Suscríbete
Universidades

Escuelas de Derecho en EE.UU.: la lucha por la sobrevivencia continúa

Los rankings de facultades siguen siendo importantes, pero el escenario se mueve en respuesta a las decisiones universitarias para capear la crisis del sector. Un consultor de una empresa que prepara exámenes de admisión analiza la situación actual y entrega algunas claves.

27 Enero, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 
Pierna Cavalli
 
Es el momento del año en que U.S. News & World Report anunciará su ranking actualizado de escuelas de Derecho en Estados Unidos. Éste es el considerado con el estándar de oro por la mayoría, aunque otras organizaciones también publican listados que gozan de credibilidad.
 
Uno de los factores más interesantes de esta lista, según un artículo publicado en el blog del sitio Kaplan Test Prep, es cómo las escuelas de Derecho se sienten respecto de sus pares. “Pero nuestra posición sobre los rankings de escuelas de Derecho, permanece igual: deja que sea un factor que te ayude a decidir a dónde postular y dónde matricularte, pero que no sea el único factor”, escribe Russell Schaffer, uno de los gerentes de esta empresa que se dedica a preparar a futuros estudiantes de leyes para que rindan el LSAT.
 
La crisis en las admisiones de las escuelas de Derecho, que pareciera estar mejorando, habría forzado a muchas escuelas, incluso las más competitivas, a tomar decisiones difíciles: debieron disminuir la cantidad de cupos para alumnos nuevos, abaratar la matrícula, o regresar a escalas estándares de admisiones.
 
Bajar la matrícula significa menos ingresos, lo que puede llevar a despidos; bajar los estándares, en tanto, perjudica a la facultad en cuanto a la difusión de que sus estudiantes tienen altos puntajes de LSAT y GPAs, lo que disminuye su lugar en los rankings. Por otra parte, algunas de las escuelas top han elegido disminuir el número de estudiantes, lo que ha terminado por ser una salvación para las escuelas mal rankeadas, explica Schaffer.
 
Cortes de presupuesto ha sido otra de las consecuencias naturales de la actual crisis, y dado que el gasto más importante en cualquier negocio es el pago de los sueldos, desde el año 2010 han sido desvinculados 1.200 miembros a jornada completa. Las razones esgrimidas han ido desde la compra de la facultad, abiertamente despidos o jubilaciones forzadas.
 
A pesar de todo aquello, este consultor opina que “desde que más y más norteamericanos nacen fuera de Estados Unidos, y la reforma migratoria yace en el Congreso, un camino creciente y lucrativo es el derecho de inmigración”. Para él, hay claras oportunidades de trabajo en esta área, especialmente en ciudades donde hay gran cantidad de población inmigrante, como Nueva York, Los Ángeles y Miami.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn