Suscríbete
Universidades

“La psicología ha quedado marginada en el sistema jurídico”

Hoy en la Universidad San Sebastián se llevó a cabo la inauguración del año académico, en donde expertos como la psicóloga Paula Medina y el policía inglés Nick Quine expusieron sobre “El Rol de la Psicología en el Sistema de Justicia”.

27 Marzo, 2018 Comparte en:
psicologíaUniversidad San Sebastián
Javiera Bianchi

El derecho y la psicología están constantemente relacionadas, pero lamentablemente tienen una relación jerárquica. El Derecho está en la categoría del “deber ser” mientras que la psicología pertenece a la categoría del “ser”, explicó la psicóloga con Magister en Criminología, Paula Medina, en la inauguración del año académico de esa carrera, en la Universidad San Sebastián.

“El problema es que la psicología ha quedado marginada en el sistema jurídico, transformándose en una psicología para el Derecho y no con el Derecho; es una ciencia auxiliar, una invitada al juego jurídico”, dijo la expositora.

Esta rama de las ciencias sociales nace en diversos contextos y sirve para distintas áreas del Derecho. Según Medina, surge donde se rompe la certeza jurídica y se instala la duda, e intenta contestar esa duda planteada en forma de pregunta legal. La función de los psicólogos, entonces, no es dictar una sentencia sino facilitar conocimientos especializados para que los tribunales puedan hacerlo.

Actualmente existen distintas áreas en donde los psicólogos colaboran con la justicia. En derecho civil y de familia, tienen el rol de mediador en los conflictos familiares: divorcios, tutela de los hijos, evaluación de parejas que quieran adoptar, diagnóstico a personas con trastornos mentales para declarar su interdicción por causa psíquica y otros.

En derecho penal ven temas como, por ejemplo, si un sujeto imputable tuvo facultades suficientes para haber actuado en ese momento, de esa forma, y si puede ser declarado culpable por ese hecho.

Evalúan si esas personas tienen trastornos psicológicos, si consumen sustancias psicotrópicas, etc. Asesoran a los jueces y fiscales en posibles sesgos: si hay subjetividad, si se olvidaron detalles o si hay influencia social. Además, realizan pericias y evaluaciones de niñas, niños y adolescentes víctimas de delitos sexuales, entre otros.

Dentro de lo penal, se hacen cargo de algunos aspectos en victimología. Según Paula Medina, las víctimas tienen un nuevo rol: son un ente más activo en el proceso y tienen facultades para tomar decisiones. Aquí los psicólogos les dan atención, evaluación, tratamiento y seguimiento a las víctimas en sus diferentes grados, y estudian la integración y relación en grupos de riesgo.

“Los psicólogos jurídicos, probablemente influídos por la jerarquía, han entendido la relación del individuo con la norma tomando como referencia la distancia que tienen estos. Hemos tratado de explicar por qué los sujetos no se ajustan a las normas, y nos hemos esforzado por desarrollar mecanismos y estrategias para lograr ese ajuste. No entender esto, nos ha llevado a marcos conceptuales estáticos que reducen y empobrecen el análisis, y pierden de vista las formas diversas y ambivalentes en que los individuos movilizan y enfrentan las normas”, dijo.

Otra de las áreas de desempeño es la psicología penitenciara, en que Medina aclara que tienen un rol importante, pero sólo como pieza de equipo. Su rol dentro las cárceles principalmente es la elaboración de diagnósticos de personalidad o de conducta de personas recluidas, reduciéndose al análisis sobre su actuar, potencial peligrosidad o riesgo de reincidencia.

“Hemos permanecido la mayor parte del tiempo confinados en oficinas, prisioneros también de los reglamentos penitenciaros, mientras hombres y mujeres se juegan en sus celdas y en los patios su salud mental, y muchas veces sus vidas. Nuestro rol, apegado al lugar estrecho que nos confiere la ley, no nos ha permitir levantar la vista y jugar un rol más protagónico en la violencia de las cárceles”, dijo la psicóloga.

Agregó además: “No hemos sido capaces de intervenir desde una perspectiva organizacional dentro de las cárceles, en temas como el clima, las dinámicas internas de violencia o el desarrollo del personal penitenciario. Me cuesta imaginar a personas con más necesidad de coaching que los gendarmes. Aquí hasta nuestro sentido común ha sido encapsulado por la norma. Hemos insistido en desarrollar estrategias especializadas de organización y de orientación, reconociendo la carencia básica de que no hay rehabilitación posible en un lugar que no ofrece ni las mínimas condiciones de integridad y seguridad”.

Por último, la profesional abordó la poca participación que tienen psicólogos y sociólogos en la creación de leyes e invitó a los participantes a ser parte y no ser cómplices pasivos. Dijo que actualmente se pueden presentar leyes con condiciones desfavorables al desarrollo de la sociedad, por lo que, como psicólogos, se deben cuestionar constantemente el Derecho.

“La psicología tiene que construir con el Derecho y no para el Derecho, para que puedan emerger nuevas normas que permitan alcanzar sociedades menos discriminadoras y más justas. Las luchas de las feministas, de los derechos del niño, de las diversidades sexuales o de los indígenas son un llamado de atención muy profundo acerca de la identidad y de la injusticia que el apego social con sus normatividades y leyes ha producido. La psicología puede y debe participar en el cambio de la normativa legal, dad a su capacidad de comprensión de los problemas sociales, redimensionando el análisis del fenómeno psicológico del Derecho, así como reinterpretando las normas E intentando adaptarlas a las necesidades del ser humano”, finalizó Paula Medina.

El ejemplo del Reino Unido

Nick Quine es Sargento de la Policía Regional de Avon y Somerset en Reino Unido y es especialista en investigación y en técnicas de entrevistas. Hace cerca de 20 años, luego de varias condenas injustas, contrataron a un psicólogo para diseñar una metodología para entrevistar, en donde se pudiera encontrar testimonios confiables de la manera más eficaz.

Esto convirtió el proceso de investigación judicial, no en una búsqueda de pruebas para comprobar las sospechas del investigador, policía o abogado, sino en una para obtener información confiable que se pudiera comprobar. El éxito de este nuevo sistema fue tan importante, que cambió los paradigmas del sistema jurídico completo del Reino Unido.

Una de las principales transformaciones de esta metodología fue comprender más sobre la memoria de los testigos. “Ahora los abogados toman en cuenta que la memoria humana no es una grabación: cambia dependiendo de las circunstancias. Ahora se buscan otras maneras más justas de llegar a cabo la investigación, lo que deja abierto el acceso a miles de personas vulnerables en el sistema de justicia”, explicó el Sargento en la Universidad San Sebastián.

En su paso por Chile, se encuentra asesorando la implementación de la nueva ley sobre las entrevistas videograbadas a menores que fueron víctimas de delitos graves.

“La nueva forma de entrevista es una demostración de cómo cambiar las cosas que se hacían mal. Este camino hacia la mejora de la sociedad siempre es un proceso continuo”, agregó.

 

También te puede interesar: Derecho y bienestar serían antónimos

Comparte en: