fbpx
Suscríbete
Internacional

Corte australiana da permiso para ejercer a un abogado que trabajó como escort

La Corte estableció que ni su anterior ocupación como trabajador sexual ni el hecho de haberse declarado culpable de un ilícito penal afectaban la calificación del apelante como una persona apta y adecuada para ser admitida en la profesión legal.

9 Mayo, 2017 Comparte en:
escortSeagul, Pixabay

Hace una semana, en el sitio australiano de noticias sobre el mundo jurídico Lawyers Weekly se publicó una nota sobre un graduado con honores en Derecho de la Queensland University of Technology (QUT), al que se le dio luz verde para rendir el examen para postular a solicitor (abogado asesor, que no litiga en tribunales, en contraposición a los barristers).

¿Pero por qué al mejor estudiante de su clase se le negaba ese derecho? Pues bien, el abogado se declaró culpable frente a la Corte Suprema de ciertos cargos criminales de naturaleza sexual.

El aspirante a solicitor reveló que hace 9 años había comparecido ante un juzgado de Queensland para enfrentar dos cargos penales relativos a relaciones sexuales consensuadas con un menor de edad, de menos de 16 años, hechos ocurridos mientras trabajaba como escort.

Según la publicación, la normativa aplicable establece que “el tribunal puede considerar que una persona es un individuo apto para ser admitido en la profesión legal, a pesar de la existencia de un suitability matter (temas de idoneidad), como el haber cometido estos delitos”.

En la época en que tuvieron lugar los ilícitos, el ahora abogado era un veinteañero y trabajaba como escort, atendiendo exclusivamente a clientes masculinos, quienes lo contrataban a través de anuncios que publicaba en periódicos. Fue en esa época cuando fue contratado por quien se enteraía posteriormente, era un adolescente de 15 años. Tras dos encuentros, un familiar descubrió mensajes de texto que habían intercambiado el “joven cliente” y el trabajador sexual.

De acuerdo a la información entregada por el medio australiano, al ser confrontado por el escort, si bien el adolescente buscó todo tipo de excusas para su apariencia joven y baja estatura, el ahora egresado de Derecho no hizo todo lo que debía para cerciorarse de la edad de su cliente. Por no tener condenas previas y haber mostrado genuino arrepentimiento, así como estar realmente preocupado del bienestar del joven, sólo le fueron ordenadas 240 horas de servicio comunitario y fue puesto en libertad condicional por dos años.

El Legal Profession Admission Board (LPAB) basó su decisión de rechazar la solicitud del abogado en la sección 32 de la Legal Profession Act 2007 de Queensland, ley estatal que se ocupa de si el aspirante a solicitor goza de buen nombre y tiene un carácter apto (good fame and character), en el hecho de haber sido un convicto.

Pero finalmente la Corte Suprema de Queensland contradijo la posición del LPAB, ya que se encontró con un hombre de 35 años que cumplía con la definición legislativa de una persona de “good fame and character”.

“Él ha demostrado una comprensión profunda del comportamiento que tuvo cuando era veinteañero y exhibe un entendimiento maduro sobre la importancia que tuvo esa conducta para él y para su vida”, dijo uno de los jueces. Así, además de dejar sin efecto el rechazo de octubre de 2016, la Corte estableció que ni su anterior trabajo como trabajador sexual ni el hecho de haberse declarado culpable de un ilícito penal afectaban la calificación del apelante como una persona apta y adecuada para ser admitida en la profesión legal.

 
* Este artículo es un extracto traducido de la nota escrita por Melissa Coade, titulada “Court gives green light for admission of former sex worker”, publicada en Lawyers Weekly. . Lee el artículo completo en inglés aquí.

Comparte en: