Suscríbete
Columnas Opinión

El nuevo rol del Gerente Legal

“El gerente legal no es evaluado por los altos ejecutivos en habilidades técnico legales sino más bien por su capacidad de liderazgo, influenciar en la toma de decisiones, comunicación y toma de riesgos. Esto es lo que las empresas de hoy buscan en un líder legal….”

12 Septiembre, 2018 Comparte en:
gerente legalMarianne Denegri
Marianne Denegri

Las gerencias legales de empresas internacionales enfrentan retos por operar fuera de la casa matriz: adaptarse a burocracias locales y diferencias culturales, conducir cada vez más transacciones y operaciones transfronterizas, así como adaptarse al cumplimiento de normativas extra territoriales, como es el caso de políticas de compliance y anti corrupción.

Bajo este contexto, una gerencia legal eficiente no puede abocar todo frente a un ambiente complejo de negocio. Por eso se deben priorizar esfuerzos y riesgos para obtener mejores resultados. Las soluciones deben ser prácticas y adecuadas. El gerente legal de hoy debe buscar la razón del problema y no simplemente tratar el síntoma, es decir, una visión mucho más preventiva que reactiva. Y al mismo tiempo, tiene que cumplir eficientemente con demandas internas y asesorar en estrategias comerciales. Todo ello dentro del marco de la ley.

El conocimiento del gerente legal sobre desarrollo normativo será la base para poder dar una asesoría en planeamiento de transacciones o en tomar iniciativas de negocio. Para que el gerente legal pueda ser visto como como un socio estratégico en el proceso del negocio, el CEO y los ejecutivos senior de la empresa deben necesariamente involucrarlo en el proceso de planeamiento y toma de decisiones comerciales.

Existe una nueva tendencia para llegar a este resultado: los gerentes legales se focalizan en asesorar antes que en ejecutar, enfocando su tiempo en proporcionar asesoría estratégica que mueva el negocio hacia adelante. El gerente legal debe moldear estas iniciativas con el fin de cumplir con los requisitos legales y no traspasar áreas que podrían dañar la imagen corporativa de la empresa.

Además, debe existir una abierta y constante comunicación con los ejecutivos senior de la empresa. Normalmente los gerentes legales asesoran y/o reportan a CEOs y ejecutivos que no tienen necesariamente un perfil legal. En este contexto, simplificar la comunicación con los altos ejecutivos del negocio es un valor agregado, promoviendo además un mayor entendimiento de riesgos no financieros. Por eso, el gerente legal debe saber influir en la toma de decisiones de la empresa y es su responsabilidad demostrar su papel estratégico respecto al negocio.

En ese sentido, el gerente legal no es evaluado por los altos ejecutivos en habilidades técnico legales sino más bien por su capacidad de liderazgo, influenciar en la toma de decisiones, comunicación y toma de riesgos. Esto es lo que las empresas de hoy buscan en un líder legal.

Puede existir la tendencia en algunas organizaciones de transferir el riesgo a la gerencia legal, generando presión para la toma de decisiones comerciales. En estos casos, el rol del gerente legal es entender los puntos de presión, la estrategia y objetivos del negocio y comunicar adecuadamente a la gerencia senior sobre los riesgos y temas legales inherentes en cualquier decisión. Esto permitirá a la gerencia legal tomar decisiones estratégicas e informadas dentro de un perfil aceptable de riesgo legal.

El gerente legal debe demostrar una buena habilidad de ser facilitador del negocio y tomar decisiones comerciales acertadas, a fin de conectar fácilmente con las otras áreas del negocio. Existe una fuerte tendencia en la gerencia senior de la empresa de buscar apoyo en las áreas legales para tomar decisiones estratégicas basadas tanto en un análisis comercial como legal. La habilidad de un gerente legal de poder proporcionar esta combinación en su asesoría puede agregar un valor fundamental al negocio.

Finalmente, las gerencias legales se apoyan cada vez más en la tecnología y deberán adecuarse a los nuevos cambios que vendrán en el marco de su actividad legal. Por ejemplo, los programas de automatización de procesos de gestión de contratos podrán ayudar a las gerencias legales en la creación de contratos más eficientes, así como también utilizar la automatización para gestionar las obligaciones contractuales y sus respectivas renovaciones.

 

* Marianne Denegri es abogada de la Universidad de Lima, con un Master en International Commercial Law de la Universidad de Nottingham (Reino Unido). Actualmente es Senior Partner de Quest Legal.

Comparte en: