fbpx
viernes, 21 de enero de 2022

estudios jurídicos

Demanda por discriminación impacta a una de las firmas más reputadas de Chile

Ex abogada senior del estudio Carey y Cía. LTDA. presentó demanda de tutela ante juzgado laboral de Santiago denunciando discriminación de sexo luego de fallida postulación para ser socia y ser, posteriormente, desvinculada. La firma aduce razones distintas para su despido.

- 30 diciembre, 2021

Claudio Soto
csoto@idealex.press

Impacto en el ámbito corporativo y también público, ha generado la demanda de tutela laboral presentada por la abogada María José Martabit Sagredo en contra de sus ex empleadores, el reputado estudio nacional y Latinoamericano Carey y Compañía Limitada, acusando directamente discriminación por su condición de mujer, al presentar sus credenciales para ser socia de la firma.

La abogada, egresada de la Pontifica Universidad Católica de Chile y con un máster de la Universidad de Washington (EE.UU.), se desempeñó entre noviembre de 2014 y octubre de 2021 como miembro del grupo de propiedad intelectual y del grupo publicidad y derecho de consumo de la firma, y 19 días después de su fallida postulación fue desvinculada.

La acción presentada ante el 2° Juzgado de Letras de la capital, denuncia una “vulneración del derecho a la no discriminación, libertad de expresión y libertad de trabajo con ocasión del despido e indemnización por daño moral; y en subsidio –agrega el documento-, una demanda por despido indebido o injustificado y cobro de indemnizaciones y prestaciones”.

El caso

Los hechos -señala la demanda- se remontan a agosto de 2021, luego que la abogada manifestara su intención de participar en el proceso de votación de socios que se realizaría en noviembre. Para ello, agrega el documento, se le informó que contaba con el apoyo de sus dos jefes para postular.

Posteriormente, “fue informada de que no podría postular porque el Comité Ejecutivo y el de Búsqueda de Carey, habían recomendado que no postulara porque ella iba a perder la elección. Aunque parezca increíble, tan solo 19 días después de la petición de competir para ser socia, la citaron a una reunión online para despedirla. Esto ocurrió el 13 de septiembre de 2021”, señala el escrito.

Ante esta situación, y luego de acusar vacíos de forma y fondo en el proceso y requisitos de postulación poco claros para ser socio, la demanda señala que estos “resultan determinantes para el caso que nos ocupa, pues condicionan que en Carey se perpetúe la discriminación de las mujeres en lo que atañe al ascenso a la calidad de socias”.

Actualmente, se explica en la denuncia que la firma está compuesta por 41 socios, de los cuales casi un 90% corresponden a hombres. Solo existen 5 socias. Por otra parte, acusa la demanda, Carey solamente tiene directores hombres en la actualidad. “Es decir, no existe ninguna mujer abogada que detente el cargo de directora”.

Luego de reuniones presenciales y en forma remota, relatadas en el documento, y en done se le comunicó su despido, el 27 se septiembre de 2021 se le hizo llegar a la actora por parte de la demandada un finiquito en el cual se le ofrecía a pago la suma de $24.282.507 “documento que no fue firmado por la actora al no estar de acuerdo con él ni con las cláusulas allí incorporadas por ser lesivas de su derecho de libertad de expresión, entre otros derechos”, señala.

“Llamó la atención a María José, más allá de su profunda disconformidad con su despido, que en el ofrecimiento indemnizatorio se ofreciera una indemnización en la que aplicaban el tope de las 90 UF del artículo 172 del Código del Trabajo, en circunstancias que lo usual de quienes eran “invitados a salir de Carey” eran indemnizados sin tope (con aplicación de causal mutuo acuerdo de las partes)”, agrega la demanda.

El 1 de octubre del presente año, dice el documento, Carey le ofreció a la actora otro “finiquito”, el que implicaba un pago de $43.044.672 esto es, más de $20.000.000 adicionales a la oferta original de su indemnización, pero solo bajo la condición de que firmara una “salida de común acuerdo”, sin reserva de derechos y con absoluta reserva del pago recibido.

Finalmente, Martabit decidió exigir una indemnización total de $177.009.998 por despido indebido, daño moral y años de servicio.

La versión de Carey

Luego de hacerse ampliamente conocido el caso, la firma –mediante una declaración pública hecha llegar a los medios de comunicación- señaló que la salida de la abogada María José Martabit “no tiene relación alguna con discriminación por género ni con libertad de expresión, ni se le han vulnerado otras garantías legales. Las razones que motivaron su salida serán informadas cuando corresponda y ante la instancia judicial competente”, añadió el estudio.

“Carey se ha distinguido en Chile y Latinoamérica por ser un estudio que fomenta la diversidad y trabaja activamente en pro de la igualdad de género. Fue uno de los primeros estudios en Chile en nombrar socias mujeres hace más de una década en áreas estratégicas como tributario y libre competencia; ha elegido tres socias mujeres más en los últimos cuatro años y organiza y participa activamente en mentorías, seminarios y conferencias sobre el tema internamente, en Chile, en la región y en el mundo”, señaló la firma.

“El estudio siempre ha tenido una política no discriminatoria y de igualdad de remuneraciones entre hombres y mujeres, tanto socios como asociados”, concluyó.

Cabe recordar que, a principios de diciembre, la firma informó que había elegido como el mejor estudio chileno del año por la publicación inglesa Chambers and Partners, siendo esta la octava vez que el estudio recibe este reconocimiento y la firma que más veces lo ha obtenido en el país. “El premio -señalaron en un comunicado- se entregó en el Chambers Latin America Awards 2021, en una ceremonia realizada en el hotel Fontainebleau en Miami”.

artículos relacionados


Podcast Idealex.press