Suscríbete
Internacional

La red de Fundación Pro Bono para las Américas

La institución chilena que va en ayuda de quienes necesitan asesorías legales gratuitas ha desplegado el modelo a distintos puntos de la región, como México, Brasil, Argentina, Colombia y Estados Unidos.

31 Mayo, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Pro BonoPixabay
Pierina cavalli

 
La Fundación Pro Bono es una organización sin fines de lucro que busca facilitar y organizar la práctica pro bono de abogados/as y estudios jurídicos. ¿Pero qué significa pro bono? Es una expresión latina que aunque se diga de forma abreviada, originalmente fue usada como pro bono público, que significa “para el bien público”.
 
La Fundación fue establecida en Chile en el año 2000, con tan buenos resultados que en 2011 se creó la Red Pro Bono de las Américas, una iniciativa de carácter regional que nace con la decisión conjunta de diversas organizaciones pro bono que comparten iguales fines y objetivos en relación a este trabajo.
 
“Su misión es contribuir a mejorar el acceso a la justicia de personas sectores o grupos en situación de vulnerabilidad y fortalecer el pro bono en la región. Desde su nacimiento, la Red es coordinada por Fundación Pro Bono Chile en conjunto con Cyrus Vance Center, colegio de abogados de Nueva York”, cuenta Marcela Fajardo, directora de la Fundación y coordinadora general de la Red Pro Bono de las Américas.
 
El movimiento en la región se ha ido desarrollando paulatinamente, ya que es una práctica que debe ser acogida y promovida por la comunidad legal de cada país, de acuerdo a su cultura legal. A nivel regional la estructura es muy similar y casi el total de las iniciativas cuenta al menos con una red de estudios jurídicos.

Pro Bono Latinoamérica

Hoy cuentan con 13 países (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela) y 18 miembros, ya que países como México, por ejemplo enfocan la ayuda a distintos solicitantes o usuarios (Apleseed atiende a organizaciones sociales y Barra Mexicana a personas naturales).
 
“Esto toma tiempo y no ocurre automáticamente. Así, y en términos de cuáles se destacan podemos mencionar a aquellas que surgen entre 2000 – 2009 y que están en cierta medida consolidadas como son Brasil, Argentina, Chile, Colombia y Estados Unidos. En etapa de desarrollo destacan Perú, Paraguay y Venezuela”, dice Fajardo, quien argumenta que este segundo grupo ha tenido un desarrollo institucional más rápido gracias a dos factores: “El primero es que el pro bono se ha instalado y es una práctica conocida, en segundo lugar, gracias a la Red la cual se ha consolidado como una herramienta que brinda apoyo técnico y promueve el intercambio de experiencias”, analiza la coordinadora general.
 
La Fundación siempre ha trabajado con diversas redes como son la de estudios jurídicos, departamentos legales, abogados individuales, árbitros, abogados penalistas y notarias. “En este sentido la fundación es muy flexible y de acuerdo se vayan presentando determinadas necesidades legales, llamadas oportunidades de trabajo pro bono, la fundación determina si es necesario generar una Red o seguir con las que ya existen”, dice Fajardo.
 
Actualmente la Red está focalizando sus esfuerzos en países que han manifestado su voluntad de avanzar en la institucionalidad del trabajo gratuito, como son Guatemala, Ecuador, El Salvador, Uruguay y en otros países cuyas organizaciones están fortaleciendo su programa como Costa Rica, Panamá y Bolivia. Pero es importante mencionar que la Red no decide donde entrar. “Lo que hacemos es apoyar en todo sentido a los países que desean desarrollar un programa pro bono y unirse a este movimiento. En este sentido entendemos que el éxito de la institucionalización de una organización pro bono depende de la decisión y voluntad de su comunidad legal”, aclara Fajardo.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn