Suscríbete
Universidades

En Australia se cuestiona el desapego a la realidad

Según el abogado de la Universidad de Sidney Joshua Krook las universidades tienden a atraer cierto tipo de estudiantes y hacerlos educarlos acorde a las necesidades del mercado y de los empleadores, en vez de centrarse en qué está mal con el actual sistema legal y cómo pueden mejorarlo.

19 Abril, 2016 Comparte en:

AustraliaPixabay
“Los estudiantes ya no van a la escuela de Derecho a obtener una comprensión cabal de la ley”, dijo enfático el egresado de la Universidad de Sidney Joshua Krook para el medio australiano Lawyers Weekly. “Simplemente van para adquirir las habilidades técnicas necesarias para convertirse en abogados”, agregó.
 
¿La razón? Según él, ─autor del libro “Legal Education, Privatization and the Market: The Decline of Justice, Fairness and Morality in Australian Law Schools”─ se debe al desplazamiento de las universidades hacia el neoliberalismo que ha terminado por dañar la calidad de la educación.
 
Y es que en Australia, con universidades cada vez más competitivas, éstas sienten la necesidad de atraer el “tipo correcto de estudiantes y hacerlos más acorde a las necesidades del mercado y de los empleadores”, dice Krook.
 
Un ejemplo de ello es la forma de evaluación más usada de las facultades de Derecho australianas: la del formato pregunta-problema. Este formato, según el autor, fomenta la idea de que “la ley es la ley y que la ley no puede ser cuestionada, porque toda pregunta-problema requiere que los estudiantes entiendan cuál es la ley y que luego la apliquen a una nueva situación hipotética”, dice. Habilidad que las firmas de abogados, por cierto, agradecen.
Sin embargo, al centrarse en el problema hipotético, los estudiantes ─y futuros abogados─ se desapegan del mundo, puesto que no estarían buscando el cómo la ley afecta a la gente real. “Hay una desconexión entre lo que estudian y escriben, y el mundo que los rodea y los efectos reales de las leyes sobre las cuales hablan”, afirma Krook.
 
Más aún. “Esto hace que los egresados vean a los clientes iguales que a estas preguntas hipotéticas, sólo como problemas que hay que resolver en contraposición a los dilemas éticos o morales”, aclara el experto. Y recomienda que, en lugar aprender lo que la ley es y cómo aplicarla, los estudiantes debieran considerar lo que está mal con el actual sistema legal y lo que pueden hacer para mejorarlo.
 
Revisa la publicación original aquí.
 

Comparte en: