fbpx
domingo, 1 de agosto de 2021

internacional

Huissier de justice: desde el Medioevo al presente

¿Qué hace un hussier de justice? Se trata de una profesión de origen francés que cumple con múltiples funciones dedicadas a facilitar, mediar y solucionar asuntos legales de la sociedad civil.

- 26 abril, 2021

Los huissiers de justice son funcionarios ministeriales que cumplen diversas tareas de servicio público en Francia, orientadas fundamentalmente a encontrar soluciones en una amplia variedad de conflictos, razón por la cual llevan a cabo —cada vez más— actividades de mediación.

Pero el cargo ha evolucionado muchísimo desde que se inaugurara en la Edad Media. En su origen, se trataba de un hombre de armas encargado de velar por la serenidad de la audiencia y de llamar a las partes que esperaban fuera de la sala donde se desarrollaba el proceso. Por esta razón, los huissiers se ubicaban en la puerta, que en francés antiguo solía decirse “huis“.

Si examinamos épocas más recientes, podemos encontrar que el sitio web Commisaires de Justice presenta un relato audiovisual en el cual el huissier de justice Gérard Suissa explica cómo “el decreto del 2 de noviembre de 1945 estableció las modalidades de trabajo del huissier, así como sus diferentes atribuciones y tareas, para que en 1955 se establecieran como tal”.

Ministro de fe

En la actualidad, el huissier de justice es un profesional del sector jurídico, que cumple diversas funciones conferidas por la ley francesa, entre las que se incluye la de encontrar soluciones junto a los deudores para pagar sus deudas y llevar a cabo las cobranzas, priorizando siempre los acuerdos de mediación.

El huissier es el único que tiene las atribuciones para ejecutar las decisiones judiciales o sentencias y emitir sus actos procesales (actes de procédure). Está habilitado para respaldar hechos, haciendo la constatación en terreno como medio de prueba o verificando la existencia y legalidad de documentos; asegurar el desarrollo de mediaciones, así como realizar actos de cobranza; remates públicos; asesorías jurídicas; redactar documentos; controlar el correcto desarrollo de juegos y concursos; representar a personas en algunos tribunales; administrar edificios; cobrar deudas menores a € 4.000 y gestionar el proceso de liquidación de empresas pequeñas.

La gracia de este instituto jurídico, en teoría, es que si una compañía o una comunidad cuenta con los servicios o intervención de un huissier de justice, existen grandes probabilidades de prevenir litigios, pues la o el funcionario no sólo se dedican a embargar y liquidar bienes, sino que asesoran frente a eventuales daños y perjuicios que deban evaluarse.

Competencias destacadas

En los contenidos audiovisuales de la web de Commisaires de Justice, la huissier de justice Sylvain Ollagnon explica que las competencias del cargo se traducen en servicios de gran utilidad para una empresa, entre otras cosas, manejan una amplia gama de medidas cautelares para asegurar el pago de deudas; generan constancias (constats) o medios de prueba que pueden ser utilizados en litigios para comprobar la veracidad de alguna alegación o defensa. Ejemplos de ello podrían ser las certificaciones en terreno de obras de construcción —las que avalan el inicio o término de un trabajo—, o bien aquellas que dan cuenta de los hechos en situaciones de denuncias sobre difamación, falsificación y publicidad engañosa o ilegal en internet.

“Cada vez nos solicitan más para asistir a los directivos de empresas en la redacción o cesión de contratos de arrendamiento comercial y cesiones de fondos. Generalmente ayudamos a elaborar los inventarios de entrada y salida, acto que consagró la ley Pinel y que es la especialidad de los huissiers”, asegura Thomas Muller, recordando también las especializaciones en cobranzas amigables o judiciales y las mediaciones.

También, cumplen un rol en la vida cotidiana y familiar. En el ámbito del derecho de familia, ellos intervienen tanto en la ejecución como en el cobro de la pensión alimenticia.

Según Muller, cuando se trata de la generación de constancias, los huissiers deben establecer los hechos de manera indiscutible, como por ejemplo, en litigios de familia, el no respeto por parte de uno de los padres de las condiciones de custodia alternada respecto de un hijo menor; problemas de la vida cotidiana como daños y conflictos vecinales, y en herencias. El principal interés en las constancias es el valor probatorio de sus conclusiones, tanto por su fecha como por su contenido.

Proyecciones futuras

Otro de los profesionales del área, Pierre Mercadier, señala que Francia es socia y pionera de varios proyectos europeos financiados por la Comisión Europea, que incluyen el objetivo de crear un anuario de huissiers de justice europeos; el envío de información por medios electrónicos; y la aspiración al desarrollo de la formación profesional al crear una plataforma de e-learning que está traducida en 23 idiomas y a la que pueden acceder variadas instituciones de la Unión Europea.

Mercadier añade que los huissiers franceses intervendrán en el ámbito internacional en casos de cooperación, en programas financiados por la Unión Europea y a petición de países fuera de la Unión Europea.

Además, en el extranjero, el huissier de justice realizaría varias tareas, como por ejemplo, formar instructores y redactar informes de recomendación.

Mediaciones electrónicas

Desde hace unos años, la profesión está cambiando y los huissiers han aprovechado este punto de inflexión iniciando su revolución digital junto a la plataforma MEDICYS, que propone mediaciones vía electrónica o frente a frente, llevadas a cabo por huissiers mediadores, formados para manejar estas controversias.

Según la huissier de justice Christine Valdés, con esta plataforma, un particular, un consumidor o una empresa tienen acceso a un servicio, en su mayoría legal, de manera rápida y digital, donde pueden resolver conflictos sin la necesidad de recurrir a un juez.

Otra de las plataformas diseñadas especialmente para las necesidades de las pequeñas y medianas empresas es SECURAO, donde se pueden encontrar todas las licitaciones que interesen a nivel nacional y presentar ofertas cumpliendo con las obligaciones de garantía o fianza, pues el huissier de justice es quien garantizará su depósito.

Hay más de 3.200 huissiers de justice en Francia. Estas son las caras de una profesión en movimiento que posee tantos profesionales como enfoques humanos en una actividad que ha evolucionado mucho y que, aún así, sigue siendo poco conocida en América.

 
También te puede interesar:
Las corridas de toros en Francia: un tabú político
Derecho procesal: de adjetivo a sustantivo
Especialistas enjuician el estándar europeo de protección de datos

 

artículos relacionados


Podcast Idealex.press