Suscríbete
Internacional

3 maneras probadas científicamente para reducir el estrés

Jeena Cho, abogada dedicada a la relajación, da tres consejos para combatir el estrés: cambiar la percepción, tener un soporte social y meditar.

8 Julio, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

EstrésPixabay

 
En una columna escrita por Jeena Cho -abogada, escritora e instructora de Mindfulness- para el sitio web Above the Law habla sobre cómo los abogados pueden reducir el estrés en sus vidas. “Cuando trabajo con abogados, hay un mito común en que todos creemos: el estrés es malo, y si solo pudiéramos estar libre de él, todos seríamos más productivos. Resulta que, una moderada cantidad de estrés es buena para alcanzar el máximo punto de desempeño. El concepto, conocido como Yerkes-Dodson Law, establece que nuestro desempeño puede ser rastreado con la forma de una curva de campana. A medida que el estrés aumenta, también lo hace el rendimiento, pero sólo hasta cierto punto. Una vez que el nivel de estrés está por sobre la cima de la curva de la campana, el rendimiento disminuye”, explica Cho.
 
“Como abogados, tener un estrés moderado es crucial. No podemos cambiar o evitar los factores de estrés diarios, pero podemos cambiar nuestra reacción ante las situaciones estresantes. Además, podemos limitar el impacto fisiológico del estrés crónico. Las investigaciones indican que podemos aprender a manejar mejor el estrés y su impacto negativo en el cuerpo”, asegura Cho.

Cambia la manera de ver el estrés

 
¿Alguna vez te has estresado aún más luego de experimentar mucho estrés? Una interesante investigación hecha por una psicóloga de Stanford, Kelly McGonigal, muestra que cómo pensamos el estrés puede hacer una diferencia entre si el estrés es beneficioso o perjudicial en nuestra toma de decisiones. “Las tres creencias que ayudan más a balancear el estrés son: Primero, ver la respuesta del cuerpo al estrés como algo útil, no como algo debilitante, por ejemplo, es un shot de energía que se puede utilizar. Segundo, verte capaz de manejar e incluso aprender y crecer a partir del estrés en tu vida. Tercero, ver al estrés como algo con lo que todo el mundo tiene que lidiar, y no como algo que prueba lo terrible que es tu vida”, dice McGonigal.
 
Por lo tanto, la próxima vez que estés experimentando un momento de estrés, mira si eres capaz de reformularlo y observa la respuesta natural de tu cuerpo a una situación difícil.

Encuentra un soporte social genuino

 
Puede ser difícil para los abogados, cuenta Cho, encontrar amistades genuinas, profundas y significativas, especialmente en tu lugar de trabajo, donde la relación con tus pares puede ser muy competitiva. Sin embargo, la ciencia es clara: un fuerte apoyo social incrementa nuestra resiliencia y nuestra habilidad de traspasar situaciones estresantes o difíciles.
Firdaus Dhabhar, profesor asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento de Stanford, dice: “Para el estrés, así como para las emociones negativas, uno de los amortiguadores más poderosos es un genuino apoyo social”.
 
Si te falta apoyo social, haz un esfuerzo regular por cambiarlo, aconseja Cho. Para algunas personas, esto significa involucrarse en la iglesia local, y para otros, puede ser encontrar un grupo para hacer running. Quizás tienes un amigo con el que has perdido el contacto con el que puedas volver a establecer una relación.

Medita

 
Cuando estás en una situación estresante, la última cosa que querrás hacer es sentarte para meditar. Sin embargo, investigaciones indican que la meditación puede gatillar una respuesta relajada del cuerpo. “La respuesta relajada fue descrita por primera vez hace más de 40 años por Herbert Benson, profesor de la escuela de medicina de Harvard. El opuesto fisiológico a una respuesta de lucha hacia una situación es la respuesta relajada conducida por prácticas que incluyen la meditación, la respiración profunda y la oración, que han demostrado ser útiles para el tratamiento de trastornos relacionados con el estrés que derivan a la ansiedad y a la hipertensión”.
 
Estas son algunas maneras de manejar el estrés para ejercer una mejor práctica legal. “Yo recomiendo elegir una y practicarla diariamente. Esa es la clave más importante para el manejo del estrés: una práctica consistente”, aconseja Cho.
 
Para leer el artículo original, haz click aquí.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn