universidad, la pone a trabajar con una empresa y con funcionarios públicos, todos en un mismo proyecto, con fondos y apoyo estatal, lo que hace que funcione muy rápido. El modelo acá ha sido útil no sólo en justicia, sino en muchos campos”, cuenta.

— ¿Si comparas con Chile?
“En China se ve un plan estratégico de inversión en futuro. La educación escolar está muy enfocada en aprender chino, ciencia y matemáticas. A los niños les están enseñando a programar, están aprendiendo machine learning. Muchas universidades están dando cursos de ingeniería en datos y está lleno de programas online —en chino y en inglés— que la gente toma porque sabe que van a tener buenos sueldos”.

 
También te puede interesar:
Jueces e inteligencia artificial en China: ¿podríamos implementar un Xiaofa?
Los medios de pago en China

 
Un extracto de esta nota fue publicado en la edición de hoy en Diario Financiero.

Comparte en: