Suscríbete
Columnas Opinión

Lo que debes saber de Suiza antes de convertirla en tu destino

“Tienen gran prestigio los programas de posgrado de solución de controversias, de comercio internacional o de inversión extranjera, los que se imparten mayoritariamente en francés o en alemán, pero también en inglés”

10 Abril, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
SuizaHarasić y López
Pablo Cornejo Aguilera

Hoy resulta cada vez más frecuente que los abogados jóvenes incluyan dentro de sus proyectos el obtener un postgrado en alguna universidad extranjera, buscando de esa forma no solamente nuevos conocimientos o perfeccionar el idioma, sino también vivir la experiencia de desenvolverse en un medio completamente distinto al nacional.

Basta escuchar hablar a los estudiantes que están en sus últimos años para ver cómo esta experiencia resulta cada vez más cercana, en gran medida gracias al creciente compromiso del Estado, a través de becas de perfeccionamiento, de manera que partir a Estados Unidos, España, Francia, el Reino Unido o Alemania no aparece como una posibilidad remota.

Por esta misma razón, resulta llamativo el escaso número de abogados que opta por seguir sus estudios en universidades suizas, realidad que contrasta con la experiencia de otras ramas, como la medicina o la ingeniería.

Aunque poco conocidas en Chile, las universidades suizas cuentan con un innegable prestigio internacional, sobre todo por sus programas de solución de controversias, de comercio internacional, de inversión extranjera, de tributación internacional y de derecho internacional privado.

Esta circunstancia por sí sola hace que Suiza deba ser un destino a considerar por todo abogado que quiera especializarse en materias internacionales o financieras.

Estrechamente vinculado con lo anterior, cualquier interesado en estudiar en Suiza debe considerar como una ventaja adicional la amplia oferta de programas, en cuanto al idioma en que serán impartidos. Suiza es un país multilingüe y según cual sea la región en que se encuentre la universidad, ésta impartirá sus programas mayoritariamente en francés o en alemán, requiriendo por lo general que los postulantes alcancen niveles de idioma menores a los exigidos en Francia o en Alemania.

Sin perjuicio de ello, no es extraño encontrarse con cursos en inglés en cada uno de esos programas, o con programas internacionales impartidos derechamente en inglés.

Las posibilidades de desarrollo profesional en Suiza mismo, como abogado, son más bien limitadas. De partida, porque generalmente los postgrados específicos en derecho suizo suponen haber obtenido un grado en una universidad del país; a lo que hay que agregar las validaciones por cantón.

Como contrapartida, una opción que sí se encuentra disponible es trabajar en algún estudio internacional, principalmente en la ciudad de Ginebra. Con todo, en ese caso es recomendable estudiar de antemano el sistema de visas en Suiza.

En lo que respecta a la vida diaria, si bien las ciudades suizas no son grandes metrópolis a la manera de Nueva York, Londres o París, compensan esas limitaciones proporcionando a sus habitantes una calidad de vida envidiable.

Quien llega a vivir a Suiza se encuentra con ciudades limpias, con un transporte público que funciona a la perfección, con grandes parques y zonas de esparcimiento, y sobre todo, con ciudades seguras. El otro lado de la moneda es lo difícil que resulta encontrar lugares abiertos los días domingo y que las ciudades no tienen vida nocturna.

Sin embargo, existe un tema que es necesario tener resuelto antes de iniciar cualquier proyecto en Suiza: el financiamiento. Vivir en Suiza es muy caro y los programas de estudios, sobre todo en el ámbito financiero, pueden también serlo.

Por eso es necesario comenzar todo este proceso buscando las becas que permitirán financiarlo. A diferencia de lo que ocurre con los países de la Unión Europea, que efectúan aportes al financiamiento de Becas Chile, Suiza mantiene su propio sistema de becas, debiendo cualquier postulante comenzar por investigar si su programa puede ser financiado por esta vía. En caso contrario, si eres chileno, tienes que entrar al sistema general de Becas Chile.

Sin perjuicio de lo anterior, queda todavía una última posibilidad, que es obtener
una beca directamente de la universidad, las cuales son financiadas por empresas externas. Por lo general, las becas son incompatibles entre sí.

* Pablo Cornejo Aguilera es abogado de la Universidad de Chile y es master de la Université de Lausanne, en Suiza (2014). Da clases de derecho civil en la U. de Chile y de derecho internacional privado, en la U. Alberto Hurtado. Trabaja también en el estudio Harasić y López.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn