Suscríbete
Mercado Legal

El impacto de la automatización en tareas no rutinarias cognitivas

En un mundo que avanza hacia una fuerza laboral concentrada en el sector de los servicios, una economista y una abogada analizaron la necesidad de potenciar la capacidad de abstracción de los jóvenes y acercarlos a la física y la matemática; estrategias de flexibilidad laboral eficaces; metodologías multidisciplinarias y más.

29 Abril, 2019 Comparte en:
futuro laboralMohamed Hazan
Fernanda Robles

El avance de la ciencia y la tecnología está transformando y reformulando oficios y profesiones. La reducción del costo y los tiempos de producción parecen ser una de las principales preocupaciones de distintos sectores laborales que parecen encontrar una solución en la automatización. Pero, ¿podría ésta reemplazar en un futuro cercano a los trabajadores?

El jueves 25 de abril, la Mutual de Seguridad de Chile (CChC) convocó al encuentro Mutual Summit 2019 “¿El futuro del trabajo o el trabajo del futuro?”. Para responder esta pregunta, expertos de diversas partes de mundo fueron invitados para discutir las últimas tendencias que están transformando el mundo del trabajo. Andrea Repetto, economista, y Carmen Román, abogada, hicieron un análisis que aquí destacamos.

Automatización: ¿un futuro sin empleos?

Según Andrea Repetto, PhD en Economía, una de las mayores preocupaciones que tienen, hoy en día, los trabajadores se relaciona con su capacidad de ser reemplazados por máquinas y robots.

¿Qué tan cierto es esto? La respuesta de Repetto fue “no podemos saberlo”. Sin embargo, a lo largo de su exposición la experta analizó una serie de datos que plantean un panorama más alentador del que muchos podrían imaginar.

“Según un estudio que realizó el Banco Mundial, en los últimos 25 años 1.000 millones de personas han ingresado a trabajar en el mundo y todas encontraron un empleo a la misma tasa que las generaciones anteriores”, explicó.

Los indicadores de desempleo mundial, como plantea Repetto, no ha tenido ninguna tendencia al alza; “lo que sí hacambiado ha sido la composición del trabajo”, afirmó: “La tendencia indica que, a diferencia de décadas anteriores, hoy en día la fuerza laboral está concentrada en el sector de los servicios”.

¿Sustitutos o complementarios?

Andrea Repetto prosiguió su ponencia con la fórmula para determinar la capacidad de reemplazo que tienen los trabajadores respecto de maquinas y robots, la que estaría dada por el análisis de si estos son sustitutos o complementarios en la realización de determinadas tareas. Y para ello, una forma de definir el tipo de trabajo, sería a partir de la clasificación de si estos son manuales o cognitivos, y rutinarios o no rutinarios”, explicó.

La experta planteó que las tareas manuales rutinarias se asocian generalmente a las líneas de producción y son realizadas por personas que, en una escala de clasificaciones, se ubican en la categoría baja o media. También estarían las tareas que son rutinarias cognitivas: “Acá se ubican las personas que tienen calificaciones medias o altas y que realizan tareas de oficina. El ejemplo más clásico es el de los cajeros”, dijo.

Luego, están las tareas que implican habilidades manuales y se clasifican como no rutinarias, porque son más bien “contextuales”. Un ejemplo es el cuidado de una persona, que muchas veces está dado por el contexto: cómo amaneció, cómo se siente, etc. Un guardia de seguridad también depende crucialmente del contexto: quién entra, quién sale, de qué manera está vestido”.

Finalmente, están las tareas no rutinarias cognitivas: “Aquí es donde pensamos en el médico, en el abogado, personas que requieren de inteligencia social, persuasión, capacidad de abstracción y creatividad para realizar sus trabajos”

futuro laboralSofía Martin

El futuro del trabajo en Latam

Según la doctora en Economía, en América Latina la incorporación de tecnologías en el mercado laboral ha sido particularmente lenta, lo que se traduce en bajo niveles de productividad. “Si ustedes miran las distintas estimaciones que existen, se van a encontrar con que sistemáticamente nuestra producción no está creciendo. Y eso es un indicador de que no estamos incorporando la tecnología, como lo creemos”, señaló.

Necesitamos mucha más información

Partiendo de una base en que las creencias se contraponen a los datos, la economista planteó como necesario que los Estados y las instituciones recopilen información sobre los indicadores actuales de empleo, para que así las personas conozcan las transformaciones y necesidades del mercado laboral. “Aquí hay que crear un GPS del trabajo, entender qué está pasando con la composición y hacia dónde se está moviendo la demanda”, planteó.

Otro de los puntos que abordó fue repensar la educación. “Es necesario potenciar la capacidad de abstracción de los jóvenes y el acercamiento a materias como física y matemática. El desconocimiento que tiene que ver con lo abstracto es muy grande y es justamente ahí donde está la tecnología del futuro”, afirmó.

También agregó que existe una oportunidad en la formación de “habilidades socio”. Para ella, hay una ventaja en lo cognitivo que se va a ir cerrando con el tiempo, pero las ventajas que conllevan las habilidades socioemocionales, como la capacidad para interactuar con otros y la inteligencia social, son mucho más amplias y necesarias para el futuro”.

Flexibilidad con control

Otra de las presentaciones que tuvo el Summit de este año fue la de Carmen Román, Gerente Legal y de Asuntos Corporativos de Walmart Chile.

A lo largo de su exposición, Román abordó los distintos desafíos que debe enfrentar la fuerza laboral para adaptarse al uso de las nuevas tecnologías. Según la experta, las empresas tienen una responsabilidad en ello y deben convertirse en agentes de cambio.

Una de las formas en que las empresas pueden ayudar a sus trabajadores a adecuarse al uso de nuevas tecnologías es a través de la flexibilidad laboral.

Según Román, algunas de las estrategias que están utilizando las empresas para generar mejores condiciones para sus trabajadores y así flexibilizar sus condiciones son “dar días de descanso sin goce de sueldo para retener talentos, horarios más flexibles y la posibilidad de trabajar de forma remota”.

futuro laboralDirk Wouters

A diferencia de años anteriores Román señaló que las empresas tienen la capacidad de dar esas opciones porque gracias al apoyo de la tecnología, hoy es posible saber si la persona está cumpliendo con su trabajo. “Ahora, el cómo y desde dónde lo haga es algo que tenemos que hacer porque genera confianza y compromiso en las personas”, explicó.

Otro cambio importante estaría dado por la forma de trabajar, esto es, metodologías ágiles que tienen por objeto que cualquier proyecto que se diseñe, sea llevado a cabo de forma colaborativa y con los líderes de distintas áreas.

Según Román, el uso de metodologías que dinamizan el trabajo permiten que este sea más rápido, “porque tiene al centro al cliente desde todas las perspectivas y no solo desde la legal y financiera. Se permite tener errores y cambiar sobre la marcha, todo es más rápido”.

Comparte en: