Suscríbete
Sponsored

Convivencia vial: la consigna de la nueva Ley de Tránsito en Chile

La normativa que modifica la disposición promulgada en 1984 busca equiparar el espacio utilizado en la vía pública por los distintos medios de transporte que transitan por la ciudad. También pone énfasis en la seguridad de ciclistas y peatones.

16 Noviembre, 2018 Comparte en:
Fernanda Robles/EstadoDiario

Con 91.711 siniestros viales, Chile alcanzó en 2017 el peak histórico de accidentes de tránsito, realidad que la nueva Ley de Convivencia Vial –que entró en vigencia este domingo– espera revertir.

La normativa reemplaza la Ley de Tránsito promulgada en 1984 –modificada por última vez en 2009– e incorpora disposiciones que equiparan la relación del espacio utilizado en la calle por los distintos medios de transporte que circulan a través de ella incluyendo a peatones.

El foco principal de esta ley consiste en poner énfasis en los usuarios más vulnerables.De esta forma, generar un cambio cultural que modifique los derechos y deberes de peatones, ciclistas y conductores.

Quienes incumplan las medidas que establece la norma arriesgan una sanción monetaria que varía entre los 0,2 y 0,5 UTM, es decir, entre 10 mil y 24 mil pesos.

Uno de los puntos críticos que han surgido en torno a la normativa tiene que ver con la infraestructura. Según el texto legal, las ciclovías existentes hoy deberán adecuarse a las condiciones de gestión y seguridad de tránsito en un plazo de tres años.

Ante esta situación, distintos municipios han advertido que las calles no se encuentran en condiciones de implementar las nuevas disposiciones que establece la ley.

El reglamento que acompaña a la ley tiene especificaciones para vehículos no motorizados de una o más ruedas, propulsado por una o más personas situado sobre el.

Para este tipo de transporte, la normativa establece que deberán circular por las ciclovías; en caso de no existir, deberán hacer uso de la pista derecha de la calzada.

En el caso de que el tránsito por la ciclovía o la calle se vea imposibilitado, el conductor del ciclo podrá utilizar de manera excepcional la vereda, debiendo respetar al peatón y vehículos que entren o salgan de estacionamientos, quienes tendrán un derecho prioritario.
En tanto a los deberes de peatones, la ley establece que estos deberán cruzar las ciclovías por los lugares debidamente señalizados y no podrán permanecer ni caminar por ellas.

Comparte en: