fbpx
Suscríbete
Internacional

El derecho internacional contra las armas autónomas

El proyecto LAWS, de uso de armas letales autónomas, polariza la opinión mundial y podría atentar contra el principio de proporcionalidad que regula el derecho de la guerra establecido en la Convención de Ginebra.

6 Febrero, 2020 Comparte en:

Samuel Osorio

Para buscar formas nuevas de matarnos somos una raza experta, desde hace unos años se viene desarrollando por distintas potencias mundiales un proyecto de Armas Letales Autónomas —LAWS por sus siglas en ingles—, iniciativa que busca dejarle la decisión de selección de ataques y blancos a la inteligencia artificial (IA).

En pos de facilitar su comprensión conceptual, el Comité Internacional de la Cruz Roja, señaló que debemos entender por LAWS a cualquier sistema de armas con autonomía en sus funciones críticas, es decir, que puede seleccionar y atacar objetivos sin intervención humana.

No existe una legislación que regule o prohíba la utilización de las LAWS, como sucede para cada nueva tecnología, queda en el ámbito ético moral de cada país la decisión de desarrollarlas, mientras la ONU lleva años tratando de dar solución a este problema.

En una nota de ABC, António Guterres, secretario general de Naciones Unidas señaló que: «(Estas armas) son políticamente inadmisibles, moralmente reprobables y deberían estar prohibidas por el derecho internacional».

Sin embargo, no todo está perdido. Durante las jornadas de cátedra “UNESCO en Paz, Solidaridad y Diálogo Intercultural” de la Universitat Abat Oliba CEU, realizadas en Barcelona, el teniente coronel y fiscal militar, Mario Lanz, detalló que las actuales normas del Derecho Internacional Humano bastarían para prohibir el uso de las armas letales autónomas en el caso de que estas no estuvieran sometidas al control final de un humano.

Lanz explicó que el uso de LAWS podría atentar contra el principio de proporcionalidad que informa las convenciones internacionales que regulan el Derecho de la guerra.

En su cátedra, el fiscal militar español, expuso los desafíos que enfrenta actualmente el Derecho Internacional para establecer las normas por las que debe regirse la guerra, definiéndole: “ya no es un estado fácilmente reconocible, sino que lo que abundan son conflictos híbridos con múltiples actores, lo que dificulta la regulación”, detalló.

La visión del mundo

Según el profesor de la Academia Militar de Chile, Fulvio Queirolo Pellerano, en un artículo publicado por la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE), detalla que Estados Unidos encabeza el desarrollo de LAWS y su utilización en conflictos, seguido por China, Israel, Rusia y el Reino Unido; mientras otros países como Australia, Francia, España y Alemania, aunque un paso detrás de los anteriores, abogan por no prohibir del todo este tipo de proyectos, basados en experiencias de uso bajo control humano.

Posición contraria es la mostrada por Austria y, hasta cierto punto, Bélgica, Irlanda y Suiza, junto a representantes de Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Panamá y Perú y el Movimiento de Países No Alineados, quienes mantienen sus preocupaciones circunscritas al ámbito moral, ético, político, legal, técnico y operacional, principalmente por el aumento de la autonomía en los sistemas de armas, propiciando una moratoria y prohibición preventiva.

Chile, en particular, detalla en su plan de política exterior para el 2030, que es necesario prohibir preventivamente toda manifestación que involucre el desarrollo y eventual uso de estos sistemas de armas.

 
También te puede interesar:
El uso de inteligencia artificial no debe conducir a análisis o prácticas deterministas
Drones y privacidad: aún falta por discutir y legislar

Comparte en: