fbpx
lunes, 28 de septiembre de 2020

columnas

Marketing jurídico y aguas tormentosas

“¿En qué sí debe un estudio jurídico invertir actualmente? En poner al día la información personal y la del sitio web corporativo; en emplear tácticas de SEO y eventualmente adquirir paquetes de Google Ads; en alimentar de contenido redes sociales como LinkedIn…”.

marketing jurídicoAnita Encina
Anita Encina / Francisca Domínguez / Carolina Gómez

Con cada crisis padece el área de marketing de las empresas, pues, es el primer presupuesto que se recorta. Por supuesto, pareciera el mal menor cuando el estado de las finanzas de la compañía peligra. Pero si se trata de enfrentar mares tormentosos y el navío tiene equipos y herramientas para capear el mal tiempo, medianamente bien, se debe seguir navegando.

Con algo de estrategia, hay buenas alternativas. Podemos optar por ponernos creativos y sacar ventaja, como muchas empresas que vieron una oportunidad en esta pandemia o están aprovechando este minuto de silencio para instaurar prácticas que hace rato permanecían estancadas. La viña Montes, por ejemplo, sacó un video aludiendo a cómo hay que guardarse para un mejor futuro, tal como lo hacen los vinos. Simplemente, ¡brillante! Montes vio cómo otros competidores estaban guardándose por completo, no entró en pánico ante las menores ventas actuales de la industria y decidió no perder ni un segundo de presencia ante clientes y consumidores.

marketing jurídicoFrancisca Domínguez

En pleno Covid-19, la editorial Hearst España optó por fidelizar audiencia y ofreció dos semanas de acceso gratuito a todas sus publicaciones. Microsoft ofreció, también sin pago de por medio, herramientas para favorecer el trabajo remoto y colaborativo. Facebook, alejándose de fake news, proporciona difusión de anuncios gratuitos a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar que los usuarios no estén desinformados sobre la pandemia.

Aterrizando estos temas al mundo jurídico, nos preguntamos ¿cómo puede un estudio ahorrar? En tiempos de full teletrabajo y de cuarentenas, claramente sobran carpetas, brochures y sobres impresos. ¡Fuera, gastos de papelería! También quedan postergados viajes a congresos en lugares paradisiacos y eventos de networking. Fin (lamentablemente), a las salidas a almorzar con clientes e invitaciones a jugar golf/tenis. No más compras de regalos corporativos. Como los comportamientos futuros pueden ser bastante distintos de los anteriores, no se sabe cuándo y si volverán las prácticas mencionadas. Al respecto, en un par de meses no estará de más revisar la necesidad de metros cuadrados de oficina. Así, cuando miremos números, los ahorros logrados pueden ser sorprendentes.

marketing jurídicoCarolina Gómez

Por el contrario, ¿en qué sí debe un estudio jurídico invertir actualmente? En poner al día la información personal y la del sitio web corporativo; en emplear tácticas de SEO y eventualmente adquirir paquetes de Google Ads; en alimentar de contenido redes sociales como LinkedIn; en limpiar o armar una buena base de datos para enviar contenido de utilidad y consejos profesionales a clientes. Al respecto, no los dejen botados. No cuesta nada comunicarse con ellos por mail o celular, tan solo para saber cómo están, ellos, su familia, y empresa.

La palabra que debería resaltar es “contenido” —y del bueno. Los abogados deben pensar en cómo crear contenido desde su quehacer. Canales para difundirlo hay numerosos. Lo principal es seguir mostrando el buen trabajo del estudio, exhibiendo las credenciales profesionales y habilidades personales de socios y asociados. Hoy es el momento de aparecer, no de huir.

 
Anita Encina, Francisca Domínguez y Carolina Gómez son socias de edComunicación Legal.

artículos relacionados

Podcast Idealex.press