Suscríbete
Mercado Legal

Pro Bono, 18 años de voluntariado legal

Desde consejos y servicios hasta asesorías gratuitas de casos. El trabajo que muchos abogados realizan voluntariamente y permite que grupos vulnerables puedan acceder a la justicia.

13 Septiembre, 2018 Comparte en:
Fernanda Robles

Sin entender muy bien la situación —debido a barreras idiomáticas—, Ronald, ciudadano haitiano con residencia en Chile, fue privado del cuidado de su hijo Robino de 6 años. El niño un día llegó al colegio con un moretón en la espalda y al ser consultado por su profesora, dijo que su padre lo había golpeado. Por medio de una orden del Juez de familia Robino fue alejado de su padre y quedó al cuidado de un tío, por supuesta vulneración de sus derechos. Sin embargo, todo era un mal entendido. El moretón había sido provocado por una caída en bicicleta.

Si bien la familia de Ronald hablaba con dificultades español, las palabras que manejaba no le permitían aclarar la situación. Con desesperación el padre se acercó a Pro Bono — organización sin fines de lucro que asesora legalmente a grupos vulnerables—. Luego de tres meses las medidas fueron revocadas permitiéndole a este seguir al cuidado de su hijo.

En Chile, existe un gran número de personas que por desconocimiento y falta de información, no tienen acceso a asesorías jurídicas. Con el fin hacerse cargo de esta carencia, existen organizaciones que realizan, de manera voluntaria, servicios para personas que carecen de esta posibilidad. Una de ellas es Pro Bono.

Voluntariado jurídico

Hace 18 años y con la idea de profesionalizar voluntariado legal, un grupo de 5 abogados decidió formar una organización para estandarizar esta labor. Así, nace Pro Brono, una fundación que entrega asesorías gratuitas de casos.

Actualmente, el abanico de materias que abordan van desde arbitraje, penal, bullying, familia, organizaciones sociales hasta la concientización y educación de derechos, orientados principalmente a personas en situación de vulnerabilidad. Todo esto con el apoyo de distintas organizaciones sociales.

Carolina Contreras, Directora Ejecutiva de Pro BonoCarolina Contreras, Directora Ejecutiva de Pro Bono

Carolina Contreras, Directora Ejecutiva de Pro Bono

“Comenzamos trabajando con la sociedad civil y ayudando a ONG’s con temas laborales. Con el tiempo fuimos ampliando nuestro espectro de atención luego de celebrar un convenio con el Colegio de Abogados, el Servicio nacional de la Mujer y el Ministerio Público”, señala Carolina Contreras, Directora ejecutiva de Pro Bono.

Sin bien los abogados voluntarios que prestan estos servicios no cobran los honorarios que implican su trabajo, las personas que acceden a las asesorías deben pagar los costos aparejados a sus casos, esto son, notificaciones, receptores y distintos documentos legales. “Uno puede advertir un cálculo, pero varía según el caso”, afirma Contreras.

Asesorías según expertos

La fundación trabaja junto con 38 estudios, 11 departamentos de empresas y más de 100 abogados asociados. Durante 2017 y mediante una labor conjunta 514 casos fueron atendidos.

“Cada uno trabajó desde su especialidad”, dice Contreras. Todas las semanas, la organización envía a los voluntarios la descripción de los casos de personas que buscan orientación legal. De esto forma, los abogados postulan según su especialidad: “la idea del trabajo voluntario es que ayudes de acuerdo a tu expertis”.

Fundación Pro Bono

Existen distintas formas de hacer trabajo pro bono, entre los que se encuentran consejos legales, es decir, abogados que atienden casos específicos, pero también hay asesorías a distintos organismos estatales.

El boca a boca o recomendaciones de clientes han permitido que hoy sean reconocidos en su rubro. “Generalmente, recibimos alrededor de 20 consultas diarias, sin embargo, no podemos atenderlos a todos”, señala Contreras.

Debido a que muchas personas se acercan en situaciones que no implican problemas legales —sino más bien morales— o incluso abandonan sus causas por falta de conocimiento, la organización ha aplicado ciertos filtros para la atención de público. Una vez que las personas llegan a la oficina, son atendidos por un coordinador de área, esto “para conocer las intenciones de las personas y saber si efectivamente están interesados y comprometidos con sus causas”.

¿Cómo ser Pro Bono?

Dentro de los requisitos que un abogado debe cumplir para asociarse de manera voluntaria a la fundación se encuentran la recomendación de otro abogado, cumplir con un mínimo de 20 horas de trabajo y en el caso de ser colegiado, no haber sido sancionado por el Colegio de Abogados. Además los profesionales deben pagar una membresía que tiene un costo diferenciado para abogados y estudios, para este caso, varía según la cantidad de profesionales que integran el estudio.

“La justicia no se agota en los abogados”

Con una sede a pasos del metro Baquedano, sólo atienden casos de personas en Santiago, esto por la dificultad que conlleva el seguimiento y la orientación a distancia. De todas formas la organización dice que ha realizado asesorías remotas.

Mediante “Desafío Pro Bono”, un concurso dirigido a estudiantes de derecho, se postulan proyectos que consisten en problemas que tiene solución desde el derecho, para su aplicación la fundación entrega un presupuesto.

Una de las iniciativas que se desarrolló en este contexto, consistió en dar una asesoría a mujeres casadas con pescadores, cuyos sus maridos o hijos habían fallecido trabajando en el mar y después de más de 10 o 15 años no habían declarado su muerte presunta. “Aquí se involucraron muchos componentes emocionales, porque muchas de estas mujeres seguían pensando en que sus esposos algún día iban a volver”, explica Carolina Contreras.

Gracias a la ayuda de estos estudiantes, muchas mujeres lograron declarar la muerte de sus familiares y así acceder, por ejemplo, a beneficios estatales. “Los estudiantes son nuestro termómetro y nos van acercando a problemas que difícilmente podríamos acceder de otra forma”, dice Contreras.

Celebrar el trabajo voluntario

Todos los años, la fundación organiza un encuentro que permite a los abogados compartir con otros asociados. El evento también permite a la organización dar a conocer sus resultados y entregar un reconocimiento a los abogados destacados por su compromiso y el trato con el cliente. “A través de esta instancia le agradecemos a todos los voluntarios el trabajo realizado. Ellos están cambiando vidas y muchas veces no logran verlo”.

Comparte en: