Suscríbete
Universidades

El futuro ya está aquí: formar en leyes a quienes no son abogados

Un visionario programa universitario en Delaware abre formación legal a profesionales de otros rubros. La mayoría de los cursos son de uno a dos años de duración, se ofrecen totalmente en línea y cuestan alrededor de US$ 30.000.

8 Agosto, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
J. Villegas

 
Es una propuesta innovadora y parece ir en serio. Tal como ya se propuso —y se hizo— en Chile con los profesores, en la Escuela de Leyes de la Widener University (Delawere) desarrollan un innovador programa que abre el mundo legal a profesionales de otras áreas. Enfermeras, trabajadores sociales o agentes de seguros encuentran formación para profundizar y manejarse mejor en sus mundos y las escuelas de leyes encuentran una valiosa veta educativa.
 
Según explica un artículo de newsworks.org, este programa que forma en temas legales a profesionales de otras áreas puede ser el futuro. Abre un mundo de posibilidades, tal como a Cheryl Kettinger, quien es una graduada de la Widener University y trabaja en el área de gestión de hospitales en Filadelfia.
 
Este programa de la Widener viene a romper, sin duda, moldes en el modelo tradicional de la formación legal que —al menos en Chile— incluye Prueba de Selección Universitaria, postulaciones, años de escuela, graduación y sobre todo un mercado maduro, a la hora del ejercicio de la profesión legal. Por lo mismo, explica newsworks.org, este nuevo modelo saca del estancamiento a la tradición, al ampliar el horizonte de formación y de postulantes. Kyle McEntee, director ejecutivo de la Law School Transparency, un organismo de control la educación legal, lo explica así: “A medida que la demanda en las escuelas de Derecho ha caído, han bajado también los ingresos de las facultades”.
 
Por lo mismo, el nuevo modelo busca ampliar el espectro capturando a quienes no son abogados. Se trata de profesionales que necesitan utilizar la ley o tener conocimientos legales, pero que no necesitan el grado.
 
La Escuela de Leyes de la Widener University, ubicada en las afueras de Wilmington, es líder en el tema y fue llevada hacia este terreno por la propia crisis en Delaware. Entre 2011 y 2015, la matrícula en escuelas de leyes en el Estado bajó un 42%. Gran parte de esa pérdida se produjo en la formación tradicional. A cambio, tiene una serie de programas de formación en el área práctica que lleva a desarrollar una cultura de honestidad en las empresas.
 
Quienes ofician en el rubro no tienen que ser abogados y sí logran buenos salarios: un jefe de área promedio gana alrededor de US$ 150.000 al año, según una encuesta de la Society of Corporate Compliance and Ethics. El tema, no obstante, es que necesitan tener conocimientos generales de cómo funciona el Derecho y conocimientos profundos en ciertas áreas legales. Y es a este tipo de profesionales a los que programas como los de la Widener University están orientados. La mayoría son de uno a dos años de duración, se ofrecen totalmente en línea y cuestan alrededor de US$ 30.000, mucho menos que la tasa estándar para el estudio de leyes.
 
En 2011, más del 80% de los estudiantes de Derecho de Delaware se inscribieron en el programa tradicional; hoy el porcentaje es de 70. Y podría seguir cayendo. El decano Rod Smolla dice: “Es bueno para nosotros en términos de la expansión de nuestras fuentes de ingresos y la diversificación de nuestra cartera”.
 
 
* Lee aquí el artículo original en inglés, publicado bajo el título “Are non-lawyers the future of law school? One school in Delaware thinks so“.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn