fbpx
sábado, 18 de septiembre de 2021

mercado legal

Multitasking: dividir la atención puede provocar problemas cognitivos

Diversos estudios ponen reparos al trabajo multitarea que realizan profesionales jurídicos y de muchas otras áreas. 

- 13 mayo, 2021

La globalización y las actuales condiciones laborales que ha impuesto la pandemia del Covid-19 han instalado en el debate profesional la siguiente pregunta: ¿qué tan bueno es ser una persona multitasking?

Este término, que se popularizó a fines de la década de los 90, reflejaba el deseo de los profesionales de distintas áreas, entre ellas el Derecho, de manejar perfectamente varias tareas al mismo tiempo. A su vez, el avance de las tecnologías y la multiplicidad de aplicaciones también han incrementado la percepción de que es posible.

Sin embargo, diversos estudios han demostrado que —de hecho— es todo lo contrario y que desarrollar actividades diversas al mismo tiempo afecta la cognición y la productividad. El neurólogo Richard Restak lo expuso en su libro “El nuevo cerebro: cómo la edad moderna está reconfigurando tu mente”.

Según el investigador el cerebro humano trabaja de manera más eficiente “en una sola tarea y de forma sostenida, en vez de hacerlo de forma intermitente o por períodos de tiempo que se alternan”. Aunque se debe consignar, que lo anterior no significa que como seres humanos no podamos realizar una cierta cantidad de tareas múltiples, sino que lo hacemos con una eficiencia y precisión disminuidas.

Deterioro de la memoria

Un análisis del 2020 de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, evidencia que realizar multitareas con “medios”, es decir, dedicarle atención al mismo tiempo a diversas pantallas digitales, afecta la atención de los jóvenes.

Pero no sólo eso, sino que el estudio publicado en Nature sostiene que dividir el foco de una persona en diferentes tareas, que deben ser productivas, deteriora la memoria al empeorar la capacidad para recordar situaciones o experiencias concretas.

Previamente, en 2008, la investigación “Multitasking: The good, the bad, and the unknown” de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, arrojó que ser multitarea sólo es una característica atractiva en la superficie. ¿El motivo? El bloqueo mental provocado por cambiar o alternar tareas genera que se desperdicie hasta el 40% del tiempo productivo.

Esto, porque el cerebro necesita un período de tiempo determinado para desactivar la actividad anterior, para luego iniciar los procesos mentales necesarios de un nuevo ciclo de trabajo.

La presencia del teléfono

Hoy en día tanto las y los abogados, como los profesionales de muchas otras áreas, conviven permanentemente con sus teléfonos celulares. Pero, la sola interferencia de mensajes, correos, redes sociales y otros ya generan una disminución de las capacidades cognitivas como la percepción, el razonamiento y la memoria, entre otras.

A esta conclusión llegó un estudio publicado por la Universidad de Chicago en 2017, luego de realizar dos experimentos que demostraron que la presencia de esta pantalla aminora la capacidad de llevar a cabo una acción de buena forma. De hecho, las personas que evitan mirar y tocar sus teléfonos igualmente tendrán problemas cognitivos.

Los filtros del cerebro

Finalmente, el protagonista de todos estos procesos es el cerebro, que si bien es capaz de realizar varias funciones a la vez, igualmente debe filtrar todos los estímulos que recibe el hipotálamo. Después transmite esa información a la corteza cerebral, para que ahí se seleccione lo que es relevante para un momento o actividad determinada.

Lo anterior le permite al cerebro no agobiarse y que los seres humanos puedan realizar tareas diarias y que consideramos tan corrientes como escribir en un computador, tomar el transporte público o leer un libro.

Según lo explicado en la nota de ABC Ciencia, las personas más preparadas para el multitasking suelen rechazarlo y son capaces de enfocarse mejor en una tarea. A esto se suma un dato en términos de género: las mujeres ocupan cerca de la mitad de su tiempo en multitareas, mientras que los hombres sólo un tercio.

El efecto de ser multitareas también podría provocar otras consecuencias no deseadas, como problemas emocionales vinculados a la depresión o la ansiedad. Según la investigación de la Universidad de Sussex, Inglaterra, el cerebro, al hacer varias tareas a la vez, asume que tendrá que concluirlas antes que si las hiciera una a una.

El resultado es que cuando no se logra la meta de llevar a cabo todos los trabajos juntos se incrementan la ansiedad y el estrés, lo que puede desembocar en un descenso de la autoestima y posteriormente en una depresión.

 
También te puede interesar:
Manel Atserias lanza proyecto para visibilizar la crisis de salud mental en la abogacía
La fuerza del débil
PUCV incorpora talleres de mindfulness para estudiantes y académicos de Derecho

 

artículos relacionados


Podcast Idealex.press