fbpx
miércoles, 5 de agosto de 2020

columnas

Tecnología blockchain ya se aplica en propiedad intelectual

“En Perú tenemos a Leftherian, startup que creó un registro de obras creativas, sean musicales, artes visuales, diseños literarios o audiovisuales…”

Evelyn Dueñas - 4 diciembre, 2019

Evelyn DueñasEvelyn Due
Evelyn Dueñas

La tecnología ha dado paso a nuevas formas de protección de creaciones intelectuales y el blockchain —o cadena de bloques— es una de ellas. 

Con características de inmutabilidad y transparencia, cada eslabón de la cadena contiene elementos de información e identificación. El hash (el número de identificación del bloque) se genera según el contenido, de modo que si el contenido o la información cambian, el hash también lo hará, y si eso ocurre, la cadena que había sido formada por los bloques quedará inválida.

Cada usuario tiene una copia y si uno de ellos altera cierta información de su copia, los demás podrán saberlo y su versión será anulada; de este modo, todos asumen el papel de vigilantes, cuidando y evitando alteraciones o modificaciones.

De la fusión del blockchain y la propiedad intelectual nacen bases de datos como la IPChain, cuyo interés principal es proteger la autoría de manera segura y fácil, pero que es capaz de ofrecer a la vez que los usuarios compartan información, como documentos, por ejemplo, resguardando su carácter confidencial.  
La IPChain se caracteriza por su cercanía con las Oficinas de Propiedad Intelectual y mantiene una relación de colaboración con entidades como WIPO Green, asociación de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual que promueve innovación y la difusión de tecnologías; el Dennemeyer Group, firma de propiedad intelectual más grande del mundo; y la Marie Curie Alumni Association MCAA, que representa los intereses de más de 10.000 investigadores europeos.

Es la seguridad de la plataforma lo que la ha hecho muy atractiva en operaciones tan delicadas como transferencias o acuerdos contractuales. Si miramos específicamente los derechos de autor, blockchain impide que terceros puedan copiar las creaciones. En Perú tenemos a Leftherian, startup que creó un registro de obras creativas, sean musicales, artes visuales, diseños literarios o audiovisuales, que son cargados en la plataforma y posteriormente guardados con metodología blockchain, generándose un registro de propiedad intelectual que permite demostrar la fecha en la que se creó la obra.

Otro de sus usos permite calcular las ganancias que puede obtener un compositor con su creación musical, lo cual puede ser complicado teniendo en cuenta lo difícil que resultaría tener un registro de todas las veces que se escucha una canción determinada.

Mycelia es una base de datos musical en la que se puede consumir distintos tipos de música y pagar por ello. Fue creada por la cantante Imogen Heap, quien en una entrevista dio a conocer su motivación: “Una de las normas debería exigir que todos los servicios devuelvan información a las esporas. En concreto, datos sobre dónde, cuándo y cómo se interactúa con nuestra música y quién lo hace. Esta información es oro en polvo para los artistas, porque si la sabemos interpretar podemos conocer mejor a nuestra audiencia y crear oportunidades de promover con mayor eficacia nuestra obra y de obtener una retribución económica por nuestro trabajo”.

Desde otro ángulo, en la entrevista, Imogen Heap resalta que si utilizamos «contratos inteligentes» (conocidos usualmente por la expresión en inglés Smart Contracts) como vehículo jurídico para definir los acuerdos legales relativos a la creación y el uso de una obra —en toda clase de contextos, incluidas bodas y campañas publicitarias—, se podría comunicar a los artistas que se ha producido una transacción. Así, todos los participantes en la creación recibirían directamente el pago de las regalías que correspondan cada vez que se use la obra, dijo Heap.
 
En el mundo de las patentes ya se han generado debates respecto de cuál sería el papel de esta herramienta. Tal es el caso de un documento elaborado para diputados y personal del Parlamento Europeo, en el cual se discute el desarrollo y rol que desempeña el blockchain en la protección de la innovación.

Hoy, los costos ocasionan que algunos titulares opten por comercializar sus creaciones sin recurrir a alguna protección. También influye el problema que se presenta toda vez que no existe un sistema de patentes unificado a nivel mundial: tenemos uno por cada país.

El documento también aborda el problema de los “troles de patentes”, quienes adquieren patentes para luego solicitar indemnizaciones por daños y perjuicios por su infracción.

Es útil analizar las ventajas jurídicas y económicas de la aplicación de esta tecnología en el campo de la propiedad intelectual, al proveer registros seguros y estables que son difíciles de eliminar, permitiendo la participación de diferentes usuarios que almacenan copias actualizadas de información, quienes tienen control sobre las operaciones e información que ingresan. 

 
* Evelyn Dueñas es especialista en propiedad intelectual y trabaja en OMC Abogados & Consultores.

artículos relacionados

Podcast Idealex.press