fbpx
Suscríbete
Editorial

Nuestra raza

“Lo notorio es que la universidad era Stanford y la nueva máxima autoridad de su escuela de Derecho era rubia, de tez rosada y ojos claros…”

15 Enero, 2020 Comparte en:

Fue hace muchos meses cuando leí un titular que decía: “Elite Law School Names Woman Of Color As Their New Dean“, nota que fue publicada en el sitio web Above The Law, en febrero de 2019.

De inmediato entré al link para conocer a la mujer no caucásica —que en mi imaginación era de piel canela—, que había sido elegida decana por alguna facultad de Derecho progre y liberal.

Lo notorio es que la universidad era Stanford y la nueva máxima autoridad de su escuela de Derecho era rubia, de tez rosada y ojos claros ¿Su nombre? Jenny Martinez.

Y ahí comenzó una reflexión que nunca llegó a tomar forma definitiva y a la que, a medida que pasaban las semanas, se iban agregando elementos.

¿Qué fue lo importante de titular así para Above The Law? ¿Destacar la diversidad? ¿El esfuerzo de la profesional, su origen sacrificado? Tal vez, tal vez no. Por su currículum no se puede colegir aquello. Tal vez nada y simplemente es lo que se usa en Estados Unidos; tanto así que en un video en que una adolescente increpaba en inglés a un gringo grande y rosado por haberle exigido a ella y su grupo de amigos que conversaran en inglés [en vez de castellano, como lo estaban haciendo], cuando la entrevistan a la salida del lugar, la joven reclama contra la discriminación y dice para el bronce: “Nosotros, la gente de color, bla bla bla”.

— intercálese un gif de sorpresa —

En agosto del año pasado se publicó la nota de Patricia Sulbarán Lovera, corresponsal de BBC News Mundo en Los Ángeles ¿A quién consideran latino en Estados Unidos? (y por qué es más complicado de lo que quizá imaginas).

En ella, la periodista revela que de acuerdo a un estudio realizado por el Pew Hispanic Center en 2012 —que se habría basado en una encuesta hecha a nivel nacional con adultos—, un 51% de los consultados dijo que prefiere ser identificado con el país de origen de sus familias, y sólo un 24% prefirió una “etiqueta panétnica” como hispano o latino.

Pero más allá del ADN o la nacionalidad, el color de la piel ha llegado a documentos legales como los formularios del censo, que Patricia Sulbarán explica en su interesante artículo.

¿Es un español un “hispano” en Estados Unidos? ¿o no [porque es europeo y, por ende, blanco y nos olvidamos de la Andalucía gitana]? ¿por qué una española gana un Grammy latino? ¿son latinos los franceses, portugueses e italianos?

En el último censo que se hizo en Chile (2017) había una pregunta que tenía que ver con la autopercepción y si el ciudadano se identificaba con algún pueblo originario [concepto que me costó explicarle en inglés a un profesor holandés que hablaba de los aborígenes y a quien quise evitarle algún bochorno socio-académico].

De un total de 17.574.003, 2.185.729 personas declararon pertenecer a alguna etnia: 12,8% de la población efectivamente censada respondió afirmativamente a la pregunta “¿Se considera perteneciente a algún pueblo indígena u originario? De ese porcentaje, 79,8% se considera perteneciente al pueblo Mapuche, 7,2% se considera Aymara y 4,1% se considera Diaguita. La población que se considera perteneciente al pueblo Mapuche representó 9,9% del total de la población censada.

De piel más oscura que la de mi padre y más clara que la de mi madre, mis raíces picunches y árabes se entremezclan con los genes de Urdanoz y Salamanca. La respuesta al censista fue: “Sí, picunche”. ¿Por qué no primaron los genes españoles en la respuesta, aunque sí lo hagan en el espejo? Una forma pacífica de protesta; una forma de solidarizar con la madre, que sufrió el rechazo social de tener piel morena y estar casada con un hombre transparente y de nariz aguileña; una pequeña contribución hacia una Constitución que reconozca a nuestros pueblos originarios.

He tardado meses en escribir esto, sé que tiene todo que ver con el Derecho, pero no logré nunca darle forma. Queda para lo que sirva.

 
Sofía Martin Leyton
Directora
Idealex.press

Comparte en: