fbpx
lunes, 24 de enero de 2022

cine estilo

Black Mirror, el espejo de la vergüenza

En episodios independientes, el creador de la serie explora verdades sociales incómodas, que en definitiva equivalen a la fuerza o laxitud de los límites personales. Hiperrealismo a tomar en dosis acotadas.

- 8 agosto, 2016

 

black mirrorNetflix
Sofía Martin

 
Todo tiene que ver con un mañana que en realidad es hoy; tecnología que nos sirve, que nos entretiene, pero cuyo lado oscuro nos roba el alma.
 
Algunos pelean contra el sistema, otros se venden con felicidad, otros caen. Mueren.
 
Y no es que parezca ciencia ficción. A veces, quizás. Pero todo es aplicable a tu vida, a tus recuerdos, a tu calle, tu colegio, tu trabajo, tu sociedad. Tus errores.
 
Black Mirror —serie británica disponible en Netflix— se estructura en capítulos independientes donde cada uno es una película que se basta a sí misma. Hasta ahora se pueden ver 3 temporadas: de 3 episodios las 2 primeras y el capítulo cero de la última.
 
Participar y ganar un reality, grabar desde celulares sin involucrarse, entender la justicia como un castigo en el cual tenemos derecho a participar, lograr la memoria perfecta donde nada se escape de nuestro análisis, o bloquear a aquellos que nos han hecho daño. Todo tiene distintos puntos de vista que a un abogado no dejarán de parecerle del mayor interés.
 
Y a los fanáticos de Pokémon Go, vean “The Waldo moment”. No es lo mismo, pero podría serlo.
 
Aquí puedes dedicar 5 minutos de tu vida a una entrevista a Charlie Brooker, el creador; aunque te la recomendamos para después de haber visto algunos capítulos.
 

black mirrorNetflix

artículos relacionados


Podcast Idealex.press