fbpx
jueves, 21 de octubre de 2021

internacional

Regulatorio: Good by Londres, bienvenidos al Brexit

Los cambios producidos con la salida del Reino Unido de la UE, hace dos meses, se hacen patentes en todos los sectores comerciales. Normas y reglamentos comienzan a adecuarse para enfrentar la nueva realidad.

- 25 febrero, 2021

Claudio Soto Coronado
Desde España

Hace más de un año y a pocos días de que los británicos ratificaran la ejecución de su salida de la Unión Europea, en un café de Madrid, choferes de distintas empresas de reparto miraban las noticias en un gran televisor, a la vez que cantaban al unísono “good by Londres”. Eran las 6.30 de la mañana y las imágenes sobre lo que pasaba al otro lado del Canal de La Mancha eran miradas con extrema atención.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea a contar del 1 de enero supuso cambios sustanciales para todas las áreas comerciales, pero por sobre todo a los reglamentos que dan vida a las normas y una inmensa maraña burocrática que hoy —a dos meses de esa separación— están mostrando en la práctica cómo se intenta navegar por aguas aún turbulentas.

“El Brexit ha impactado en muchos sectores de la actividad comercial. Esto es como un juego de Lego al que aún faltan fichas por poner, y uno de ellos es el aduanero”, ejemplifica Eva Prada, directora nacional de la British Chambers of Comerce en España, al recordar que los ingleses son unos de los principales inversores extranjero en tierras hispanas, con 5 mil millones de euros, que generan a su vez más de 235 mil empleos.

Las dificultades

Prada explica que los mayores problemas de la regulación del nuevo orden comercial lo viven medianos y pequeños comercios, ya que un 49% de ellos ha reportado dificultades prácticas, como, por ejemplo, en el sector de la fabricación, en un descenso en la compra de productos on line, retrasos en la cadena de suministros, en los costes económicos, confusión entre las responsabilidades de los exportadores e importadores y barreras a la movilidad de los trabajadores, como los de las empresas de reparto, quienes confidencian “vamos llenos, pero volvemos vacíos”, en parte, también para evitar un extenso papeleo aduanero para el que, lisa y llanamente, nadie estaba muy preparado.

El asunto no es baladí, por cuanto confirma Pilar Jurado, directora del Departamento de Aduanas de la Agencia Tributaria de España, las principales importaciones —sobre el 70%— desde el Reino Unido la constituye la paquetería derivada del comercio electrónico.

Cambios en la aduana

Alicia Sánchez, subdirectora general de inspección, certificación y asistencia técnica del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo español, explica que el Acuerdo Comercial y de Cooperación entre la Unión Europea y el Reino Unido implica que las operaciones comerciales están desde ahora sujetas a formalidades aduaneras y a controles de mercancías, pero con un trato “preferencial”.

“Uno de ellos es que las mercancías se benefician de arancel “cero” y contingentes nulos siempre que se cumplan las reglas de origen”, señala Sánchez. Es decir, que el Acuerdo permite auto certificar el origen de las mercancías, pero hasta ahora con divergencias regulatorias, tales como, los requisitos del producto, el etiquetado y la evaluación de conformidad, entre otros.

Por ejemplo, en materia de etiquetado de alimentos en Gran Bretaña, el Acuerdo contempla que es obligatorio indicar el nombre y dirección de la empresa responsable de la información alimentaria (Food Business Operator, FBO), nuevas reglas para la declaración de propiedades nutricionales (del tipo bajo en grasas) y saludables (del tipo ayuda a fortalecer los huesos), conforme a las registradas en el Great Britain Nutrition and Health Claims (NHC).

Las soluciones, en las que trabajan grandes grupos y muy especializados abogados y abogadas —reconocen los expertos— se han ido dando de a poco, con acuerdos y soluciones para las más variadas áreas. Sin embargo, los camioneros ingleses que ingresan al espacio común de la Unión Europea siguen molestos porque en las aduanas les requisan sus almuerzos, con una frase por parte de los funcionarios que les recuerda el nuevo orden de cosas: “Bienvenidos al Brexit”, les dicen con una sonrisa.

El asunto recién comienza.

 
*Las personas citadas en esta crónica fueron partícipes en el Seminario Web “”La aduana ante el Brexit”, evento organizado por el Hub Empresa del Banco Sabadell de España, el 24 de febrero de 2021, y en el que el autor, periodista de Idealex.press, participó como oyente.

 
También te puede interesar:
Brexit: el futuro del fútbol en la nueva realidad de Reino Unido
Problemas fiscales y de litigio en tiempos de Brexit
Magic Circle: posicionamiento y perspectiva ante el Brexit

 

artículos relacionados


Podcast Idealex.press