Suscríbete
Universidades

Justicia canadiense apoya a Colegio de Abogados que no acreditará a ciertos abogados

La Corte de Apelaciones de Ontario se pronunció en contra del código de comportamiento de la Trinity Western University, que —entre otras conductas— prohíbe el matrimonio homosexual. Debido a este fallo, los abogados de esa Facultad de Derecho no podrán ejercer la profesión.

18 Julio, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 
El tribunal de más alta jerarquía de Ontario, Canadá, desestimó la apelación de la Trinity Western University, a cuya Facultad de Derecho se le negó la acreditación en el Colegio de Abogados de Haut. La universidad privada evangélica —ubicada en la Columbia Británica— prohibió a sus estudiantes el sexo fuera del matrimonio, la pornografía y las relaciones homosexuales.
 

barreau-du-haut-logoBarreau du Haut-Canada
La universidad presentó su caso ante la Corte de Apelaciones de Ontario a principios de junio, después de que la Cour divisionnaire emitiera una prohibición del ejercicio de la profesión para los futuros graduados de Derecho de ese plantel.
 
En julio de 2015, la Cour divisionnaire de Ontario había dado la razón al Colegio de Abogados de Haut (Barreau du Haut-Canada), que había denunciado el código de conducta que se espera de los estudiantes de Trinity Western University, comunicando su decisión de no permitir el ejercicio de la abogacía a sus egresados, según informa el sitio web Ici Radio-Canada.
 
Dicho código exige a los estudiantes y empleados abstenerse de tener relaciones sexuales que “violen la santidad del matrimonio entre el hombre y la mujer”, además de prohibir el robo, la mentira y la embriaguez.
 
En su resolución, la Corte de Apelaciones indicó que existe un conflicto entre la libertad de religión y la igualdad, dos derechos protegidos por la Carta Canadiense de Derechos y Libertades y validó que la decisión del Colegio de Abogados de no acreditar a la universidad Trinity era “de hecho, una conclusión razonable”.
 
En un comunicado, la casa de estudios dijo estar “decepcionada” del fallo. Su portavoz, Amy Robertson, dijo que la resolución era perjudicial para todos los canadienses, ya que lesiona el derecho fundamental de la libertad de religión, y defendió el código de conducta de la institución: “No votamos en contra de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero); votamos por el matrimonio cristiano tradicional, que es sagrado para nosotros”, dijo.
 
Según la información recabada, la universidad anunció que llevará su caso ante la Corte Suprema de Canadá.
 
 
Lee el texto original aquí. Colaboración en la traducción del francés al castellano: Nicolás Alarcón L.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn