fbpx
lunes, 6 de febrero de 2023

reset

Babylon: ¿hay justicia en el suicidio?

Una mujer que oculta más de lo que aparenta y una lista interminable de muertos son algunos de los puntos principales de este animé repleto de giros en su guión y que busca responder a la pregunta de qué es el bien y qué es el mal en torno a la legalización de la muerte asistida por cualquier medio y motivo.

- 30 diciembre, 2022

El suicidio asistido es un tema controversial y si bien en algunos países se ha permitido la eutanasia para pacientes que sufren enfermedades irrecuperables o terminales, existen discusiones para ampliar el derecho a morir a personas que se encuentran en situaciones en las cuales su vida no está en riesgo.

Un caso es el de Canadá, donde se legalizó la muerte asistida en el año 2016 para casos de muerte asegurada. En 2021 la Bill C-7 la amplió a pacientes con enfermedades crónicas incurables y ahora entre los legisladores de ese país se está dando un debate sobre si extender esta opción ante enfermedades mentales crónicas. Frente a este escenario surgen dos preguntas mayores ¿quién realmente tiene derecho a acabar con su propia vida? Y, ¿sería realmente justo?

Zen Seizaki

Ahora expandamos nuestra imaginación y pongamos estas dudas en un contexto más fantástico: en un presente alterno se ha creado un nuevo distrito en Tokyo llamado Shiniki, cuyo objetivo es ser un laboratorio regulatorio en el cual probar leyes económicas y sociales para identificar sus efectos en la población.

En tal contexto el fiscal del distrito, Zen Seizaki, fiel creyente de la búsqueda del “bien”, investiga la muerte de un anestesista que involucra a miembros de la política local, entre ellos, el candidato a alcalde Kaika Itsuki, quien tiene como propuesta de campaña permitir legalmente el derecho a morir de la población por el medio que quieran y los motivos que deseen.

Zen y otros miembros del Poder Judicial intentarán oponerse a esta idea, especialmente por la relación que tiene el candidato con la misteriosa Ai Magase, quien parece ser responsable de varios “suicidios” inexplicables que comienzan a rodear el caso.

Pero, más importante aún, el conflicto del fiscal del distrito y sus aliados contra la promulgación del “derecho a la muerte” los llevará a enfrentar las mismas dudas que en contextos menos escabrosos y reales se  discuten actualmente en países como Canadá. Ese es el escenario que nos presenta Babylon.

El bien es continuar

BabylonKaika Itsuki

El animé, basado en la novela homónima del autor japonés Mado Nozaki, expone en la mayoría de sus episodios un debate continuo sobre si realmente existe un derecho a la muerte al cual la población deba tener acceso. Y el fiscal Zen no solo tendrá que demostrar que algunas de las muertes son de hecho asesinatos, sino que contraargumentar la idea de que “es justo o bueno permitir a una persona morir”, enfrentándose a una posición que muchos apoyan y están dispuestos a votar para que se permita.

Siendo una trabajo menos enfocado en la acción y más en la reflexión, no es de extrañar que la animación no sea tan fluida como en otras obras plagadas de grandes peleas o explosiones y, por el contrario, su foco sean los diálogos. Pese a ello, la trama mantiene atrapado al espectador en su guión por medio de “cliffhangers” al final de cada capítulo, que mantienen el suspenso.

“Los humanos descubrieron el fuego, lo que permitió a la civilización desarrollarse rápidamente; ahora, el segundo fuego está aquí, entre nosotros, ahora mismo: la muerte”, clama el candidato a alcalde, buscando así convertir al suicidio en una herramienta a la que se le debe dejar de temer. Se trata de una temática especialmente sensible en Japón, país donde existía la práctica del seppukku o harakiri y donde también se ubica el llamado “Bosque de los suicidios” (Aokigahara).

 

BabylonAi Magase

A lo largo de toda esta historia también destaca el personaje de Ai Magase, interpretado excelentemente por la actriz de voz Satsuki Yukino. Como la serie no duda en enseñarnos, más que una simple mujer, es un concepto hecho persona —uno bien oscuro, por lo demás, que no desvelaremos en este artículo—.

Lo que sí podemos adelantar es que ella mostrará un especial interés por Zen, atrapándolo en un especie de juego del gato y el ratón, buscando, cuál Satanás, seducirlo con su asfixiante voz e intentar quebrarlo espiritualmente para que deje de lado su búsqueda del bien. Una cosa es segura, muchos muertos saldrán de ese desquiciado juego.

Ofrecer más detalles sería desnudar en exceso lo que ofrece esta imperdible trama de misterio, suspenso y discusión ética, pero si quieres una obra que ofrezca reflexiones serias sobre temas complicados, esta es la elección para ti. De más está advertir la presencia de conceptos delicados en la animación, como el abuso de drogas o la prostitución.

Terminamos este comentario con una reflexión de Zen sobre el bien y el mal que para aquellos que no hayan disfrutado de gran serie será difícil de comprender, pero que tendrá sentido para quienes decidan disfrutar de tan endiablada y macabra historia: “El bien es continuar, el mal es parar”.

Babylon se encuentra disponible en Amazon Prime.

También te puede interesar:
VTubers y Derecho: consideraciones legales en una industria novedosa
¡A jugar! Videojuegos de Derecho y abogados
Psycho-Pass: un mundo sin crimen ni humanidad

 

artículos relacionados


Podcast Idealex.press