Suscríbete
Editorial

Abogados de regiones. Existen. Son excelentes

“Sé de facultades de Derecho de regiones que deliberada o inconscientemente preparan a sus alumnos para trabajar en el Estado y no les muestran el amplio sector privado…”

18 Enero, 2018 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hace algunos días estuve conversando con un abogado penalista de la Universidad de Chile (40 años), que antes trabajó en un estudio grande, pero armó oficina propia hace un par de años. Y me contaba con mucho orgullo que había contratado a la mejor alumna de su generación de la U. Católica de Valparaíso. No es lo usual. Me dio mucho gusto saberlo.

En un artículo publicado en Las Últimas Noticias dije que los alumnos de regiones son invisibles en Santiago, lo que no fue bien recibido por algunos planteles, aun cuando el llamado de atención iba hacia los empleadores.

Insisto: fuera de la capital hay facultades de Derecho excelentes, como la U. de Concepción, la U. de Valparaíso, la U. de Talca, la U. Católica de Valparaíso, la U. Austral de Valdivia y la U. Católica del Norte, pero para los socios de los estudios de elite o los gerentes legales de las grandes empresas, los abogados de regiones es como si no existieran.

¿Por qué? Porque en su gran mayoría privilegian saber el colegio en donde estudiaron a los 12 años sus abogados, qué redes de contacto formaron y su nivel de inglés. Eventualmente ello les servirá para compartir códigos culturales con los clientes.

Este fenómeno no era el mismo hace 3 o 4 décadas: como eran pocas las facultades de Derecho en el país, gente excelente, pero que no había quedado en la U. de Chile o en la UC, se iba a estudiar a Valparaíso o a Concepción. Hoy eso casi no pasa, porque existe una oferta muy variada en la capital y los padres prefieren tener a los hijos estudiando lo más cerca suyo posible. Mandarlos fuera de Santiago implica, además del costo del arancel anual, pagar pensión o departamento y perder el control sobre lo que el hijo hace o deja de hacer.

Por otra parte, las grandes empresas, aunque tengan su negocio principal en una región -forestales, portuarias, salmoneras, mineras-, tienen sus oficinas centrales, su domicilio principal y sus gerencias legales en Santiago.

Se produce otro fenómeno importante: sé de facultades de Derecho de regiones que deliberada o inconscientemente preparan a sus alumnos para trabajar en el Estado y no les muestran el amplio sector privado por el que podrían pelear un espacio con aquellos que estudiaron en la capital.

Todo lo anterior conspira para que los buenos abogados de regiones tengan sueldos más bajos que profesionales del mismo nivel (o incluso más bajo) en Santiago. Y las universidades no sacan nada con mirar para otro lado: el tiempo apremia y hay mucho que puede hacerse por mejorar esa situación.

¿Qué estamos haciendo nosotros? Estamos armando un sistema integrado de pasantías, con filosofía de responsabilidad social empresarial, para que estudiantes de Derecho de universidades no tradicionales o de regiones puedan irse vinculando con el entorno laboral.

Durante 2018 estaremos en fase piloto; ya hay 10 universidades que han mostrado mucho interés, y estamos contactando estudios y empresas para que ofrezcan pasantías que permitan a estos alumnos irse relacionando con el sector privado y a futuro, acceder a remuneraciones competitivas.

 
Sofía Martin Leyton
Directora
Idealex.press

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn