Suscríbete
Editorial

Chile, varios pasos más atrás de lo que parece

“Falta de planificación, falta de previsión, falta de coordinación, falta de preocupación por el otro imperaron por sobre ese otro y sus necesidades humanas: nada que envidiarle a Europa…”

25 Junio, 2019 Comparte en:

Quiero enfocarme en 2 temas que reflejan que Chile, por más que se mantenga en una firme senda para llegar al desarrollo y por más que crea que en temas de derechos humanos y transparencia es pionero por sobre los demás países de la región, se cae. Y se cae feo.

El pasado sábado 22 de junio se publicó en el Diario Oficial de ese país la norma legal que obliga a contar con visa consular a todo ciudadano venezolano que quiera ingresar a Chile.

Mientras las personas procedentes de Venezuela se agolpaban en los pasos fronterizos, encontrándose con esta cortapisa sin aviso, quienes intentaban contactarse con las autoridades chilenas por teléfono o redes sociales, sólo obtenían mensajes automáticos o simplemente un vacío. ¿Por qué? Porque era fin de semana, obvio, y porque todo el plan de contingencia estaba previsto para el día lunes… pero la ley comenzó a regir el sábado.

Sin desconocer los problemas sociales y de violencia existentes, cuando Perú restringió el acceso a los migrantes venezolanos, una abogada peruana me dijo “me da vergüenza mi país”. En Chile ocurrió primero con viajeros provenientes de Haití y ahora de Venezuela. Olvidamos que los chilenos somos una mezcla de orígenes de diversas partes del mundo; olvidamos que nuestros abuelos, bisabuelos y tatarabuelos llegaron huyendo del hambre, del frío y de la guerra: de la muerte que esperaba a sus hijos. Hago las palabras de la abogada peruana profundamente mías.

Falta de planificación, falta de previsión, falta de coordinación, falta de preocupación por el otro imperaron por sobre ese otro y sus necesidades humanas: nada que envidiarle a Europa y su tratamiento a los refugiados. Con una diferencia, claro, aquí no hay dinero para pagarle a otro país, que sirva de muro de contención.

Segundo tema: las elecciones en la renovación parcial de los consejeros del Colegio de Abogados de Chile —entidad de afiliación no obligatoria—, que, aunque su nombre llame a confusión, agrupa mayoritariamente a profesionales de la capital.

Tradicionalmente se respetaba que los presidentes se mantuvieran un máximo de 4 años en su cargo, así como se tendía a que, salvo excepciones, quien hubiera obtenido la mayor cantidad de votos fuera elegido por el Consejo todo, integrado por aquellos que tenían su cargo asegurado y por aquellos recién electos, para ejercer la presidencia para el siguiente período.

Pues bien, en la votación que tuvo lugar los días 4, 5 y 6 de junio, quien obtuvo más sufragios fue una mujer —Macarena Letelier—, perteneciente a la lista “Gremial”, ligada a la derecha política, que continúa teniendo a la mayoría de los consejeros entre sus filas. ¿Se respetó que fuera ella la próxima presidenta? No. Nunca antes había sido consejera. La Directora Ejecutiva del Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Santiago, con experiencia en el sector privado y en el ámbito público, en Santiago y en regiones, a sus 43 años, fue considerada joven e inexperta.

Tras un movimiento liderado por abogadas para tener cuotas de género en la Orden y que terminó con ellas entre las más votadas, tanto así que dos debieron ceder su puesto en el Consejo a pares masculinos, no se respetó que quien hubiera obtenido más votos fuera electa como cabeza del gremio, en una escena en la cual las mujeres son hoy las protagonistas.

Que lo anterior, por reprobable que sea, no empañe la bonhomía (no conozco la palabra en femenino o en neutro) de haber llegado a un acuerdo para que la vicepresidencia quedara en manos de Leonor Etcheberry, excelente académica, que ha sido abogada integrante de la Corte Suprema y miembro de una lista que no era de derecha. ¿El menor de los males en pro de la paz? Sería bonito que no fuera esa la razón, sino un merecido reconocimiento a su trayectoria y una visión de futuro.

 
Sofía Martin Leyton
Directora
Idealex.press
@Idealex_press

 

ChileLeonor Etcheberry y Macarena Letelier, junio 2019
Comparte en: