Suscríbete
Internacional

Corte Suprema de Chile da a conocer política de igualdad de género y no discriminación

El trabajo, que se inició hace 3 años, dio como resultado el diagnóstico y toma de acciones para terminar con estereotipos detectados, que tienen que ver con qué se entiende al interior de la organización como labores femeninas y masculinas, así como promover estrategias que promuevan la corresponsabilidad en el ejercicio de la parentalidad, entre otros.

9 Febrero, 2018 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El máximo tribunal chileno aprobó hace algunos días un documento con políticas de igualdad de género y no discriminación para todo el Poder Judicial.

El acuerdo reconoce un ámbito de aplicación interno, con acciones tendientes a promover el uso de espacios de trabajo igualitarios, y libres de violencia y discriminación por parte de todos quienes integran el Poder Judicial.

Pero además, se planteó un ámbito de aplicación externo, con la finalidad de desarrollar de políticas y acciones dirigidas a garantizar la igualdad y la no discriminación de todas las personas en el acceso a la justicia.

Son 5 los principios rectores y 4 ejes estratégicos: igualdad, no discriminación de género, enfoque de género en el acceso a la justicia, no violencia de género y participación e inclusión, todo enmarcado en el Plan Estratégico 2015-2020 del Poder Judicial.

La política estuvo a cargo de una Secretaría Técnica, que comenzó a prestar funciones en julio de 2017 y en el sitio web de la entidad destacan que esta decisión se da exactamente a 3 años de la primera iniciativa en esta materia, cuando la Suprema aprobó el 2 de febrero de 2015 una propuesta de trabajo del Ejecutivo.

Revisa el documento aquí.

El texto comienza con un marco normativo internacional, uno chileno, para luego abordar el estudio de diagnóstico, cuya investigación utilizó de una metodología mixta: análisis de información secundaria, que significó el estudio de más de 400 documentos normativos, y metodologías de investigación primaria.

Esta última consideró entrevistas con actores claves; focus groups en todo el país y una encuesta autoaplicada online, que logró una respuesta de 4.294 integrantes del Poder Judicial.

Con ello se logró una representación cercana al 36% del universo total de funcionarios de la época.

Los resultados fueron organizados en 8 dimensiones de análisis:
1. Evaluación global de la igualdad de trato y género: la importancia declarada
2. Desigualdades, roles y estereotipos de género
3. Acceso a cargos de mayor responsabilidad
4. Discriminación
5. Acoso sexual y situaciones que pueden constituir acoso
6. Impartición de justicia desde la perspectiva de magistrados y magistradas
7. Formación, perfeccionamiento y habilitación
8. Atención de usuarios

Igualdad de género

Entre los principales hallazgos del estudio, en el ámbito interno, destaca que para la mayoría de los encuestados es muy importante que el Poder Judicial tenga un ambiente laboral igualitario en términos de género (89%).

En materia de estereotipos, en tanto, el informe advierte una percepción en lo profesional que asume la distribución de roles tradicionales, y que se manifiesta en la conformación de los equipos de trabajo, así como en la integración de algunos cargos.

Así, se lee en el documento, si bien 9 de cada 10 personas encuestadas refirió que cuidar a los hijos es una responsabilidad de ambos padres, más del 70% respondió que son las mujeres quienes más se ausentan del trabajo por sus responsabilidades domésticas.

La presencia de estereotipos en el ámbito laboral, también queda de manifiesto en que el 44% de las personas encuestadas está “de acuerdo” o “muy de acuerdo” en afirmar que en algunas actividades laborales se desempeñan mejor las mujeres y en otras lo hacen mejor los hombres.

Sobre la no discriminación

Entre las recomendaciones se lee “Propiciar políticas que permitan a los integrantes del Poder
Judicial disfrutar de una adecuada calidad de vida, por ejemplo, a través de incentivar el uso eficiente del tiempo y el respeto al horario de salida; evaluar y promover estrategias de flexibilidad horaria que permitan a hombres y mujeres conciliar la vida laboral con la vida personal; promover la corresponsabilidad en el ejercicio de la parentalidad, entre otros”.

También se promoverá el establecimiento de un proceso de reclutamiento y selección que garantice la igualdad de resultados para hombres y mujeres en el ingreso a cargos del Poder Judicial, así como en la movilidad al interior de la institución, de modo de erradicar los estereotipos, sesgos y brechas de
género en todas las etapas del procedimiento.

Asimismo, se propiciará la implementación de medidas especiales, de carácter temporal o permanente, en los procedimientos de reclutamiento y selección, que permitan superar dichos sesgos y brechas, “que dificulten la movilidad y/o ascenso en la carrera judicial”.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn