fbpx
domingo, 24 de octubre de 2021

mercado legal

Ricardo Vásquez: “Tomé el teléfono y llamé a la Universidad de Sydney”

Este abogado chileno, especializado en litigios, arbitraje e inversiones, explica qué lo mueve a continuar estudiando, en una etapa consolidada profesionalmente.

- 10 agosto, 2021

Le tocó participar en la negociación de acuerdos internacionales con Corea y con China. Ricardo Vásquez Urra entró a la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, actual Subsecretaria de Relaciones Económicas Internacionales , mediante concurso público, para trabajar en la división encargada de inversiones extranjeras, servicios de transportes transfronterizos y transporte aéreo en 2003. Hoy forma parte de la nómina de árbitros del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias (CIADI) y del Beijing International Arbitration Center.

Ricardo VásquezRicardo Vásquez Urra

 
¿Qué motiva a un abogado que está en esta época de la vida dedicarse a estudiar? ¿Por qué un profesional de más de 45 años, que ha hecho su carrera en litigios, arbitrajes, corporativo e inversiones toma un camino que consume tanta energía y recursos?

“Es obvio lo que te voy a decir: la única manera de mantenerse al día es seguir estudiando”, afirma. Y añade: “Dedico al menos 4 o 5 horas a la semana a la lectura de artículos académicos de Derecho y al estudio de las disciplinas que me interesan. Es parte de mi rutina diaria”.

Adrián Simons: “Los abogados exitosos a veces dejan de leer”

Este abogado de la Universidad de Chile considera el aprendizaje como un continuo. Para él, la oportunidad de poner en práctica todo lo aprendido en la teoría resulta en experiencias que son, finalmente, las que modelarán al profesional.

Aunque también entran al ruedo características personales: “He logrado ciertos hitos, pero no siento que haya logrado todos mis objetivos”, dice Vásquez, aludiendo especialmente a aquellos que son altos o complejos y que requieren “de mucha paciencia para llegar a la meta”. “Se convierte en una maratón psicológica, porque tienes que tener la convicción de que lo que estás haciendo sigue siendo lo que quieres hacer y, por otro lado, la única manera de lograr objetivos es avanzar y mantener el ritmo”, añade.

Trabajar por Chile, dice, trajo consigo un “aprendizaje invaluable en términos del acervo jurídico”, así como de la experiencia técnica y de la negociación en sí misma. “Cerramos este acuerdo en un lugar intermedio, en Australia. Tuvimos que viajar 3 profesionales, junto con la delegación japonesa, que también era pequeña y el acuerdo se selló después de muchas horas sin dormir”, recuerda. De la negociación con Japón, cuenta, todas las conversaciones se llevaron a cabo en inglés: “La lógica es completamente distinta de la que estamos acostumbrados en Latinoamérica, con aspectos culturales que tienen muchísimo peso”.

En el Common Law

Cuando Ricardo Vásquez se encontraba trabajando en el ingreso de Chile a la OCDE, junto a otros chilenos, en 2007, tomó la decisión de seguir estudiando. Lo habían admitido en Berkeley y Georgetown, dice, pero hablando con su padre, decidió que su opción era otra: “Tomé el teléfono, llamé a la Universidad de Sydney, pregunté si me podían esperar y me dijeron que sí”.

Luego de un año estudiando una maestría en derecho arbitral comercial internacional en Australia, en plena práctica todavía, entró a trabajar a la oficina de un Barrister (abogados habilitados para asistir a los tribunales o cortes): “Estuve alrededor de 1 año como abogado extranjero”.

Trabajó bajo la supervisión de Brett Young —quien hoy es of counsel de su firma, Vásquez Urra Abogados – VUA— y le tocó “desde investigar casos, hasta ver escrituras y traspasos de acciones”. Al término ya de su período, participó en un juicio importante: “Pude apoyar y participar en la Corte. Fue muy interesante, porque me permitió de alguna forma litigar en un tribunal extranjero”.

“La virtualidad abre oportunidades”

La pandemia trajo consigo la digitalización de variados programas de estudio, que Vásquez valora, sobre todo en su formato asincrónico. De hecho, participando de esta nueva y popular modalidad, decidió tomar el diplomado Tirant Formación, Zuleta Beyond Borders y Cámara de Comercio de Medellín, que combina las clases asincrónicas con otras en vivo.

“Cuando lo comenté con otros abogados, me preguntaron por qué me matriculaba en un diplomado de arbitraje comercial internacional, teniendo una maestría en eso. Les respondí que la virtualidad abre oportunidades: en este caso, que el cuerpo académico sea un lujo para Latinoamérica y el mundo, que habría sido muy difícil de reunir en otras circunstancias”, explica.

Entre las diversas personalidades del arbitraje internacional que Vásquez menciona, hay algunas que destacan, como Eduardo Zuleta, el reconocido litigante y árbitro internacional del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), quien dirige el programa formativo junto a María Clara Mejía González, jefa de la Unidad de Arbitraje Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia.

“En los últimos años ha habido una proliferación de jurisprudencia y reglamentaciones en la Dirección Comercial Internacional que estimula la discusión entre todos ellos y nosotros”, atribuye como factor para haber elegido estudiar ese programa, así como también tener la posibilidad de analizar detalles de los casos emblemáticos donde han participado.

 

artículos relacionados


Podcast Idealex.press