fbpx
martes, 16 de abril de 2024

reset

La Leguleya, influencer legal: “Todos nos ayudamos, todos aprendemos”

Buscando reencontrarse con el Derecho, Alejandra Álvarez ahora acumula más de 5000 seguidores en Twitter. Más conocida como La Leguleya, es una influencer jurídica, quien nos cuenta cómo llego a convertirse en una fuente de información legal para el público general y especializado.

- 23 marzo, 2023

 

LeguleyaLa Leguleya

De risa fácil y en una constante búsqueda por el conocimiento. Estas son dos cualidades que resaltan en Alejandra Álvarez, abogada de la Universidad Católica de Valparaíso, pero que en el mundo de Twitter es más conocida como La Leguleya, influencer especializada en temas legales.

En entrevista con Idealex.press, Alejandra se dio el tiempo de conversar acerca de sus triunfos, sus motivaciones y lo que significa ser una influyente digital en un tema tan complejo como es el Derecho.

 

— ¿Cuánto tiempo llevas como La Leguleya?

— En Twitter llevo un año y tres meses y en Instagram vamos a cumplir un año en 2023

 

— ¿Y por qué elegiste el nombre de La Leguleya si es una forma despectiva para referirse a los abogados? 

— Lo que pasa es que yo no sabía que era despectivo ja, ja, ja. No tenía idea. Yo me enteré por una publicación de un profesor que subió la foto de un diccionario. Lo vi y dije, ya, voy a ponerme este nombre como para identificar que soy del aspecto legal, que esta cuenta va enfocada a temas jurídicos. Como que quise escoger un nombre que me ligara al derecho porque si colocaba mi nombre real, y como no era conocida, nadie me iba a seguir ja, ja, ja. No era la intención que me siguieran, pero quería dejar en claro que esa cuenta iba enfocada a aspectos legales.

 

— ¿Cómo fue que te convertiste en una influencer de temas judiciales? ¿Qué fue lo que te motivó a compartir información sobre el sistema judicial?

— Yo estuve alejada un rato del Derecho. Lo que me motivó a volver fue que me enteré de unas jornadas de derecho administrativo del año 2021 y ahí me di cuenta de que estaba desactualizada. Comencé a pensar en la forma de actualizarme rápido y cómo hacerlo. Entonces se me ocurrió utilizar Twitter, que era una plataforma que ocupaba mucho, y dije “ya, vamos a subir noticias para yo también actualizarme” y pensé “nadie me va a seguir porque es muy fome la cuenta, ¿no?”. Pero resulta que al final me di cuenta de que no soy la única a la que le interesa estar informada o actualizada constantemente.

 

— ¿Y por qué razón te habías alejado del Derecho?

— Porque me desmotivé. Como que no encontraba mi punto en el Derecho, pero, bueno, esas jornadas hicieron reencontrarme con el derecho administrativo. Por eso es que quiero tanto a la Asociación de Derecho Administrativo de Chile (ADAD) y sus jornadas.

 

— ¿El área del Derecho que más te gusta entonces es el derecho administrativo?

— Sí, bueno, y el público en general, constitucional y administrativo. Como que en eso también va más enfocada la cuenta.

 

— ¿Y la que menos te gusta?

— Uffff… hay varias. Tributaria, comercial, laboral, como que esas no son lo mío ja, ja, ja.

El contenido de La Leguleya

 

— ¿Cuáles son los tipos de contenido que compartes? ¿Cómo los vas filtrando?

— Lo primero era enfocarme en noticias que fueran lo más cercanas al Derecho y separarlas un poco de la política, porque, como van ligadas, muchas veces había noticias que no me interesaban porque generaban más polémica que otra cosa. Entonces dije, ya, vamos a centrarnos en las noticias legales y con eso me di cuenta de que los profesores escribían columnas de opinión y cartas bastante interesantes. Empecé a subir columnas y eso me sirvió para conocer a los profesores de otras áreas también.

 

— Y para seleccionar el contenido, ¿haces un barrido de toda la prensa o tienes algunos medios predilectos?

— Por temas de tiempo más que nada me voy a los principales diarios. El Mercurio, La Tercera, Diario Financiero y LUN. Si tuviera más tiempos buscaría en otras páginas independientes, pero no me da ja, ja, ja.

 

— ¿Cuál es el tipo de contenido que más te gusta compartir? 

— Los fallos, porque las noticias son de otros. Entonces, claro, yo subía y aprendía porque las columnas son muy interesantes, pero cuando empecé a ver los fallos… es que he aprendido mucho en dos meses. Siento como si hubiese pasado el pregrado en ese tiempo.

 

— ¿Tu contenido es para un público general o uno más especializado en Derecho?

— Yo iba enfocada al mundo jurídico, pero como hay muchas fake news y como uno comparte noticias, al final en Twitter, cuando hice la encuesta de qué público me seguía, me llamó mucho la atención que había mucho público en general que no tenían nada de ligado con el mundo legal; sin embargo, quería aprender. Eso me llamó mucho la atención, que la gente quiera aprender del Derecho y también por los comentarios, los que me ayudan a ser un filtro de la noticia real.

 

— ¿Y alimenta la discusión en el público más especializado?

— Sí ja, ja, ja de hecho me he dado cuenta de que hay post de fallos en los que los profesores discuten y yo empiezo a leer y es como, ¡wow! ¡Qué interesante! Y así yo también aprendo. Entonces, claro, al final se cumplió la función de que hice el perfil para actualizarme y aprender. Se ha armado una comunidad superbuena en cuanto a que los comentarios son para preguntar y comentar cosas interesantes. Todos nos ayudamos, todos aprendemos y me llama mucho la atención y me alegro mucho cuando se producen ese tipo de discusiones. “Oye, pero la corte como fallo esto?” “¿Y de dónde salió este fallo?” “¿Pero cómo es esta noticia?” No sé, cuando fue lo que pasó con la Municipalidad de Zapallar, “¿Pero cómo sale este decreto alcaldicio?” y yo tipo, ay ja, ja, ja.

 

— Y qué plataforma te gusta más, ¿Twitter, Instagram o Tik-Tok? Ya que ahora hay gente que está llevando temas legales a esta última plataforma…

— Yo uso Twitter e Instagram. No me da Tik-Tok porque hay que dedicarle trabajo a la edición de los videos y no tengo tiempo ja, ja, ja. Pasa que la gente se olvida que yo tengo una vida real. Entonces, claro, las preguntas que me has hecho son supercontingentes porque en general la gente, no sé, cuando yo pregunto qué información quieren, piden y piden otras noticias de otras plataformas, fallos de otras cosas, pero es que el tiempo no me da porque yo tengo una vida real. Yo trabajo, tengo una familia. Entonces, claro, yo también tengo que descansar. También tengo que poner límites para el trabajo. Si fuera por mí haría de todo, pero no me da.

 

— ¿Has diferenciado tu contenido entre Twitter e Instagram?

— Al inicio eran como lo mismo pero ahora descubrí, por unas encuestas que hice, que en Instagram me siguen más estudiantes que público en general, entonces he reducido mucho más la cantidad de noticias. Además, también puedo hacer preguntas por las cajitas, entonces, me llegan preguntas de estudiante, como por ejemplo, ¿cómo estudiar fichas ordinarias de mayor cuantía? Cosa que en Twitter no pasa. Puedo interactuar de una manera muy distinta con la gente que me sigue, y lo otro, darle ánimo a los gradistas porque el examen de grado es terrible. Entonces, Twitter no me da esa posibilidad porque me sigue un público más general que estudiantes. Estoy tratando de diferenciarlas un poco más, pero sí, al inicio eran lo mismo.

 

— ¿Tienes algún meme favorito que te guste usar?

— Varios ja, ja, ja hay una página que es colombiana que se llama “El Mero Tenedor” y sube muchos memes de derecho. Cuando me hacen preguntas en Twitter es de ahí que escojo los memes que tengo guardado en el celular o en el iPad y los voy subiendo para contestar, pero eso depende de la pregunta también. Pero, memes legales, el Mero Tenedor.

 

Abogada e influencer

 

— ¿En qué trabajas? 

— Bueno, yo trabajo como independiente, pero ligada más al derecho administrativo y civil.

 

— ¿Cual es el caso judicial más interesante o importante que hayas seguido recientemente y por qué?

— No es un caso que haya seguido, sino que hay dos fallos que me llamaron la atención. El primero fue uno que subí hace poco sobre los presupuestos del recurso de protección, que era un párrafo, el profesor Claudio Agüero comentó en el post algo muy cierto, y que tenía que ver mucho con el tema de daños en el derecho civil, entonces, yo celebré porque dije, estoy aprendiendo a identificar los fallos y la importancia de cuál fallo sirve y cuál no. Entonces, para mí fue como un logro. Y ahora último, un fallo en que la Corte le llamó la atención a una de las cortes de apelaciones diciendo, sí, el recurso de protección no está consagrado expresamente, pero por extensión del derecho a la vida y por extensión del derecho de propiedad, el derecho a la salud y la seguridad social sí están consagrados. Entonces, también eso ha dado pie a algunas discusiones con algunos profesores y también encuentro que es un logro de que mi ojo se está agudizando con respecto a identificar fallos. Es por eso que digo que los fallos me han enseñado mucho.

 

— ¿Algún fallo que te haya marcado o los que mencionaste son los más relevantes?

— Para mí sí han sido los más relevantes. Ahora, si es un caso en particular que, yo no estoy siguiendo en particular, pero lo que sí me llama la atención es cómo va a ir resolviendo el tribunal constitucional el tema de los indultos. Está super interesante.

 

— ¿Crees que las redes sociales sirven para difundir información sobre temas judiciales?¿Compartirlo a través de Twitter sirve?

— Sí, mucho, porque… a ver, primero decidí dar mi cara. Me costó mucho tomar la decisión cuando me di cuenta que la cuenta estaba tomando nombre y estaba tomando seriedad porque los profesores ya me estaban felicitando por la cuenta y me empezaron a seguir.¿Y porque me estoy dando la lata? Te voy a explicar por qué, pero lo primero fue cuando mi profesor de civil me empezó a seguir, ahí me dio ataque. Entonces, ¿de qué me di cuenta? De que a la gente le gusta la seriedad de la cuenta y le gusta que uno sea serio al momento de compartir la noticia porque hay muchas fake news. Entonces, ¿cuál es el punto? El de seguir las cuentas correctas. ¿Por qué a la gente le gusta esta cuenta? Porque me lo han dicho, y me sigue mucho público en general más que estudiantes en Twitter, que en Instagram es al revés, entonces, por eso que el contenido de Instagram está más dedicado parar estudiantes ahora. El tema de la seriedad, de que aquí se comparten noticias reales. Se comparte la fuente, estés de acuerdo o no con ella , está ahí y si hay algún error, los profesores u otras personas me corrigen y yo corrijo la información. Cualquiera se equivoca, tanta cosa que de repente uno tiene que hacer, o tipea mal… te puedes equivocar pero después yo hago la corrección. Pero el punto está en seguir las cuentas correctas. “Justicia del Palo” por ejemplo o “Derecho Fácil“. Esta cuenta tiene la salvedad de que es una cuenta seria y que va enfocadas a compartir noticias de Derecho que le puedan servir a la gente y hagan el filtro de lo que le sirve y lo que no le sirve, pero que sea real.

 

— ¿Tú mayor logro laboral?

— Yo creo que el mayor logro profesional es esta cuenta. Me ha permitido reencontrarme con el Derecho y hacer amigos o conocidos muy entretenidos y muy interesantes, desde gente en general hasta profesores.

 

—¿Y la peor vergüenza laboral? 

— La peor vergüenza fue cuando un juez me retó en plena audiencia. 

 

— ¿Por qué fue eso?

— Bueno, me habían dicho que esta jueza era complicada y yo llegué y no le entendí que me estaba dando la autorización para leer, pero yo le quería llevar el documento y me dijo “No! ¡Tú no estás entendiendo nada!” y no sé qué y yo roja. No entendí a que se refería, no nos lográbamos comunicar, pero cuando salí dije, ah sobreviví a esto,  puedo sobrevivir a cualquier cosa. Pero sí, un juez me reto y fue terrible.

 

— ¿Algún consejo para quienes quieran seguir tus pasos como influencer de temas legales? 

— Lo primero es que tienen que invertir tiempo, porque esta cuenta es una inversión de tiempo y no es remunerada, sin embargo, lo que tú recibes es genial porque el aprendizaje y el poder comentar con gente que pueda saber más que tú te dispara en cuanto a conocimientos y además conocer gente muy genial que puede estar en otra región es increíble. Eso es lo primero. Y lo segundo es perseverar no más. Perseverar y darle a pesar de lo que digan los trolls, no tomar en cuenta lo que digan, sino recordar las felicitaciones y el feedback de la gente que te quiere, que te agarra cariño, porque cuando yo me enfermo “¡Cómo se va a enfermar! ¡Tómese un Tapsin! ¡Cómo nos va a dejar sin fallos! ¡Cómo nos va a dejar sin esto!” No, es que tiene que descansar la niñita, entonces, mejor centrarse en esas cosas más que en los comentarios negativos, porque la envidia y la mala onda, lamentablemente, van a llevar a que te desanimes y que bajes tu cuenta. Uno tiene que darle y darle y darle, porque lo que uno recibe con esto es increíble, pero es mucho trabajo.

 

— ¿Te ha tocado lidiar mucho con trolls y haters?

— Sí ja, ja, ja 

 

— Bueno, en todo caso es Twitter…

— Sí, Twitter… No, Instagram como todavía es una comunidad pequeña, no han llegado, pero sé que pronto van a llegar si es que sigue creciendo. En Twitter sí, se fijan más en lo malo que en lo bueno algunas personas, pero igual llegan algunos a defenderte. “No, ¿pero cómo? Si ella aclara las cosas” porque lo que también hago es aclarar las condiciones de la cuenta desde el inicio. No es información mía, lo único mío y personal son los fallos, ahí están las fuentes, el autor, pero no, las quejas igual son conmigo.

 

— ¿Por qué seguir a La Leguleya?

— Si quieres aprender y quieres mantenerte actualizado deberías seguirme. Es una cuenta para que aprendamos todos, incluyéndome. Estamos en constante aprendizaje todos, entonces, si quieres encontrar a una administradora que escucha a sus seguidores y está constantemente recibiendo feedback, La Leguleya es para ti.

 

También puede interesarte:
Enseñanzas jurídicas, derecho procesal e “influencers”
Abogados youtubers: Derecho al alcance de un click
Influencers y la cosmética sin filtros

 

artículos relacionados


podcast Idealex.press