fbpx
Suscríbete
Mercado Legal

Abogados desde casa, en Colombia y Argentina

La experiencia del teletrabajo, esta vez, es compartida por firmas colombianas y argentinas, quienes desde su realidad entregan detalles sobre la tecnología que les ha permitido mantener sus tiempos de respuesta.

8 Abril, 2020 Comparte en:
Felipe Riffo / Samuel Osorio

Los estudios jurídicos de Latinoamérica han debido adoptar medidas de teletrabajo para mantener la productividad durante la crisis producida por el Covid-19. En Argentina y Colombia, los despachos también han hecho frente al aislamiento con sus propios protocolos de trabajo a distancia.

Uribe Henao Abogados publicó un comunicado en el que detallaba las medidas que tomarían para mantener el servicio a sus clientes, incluyendo reuniones virtuales, una línea de atención que funcionaría entre lunes y viernes, y un correo para enviar inquietudes.

 

“Los socios trabajan desde casa, prestando sus servicios por medio de videollamadas, teleconferencias y llamadas directas; de igual manera funcionan para las reuniones que tienen entre ellos”, comentó Laura Rojas, coordinadora administrativa de Uribe Henao, mediante correo electrónico.

Carolina Zang

En Argentina, Carolina Zang managing partner de Zang, Bergel y Viñes Abogados (ZBV), cuenta que la adaptación a la contingencia tuvo que ser rápida para cuidar el bienestar de la comunidad y para asegurar la continuidad del servicio a los clientes.

“Estamos trabajando en nuestros horarios habituales, pero de forma remota. Recurrimos a la conectividad virtual para reemplazar las reuniones en persona. Invertimos recursos y horas de reuniones con los socios para poder garantizar un servicio ininterrumpido”, dice Zang.

Infraestructura digital

En el estudio argentino Marval O’Farrell Mairal, tomaron medidas desde el comienzo de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19: restringieron los viajes internacionales, instruyeron aislamiento a parte del personal, redoblaron las medidas de higiene y cerraron el comedor para evitar las aglomeraciones, entre otras acciones.

Con la expansión de casos y la declaración de la cuarentena total en el país, la totalidad del equipo, unas 600 personas, pasaron a trabajar conectadas en forma remota. A la vez, incrementaron al máximo de la capacidad tecnológica para asegurar la conectividad con terceros, cuenta Santiago Carregal, chairman de Marval O’Farrell Mairal.

Otras firmas teletrabajan de forma parcial desde mucho antes de la aparición del virus; tal es el caso de Márquez Robledo Abogados quienes llevan haciendo uso de tecnologías que permiten el trabajo a distancia hace 8 años. El objetivo fue prestar un servicio constante y “descentralizar todo los servicios de la oficina”, explica Santiago Márquez, socio de la firma.

De hecho, en el despacho ya existía una política en la que se le daba el derecho a cada abogado de trabajar desde casa una vez a la semana, lo que se ha ampliado debido a al crisis: “El teletrabajo para nosotros no ha sido algo diferente de la realidad que ya teníamos”.

Márquez cuenta que hacen uso de todo el paquete de Office 365, Microsoft SharePoint y telefonía Cisco IP, que conecta el celular con el computador, lo que les permite estar siempre atento a los mensajes, desde cualquier dispositivo, en cualquier parte del mundo. Todo esos programas y equipos los provee la empresa “en un 100%”, asegura.

Con infraestructura digital y experiencia, 10 días antes de que se ordenara la cuarentena en Colombia, le pidieron a todo el equipo que se fuera a trabajar a casa. Fueron Microsoft Team y otros programas los elegidos para compartir documentos y apoyarse internamente.

El cliente, siempre el cliente

Saida Quintero

En la firma Quintero y Quintero Asesores la situación es similar. Saida Quintero, socia de la firma, dice: “Nosotros no hemos parado ni un minuto de prestar servicio a los clientes”. Antes de que el gobierno decretara a la cuarentena, añade, estuvieron trabajando por turnos y con el pasar de los días empezaron todos a realizar sus labores a distancia.

De acuerdo a Quintero, han utilizado aplicaciones como Skype, Zoom, WhatsApp y otras herramientas para mantener a flote las operaciones de la empresa. Quintero destacó el papel de los abogados más jóvenes, quienes ya usaban estas plataformas, lo que les permitió adaptarse muy fácilmente al cambio. Respecto de los clientes, la percepción de esta abogada es que están “muy satisfechos”.

“Para mantener el contacto con los clientes abrimos un canal de consultas sobre el Coronavirus Covid-19, así como un portal con toda la información, normativas e impactos que están surgiendo con la contingencia. Además, publicamos dossiers especiales con comentarios de los especialistas de la firma”, dice Carregal, de Marval O’Farrell.

En Zang, Bergel y Viñez, el contacto con los clientes es por diversos medios, ya sea por WhatsApp, teléfono, Skype, Zoom, entre otros. “Las cosas cambiaron muy rápidamente, pero fuimos capaces de equiparnos con las herramientas necesarias para coordinar eficientemente un sistema funcional de home office”, detalla Carolina Zang.

La abogada explica que en ZBV de manera interna se hace semanalmente una llamada de equipo por cada área de práctica, con la finalidad de unificar los esfuerzos y mantener una comunicación fluida. La utilización de las plataformas internas y las redes sociales para mantener el contacto buscaría “generar cercanía y empatía entre los colaboradores”, detalla.

 
También te puede interesar:
Remotamente cerca: abogados desde casa
El rol de los abogados en esta crisis sanitaria

Comparte en: