Suscríbete
Mercado Legal

Cómo elaborar un CV exitoso

Debe ser, tal vez, una de las preguntas más recurrentes que recibimos en Idealis: ¿está bien hecho mi currículum? Antes de señalar los elementos que consideramos nosotros debería tener todo CV, es bueno hacer algunas precisiones sobre la finalidad del mismo.

6 Agosto, 2014 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Matías-OrtúzarIdealis Legal Recruitment
Matías Ortúzar
 

El CV no es un diario de vida. En un CV no es necesario consignar todo lo que una persona ha hecho durante toda su vida, sino los hitos más importantes, discerniendo concienzudamente cuales son los más relevantes para el trabajo específico al que se postula.

Por ejemplo: poco importará que una persona haya realizado múltiples viajes, si postula a un trabajo nacional, con exposición meramente local, o que una persona con 20 años de experiencia, ponga que fue jefe de misiones en el colegio.

El objetivo de un CV, al contrario de lo que muchos creen, no es conseguir un trabajo, sino el de conseguir una entrevista de trabajo.

El objetivo de un CV, al contrario de lo que muchos creen, no es “conseguir un trabajo”, sino el de conseguir “una entrevista de trabajo”. Esta aparentemente pequeña diferencia es fundamental. El posible empleador, al momento de leer un CV, busca detectar rápidamente si la persona posee o no los elementos esenciales que está buscando. Ahora, dado que normalmente tendrá una cantidad importante de currículos por leer, si estos tienen una extensión muy larga, diluirá la información relevante, restándole importancia al CV en su totalidad. Sin duda, consideramos en este aspecto que “más, es menos”.

Adecuación de un CV

Debido a la gran cantidad de información que una persona puede consignar en su currículo, es bueno siempre enfocar el contenido de éste, al tipo de trabajo al que se postula. Por ejemplo: poco importará que una persona haya hecho una pasantía en propiedad intelectual, si está postulando a un empleo en recursos naturales. Por eso es bueno también investigar el lugar y a las personas con las que eventualmente se trabajará, para detallar en el CV la información que realmente será considerada y valorada al momento de su análisis.

Presentación y revisión de un CV

Con los avances tecnológicos y de comunicación, la vía típica de presentación de un CV es el email (ya sea que se envíe a una postulación online, página web de un estudio jurídico, etc.). Hay que tratar que el formato que se utilice sea universal y no genere problemas al ser convertido de un formato a otro. Hemos vistos CV´s realmente muy bien confeccionados, ser literalmente destruidos al sufrir un cambio de formato. En lo personal, recomiendo que luego de haber sido escrito y revisado varias veces un CV (por el mismo autor, y al menos por una persona distinta, de confianza), se convierta el archivo a un formato PDF, tanto por su universalidad, como por el resguardo de la información.

Elementos de un CV

A continuación, detallaré los elementos que, a nuestro juicio, debe contener todo currículo. Nada obsta que pueda contener más o menos elementos, conforme a lo que señalamos anteriormente.

1.- Enunciado grande y destacado, señalando los nombres y los apellidos del autor del CV. Aparte de su motivo evidente, es para que quede bien registrado en la memoria del lector.

2.- Inmediatamente abajo del nombre, los datos de contacto. Dirección, correo electrónico, teléfono celular, etc. El motivo es bien sencillo: hay que dejar lo más a mano posible los mecanismos de contacto con el autor.

3.- Antecedentes académicos: Es bueno indicar, en orden ascendente, las distintas etapas académicas, comenzando por la educación secundaria, universidad y estudios de postgrado. En los casos que proceda, es bueno poner los premios o reconocimientos académicos que se han recibido en cada una de las distintas etapas, señalando, incluso, cuando convenga, las notas, promedios y puntajes (PAA/PSU) obtenidos. Es muy importante anotar con precisión los años en los cuales se han realizado los estudios, aunque en muchos casos no convenga, a fin de evitar malos entendidos al momento de una eventual entrevista. Particularmente para los abogados, la formalidad en estos aspectos es crucial.

4.- Experiencia laboral: Hay que anotar, en orden ascendente, los distintos trabajos que se han tenido. En cada uno hay que detallar el cargo, y en no más de 2 o 3 líneas, el tipo de materias que se han visto. Es importante consignar que en el caso de los abogados, la experiencia aportada por la práctica en la corporación de asistencia judicial no constituye experiencia laboral, por lo que debe ser anotado en la sección de “Antecedentes Académicos”. En los casos que se han hecho estudios o pasantías en el extranjero, regresando al mismo lugar donde se estaba trabajando, es importante indicar estas salidas con fechas exactas.

5.- Experiencia Docente: De haberla, es importante señalar las 2 o 3 más relevantes.

6.- Antecedentes generales: A los típicos elementos que suelen ponerse (RUT, nacionalidad, fecha de nacimiento, estado civil, manejo computacional, etc.), recomendamos agregar 2 elementos importantes:

a) Nivel de idioma: dada la dificultad para determinar cuál es el nivel de cada persona, recomendamos objetivar este punto, rindiendo un test. No es necesario que tenga validez internacional (como el Toefl o el Ielts), puede ser un test local (ETAAPP, por ejemplo).

b) Señalar hobbies, pasatiempos y, eventualmente, intereses en aspectos sociales: Este factor, poco considerado, es muchas veces determinante a la hora de una contratación, ya que se analiza a la persona de manera integral.

Lo que abiertamente no recomendamos poner en un CV

1.- Poner foto.

2.- Poner un párrafo introductorio de las cualidades del autor del CV, todas vez que éstas provienen del mismo autor y no de terceras personas, que puedan realmente avalarlo.

3.-Referencias:  además de hacer más extenso el CV, forman parte de una etapa posterior. Si se anotan de igual forma, jamás publicar los datos personales de quienes van a ser consultados, y menos aún, sin su autorización.

Finalmente, la regla de oro: que el currículo nunca exceda una plana de extensión.

¿Todavía no estás suscrito?: Suscríbete aquí

 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn