Suscríbete
Chile Mercado Legal

Españoles en Chile: ¿destino habitual para abogados?

No se trata de un éxodo masivo como el de ingenieros, médicos o arquitectos, pero su presencia en el país es una realidad. Aunque la principal barrera es la habilitación, la figura de la consultoría resulta una alternativa interesante tanto para profesionales como empleadores.

31 Diciembre, 2013 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Antes de deteriorase el mercado laboral en España, Idealis recibía cv’s de abogados de varias partes del mundo, principalmente de países de latinoamericanos.

En últimos 2 años, las postulaciones de los abogados españoles ha aumentado drásticamente. Para ellos Chile resulta especialmente atractivo por el nivel de remuneraciones que ofrece nuestro mercado.
 

Alejandra Zúñiga C.
 
No se trata de un éxodo masivo como el de ingenieros, médicos o arquitectos, pero su presencia en el país es una realidad. Aunque la principal barrera es la habilitación, la figura de la consultoría resulta una alternativa interesante tanto para profesionales como empleadores.

Las razones son diversas: motivos familiares, enviados por sus empresas o, incluso, la curiosidad de vivir una experiencia distinta. Lo cierto es que en el último tiempo el número de abogados españoles trabajando o interesados en viajar a Chile ha ido en aumento. Aunque la crisis económica vivida actualmente por el país europeo suele asociarse directamente a este fenómeno, en el caso del mundo jurídico la realidad pareciera ser distinta: “Las ciencias son las mismas en cualquier lugar del mundo; el derecho no”, señalan algunos acerca del alto componente local que esta área tiene en las distintas legislaciones del mundo.

Si bien el mayor desembarco se ha producido entre jóvenes de entre 25 y 35 años con postgrados universitarios y que se desempeñan en áreas como ingeniería, medicina o minería, principalmente, los profesionales del área legal también forman parte del abanico. Se trata de una realidad que ha redundado en un crecimiento de más del 40% de la población española en nuestro país en los últimos cuatro años.

Así por lo menos lo ha percibido Felipe Lavín, director ejecutivo de Idealis Legal Recruitment, consultora especializada en la selección y reclutamiento de abogados para empresas y estudios, quienes cuentan con un sistema que permite a profesionales de todo el mundo enviar sus antecedentes para barajar oportunidades laborales en Chile.

Según cuenta, en los últimos dos años las postulaciones de españoles han aumentado “drásticamente”, aunque “no es posible abordar toda esa oferta en el mercado local”. ¿La razón?: la limitante de no poder ejercer, la cual es vista “como un impedimento por muchos de los potenciales empleadores dice y agrega: “Una oportunidad despreciada a nuestro juicio, porque su preparación formal suele ser muy buena”.

Además comenta que la experiencia de estos profesionales es un aporte significativo, ya que provienen de un mercado maduro “donde existen muchas sub especialidades que aquí recién están comenzando a surgir”.

Los consultores 

Aunque la barrera de la litigación ha impedido que el éxodo en esta área sea tan fuerte como en otras profesiones, lo cierto es que hay un buen número de abogados españoles trabajando en el país.

Es el caso de Alfredo Moreno G., socio del Estudio Jurídico Otero, donde se encarga de la inversión extranjera, principalmente de aquella realizada por sus compatriotas. “Desde esta posición lidero el trabajo de consultoría no sólo legal sino fiscal, financiera y comercial en el aterrizaje de los inversores europeos en el país”, explica.

Titulado de la Universidad Complutense de Madrid y con dos máster, uno en Asesoría Fiscal y otro en Dirección Económico Financiera, llegó a Chile hace tres años, aunque su primera visita ocurrió en 1996: tras casarse vino acompañado de su esposa hispano-chilena.

Una situación parecida es la vivida por Paloma Serralta, abogada española que trabaja en el área internacional del mismo estudio y también se graduó de la Universidad Complutense de Madrid, quien llegó a nuestro país por asuntos laborales de su marido.

Sobre su experiencia, comenta que aunque la legislación y la burocracia son distintas, se ha llevado sorpresas: “El sistema es bastante más parecido de lo que pensé que sería”, señala.

Ambos se desempeñan más en el ámbito de la asesoría que del derecho propiamente tal. Como afirma Moreno, aunque su formación profesional es legal, el perfil que desarrolla acá se conecta con la ingeniería comercial, aunque especializado en la consultoría empresarial. “En la práctica analizo la situación jurídica de las empresas en España y los abogados chilenos se encargan de aplicar estos conceptos a la legislación nacional”, explica y agrega que en general no hay grandes diferencias, ya que “gran parte de los textos legales y las situaciones son similares”.

En este sentido, Lavín comenta que el trabajo de consultor es muy atractivo tanto para los españoles como para sus empleadores acá. Pese a ello, señala que en los estudios jurídicos esto es un poco más difícil de lograr, “ya que suele ser un requisito formal estar habilitado para ejercer la profesión en el país”.

Parecida pero no igual es la situación vivida por José Luis Ambrosy, quien a diferencia de la mayoría de los abogados extranjeros en Chile cuenta con la habilitación para ejercer en el país. ¿Dónde trabaja?: en Claro y Cía., donde se especializa en materias corporativas, especialmente el área de financiamiento nacional e internacional, tanto de proyectos de infraestructura y energía, como mercado de capitales.

Titulado de la Universidad de Alcalá de Henares, además de contar con un Magíster en Derecho de la Empresa por la Universidad Católica y un LL.M. en la Universidad de Notre Dame, llegó en 1998 motivado por las ganas de conocer el origen de su familia materna y buscando nuevos desafíos profesionales.

“Adaptarse al sistema legal es lo más complicado. Si bien ambas legislaciones se asemejan bastante en temas comerciales, no fue fácil conocer y trabajar en otra jurisdicción”, comenta y agrega que otro tema no menor es entender la forma de hacer negocios en el país, así como adaptarse a la manera de pensar de los clientes y abogados nacionales.

Sin embargo agrega que en el área internacional, donde actualmente se desempeña, no es mucha la diferencia. “Muchos de nuestros clientes son españoles y, en esos casos, el encontrar un abogado de su misma nacionalidad les resulta de mucho apoyo a la hora de hacer negocios en Chile”.

Y aunque la habilitación para ejercer es en teoría la principal traba para un abogado extranjero en el país, asegura conocer bastantes casos de profesionales que trabajan en estudios o empresas nacionales dedicados a temas internacionales: para ellos la falta de esta cualidad “no ha sido un problema”.

Destino habitual: ¿mito o realidad? 

Una imagen país que se ha fortalecido en el último tiempo, además del idioma común. Esas serían algunas de las razones más comúnmente esbozadas por quienes deciden escoger nuestro país como un lugar seguro para vivir y trabajar. Pese a ello, todos los entrevistados coinciden en que no se trata de un destino habitual para abogados que pretenden ejercer como tales, sino para “profesionales jóvenes que lamentablemente en España no encuentran cómo desarrollarse y están, a estas alturas de la crisis, dispuestos a tener un trabajo decente incluso fuera de su profesión o país, pero remunerado”, explica Ambrosy.

A juicio de Moreno, la forma correcta de enfocar esta posibilidad laboral está en tener una visión más amplia del mundo de la empresa: “Es ahí donde mis colegas españoles con experiencia en entornos internacionales aportan su pequeño papel en este modelo de economía globalizada”, dice, y agrega que efectivamente la crisis ha significado la salida de buenos profesionales hacia otros lugares y, aunque Chile es un buen ejemplo de ello, este éxodo se ha producido más en mercados como la ingeniería, geología y arquitectura.

Se trata de una visión compartida por Serralta, quien agrega que es más común que a los abogados los envíen de sus compañías, despachos o bancos en España, “ya que Latinoamérica está demostrando ser un mundo de muchas posibilidades para trabajadores y empresas”.

A esto se suma la visión generalizada de que el buen nivel de los profesionales nacionales hace más difícil la competencia: “A lo mejor los estudios son más reticentes a contratar gente de afuera si existen buenos trabajadores en su país”, señala Serralta. Pero sea o no el destino más habitual, la experiencia en Idealis le ha podido demostrar a Lavín que las remuneraciones y los horarios que ofrece el mercado chileno son “bastante atractivos” para los abogados españoles.

 

Alejandra Zúñiga C.
El Mercurio Legal

Artículo original: http://www.elmercurio.com/Legal/Noticias/Noticias-y-reportajes/2013/12/31/Espanoles-en-Chile-destino-habitual-para-abogados.aspx

 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn