Suscríbete
Universidades

Las claves para escribir un paper jurídico

Escribir un paper debería ser tarea fácil para un abogado. Pero no es difícil caer en errores comunes. Para recordar cuáles son hicimos una lista de consejos junto a dos expertos.

29 Julio, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
PaperPixabay
Pierina Cavalli

 
Pareciera que es obvio, sobre todo para un abogado, cómo hacer un paper. Acostumbrados a las letras se asume que deben ser capaces de hacer un escrito presentando una hipótesis, desarrollo y conclusión de un tema relevante. Pero algo que parece elemental, pero no siempre se toma en cuenta, es que hay que adecuarse a la naturaleza del escrito jurídico solicitado. “Un paper en forma, al menos el que usamos en Chile, equivale a un estudio monográfico o artículo científico, que se distingue del artículo de circunstancia, del ensayístico y del aproximativo, todos los cuales siguen sus propias reglas. Hay que ceñirse estrictamente a lo exigido por un artículo científico”, sostiene Julio Alvear, director de investigación de la Facultad de Derecho de la Universidad del Desarrollo.
 
¿Pero qué es un artículo científico? “Desde el punto de vista metodológico hay mucha discusión, pero existe consenso en considerar un artículo como científico cuando al menos trata de un modo completo y exhaustivo el tema o materia, y exhibe al respecto unos resultados concluyentes. El enfoque puede ser simplemente descriptivo. O problemático. O innovador, en el sentido de abrir nuevos horizontes en la materia”, explica.
 
Teniendo esto claro, las claves son:
 
1. Título: “El título tiene que ser correctamente formulado en función del contenido del artículo, particularmente de la hipótesis y de las conclusiones. Esto supone claridad en el levantamiento de la hipótesis y consistencia en los argumentos y pruebas que sirven para confirmarla o contrastarla”, dice Alvear.
 
2. Hipótesis: “Tiene que estar lista antes de empezar a escribir y tener una respuesta, así a lo largo de la investigación se puede confirmar o refutar la tesis. Ojalá sea un tema controvertido, en que hayan dos posturas, para que enriquezca el debate y el análisis en el propio paper”, dice Macarena Villalobos, abogada y docente de la Universidad de las Américas. Uno de los errores más comunes que se comenten en este aspecto es “la ausencia o perversión del espíritu crítico. Silenciar o no formular de manera correcta las tesis, argumentos o datos opuestos a los resultados que se pretenden obtener”, comenta Alvear.
 
3. Desarrollo: “Más allá de la postura que hayamos tenido inicialmente, si ésta cambia después de haber investigado, es excelente, podemos dejarlo plasmado en nuestro artículo. Ahora bien, si el escritor se aventura con un tema completamente nuevo, es un tremendo desafío, puesto que estará sentando un precedente, una postura respecto de un tema nunca tratado antes. A contrario sensu, si existe demasiada literatura respecto al tema sobre el cual hemos decidido escribir, también es algo positivo, tendremos la posibilidad de adoptar un apoyar una postura o solución con muchos más fundamentos, o bien, un desafío mayor, al crear una salida nunca antes barajada”, establece Villalobos.
 
4. Conclusión: “Otro error común es que haya dispersión o una generalización apresurada en el uso y prueba de la hipótesis central o en la conclusión”, advierte Alvear.
 
5. Bibliografía: “Un soporte bibliográfico y documental. Se debe exponer la bibliográfica completa para lograr un avance científico, pues siempre se parte de lo que otros ya han logrado. Nunca se da saltos desde el vacío. A veces es imposible cuantitativamente revisar toda la bibliografía sobre una materia determinada. Entonces, se va en busca de las obras de relevancia, las significativas, para lo cual se ha de contar con criterios que justifiquen la selección”, cuenta Alvear. E indica que incluso hay que agregar la de referencia, ya que en ocasiones, los escritos se aproximan más a un ensayo que a un artículo científico.
 
6. Revisión: Bajo su propia experiencia la abogada Villalobos cree que es “óptimo contar con el ojo crítico de algún otro abogado que tenga conocimientos más acabados y profundos sobre el tema. Alguien con esas características podría entregarnos una opinión relevante en cuanto al fondo del escrito. Luego, y antes de que el artículo sea publicado, es recomendable que el texto sea leído por otras personas que no están ligadas al mundo jurídico. Muchas veces en la vorágine de la escritura de un paper, se cometen faltas de redacción bastante absurdas (por ejemplo repetir la misma palabra muchas veces en una misma frase) y que pueden llegar a perjudicar la calidad del trabajo”.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn