Suscríbete
Columnas

Los medios de pago en China

“Para activar la aplicación es necesario registrar la cara de usuario, que está vinculada a una cuenta de Alipay, y al finalizar la orden sólo pones la opción de pago con cara y luego del reconocimiento, ingresas el número de teléfono…”

14 Agosto, 2018 Comparte en:
medios de pago en chinaMatías Aránguiz
Matías Aránguiz

Hace un par de días al salir del gimnasio, una amiga quería pasar a KFC, irónico yo sé. Al terminar de ordenar en la pantalla del computador aparecieron tres íconos de opciones de pago.

La primera opción era Alipay, billetera electrónica, que se conecta con la cuenta bancaria y tiene diferentes opciones de App —propias y de terceros— que van desde el pago de la cuenta de la luz hasta invertir en productos de wealth management; pasando por préstamos P2P y donaciones a organizaciones de beneficencia.

La segunda opción era Wechat, algo así como si WhatsApp se fusionara con Facebook, servicio de pagos, juegos, delivery y más. En ambos casos el pago se hace por medio de código QR. A modo de ejemplo, en mi oficina todas las comunicaciones y trabajo colaborativo se hace por medio de WeChat, lo mismo que la comunicación con mis clientes en China.

Pero había un logo en la mitad que no supe reconocer: le pregunté a mi amiga sobre el misterioso origen, si era una nueva aplicación o un juego. Ella me contestó que era pago con el sistema biométrico de reconocimiento facial. Para activar la aplicación es necesario registrar la cara de usuario, que está vinculada a una cuenta de Alipay, y al finalizar la orden sólo pones la opción de pago con cara y luego del reconocimiento, ingresas el número de teléfono. ¡Ahora ni siquiera necesitas teléfono para pagar!

En China la penetración en el uso de teléfonos es del 96.88%, de los cuales 58% son inteligentes. Muchas tiendas comerciales, físicas o virtuales, tienen sus propias billeteras de pagos, que no necesitan bancos y tienen comisiones cercanas al 0%. El Banco Central Chino ha entregado casi 270 licencias para pagos móviles y el mercado espera transar en 2018 unos RMB 23.100 billones. De estos, Alipay y WeChat tienen 90% del mercado.

Cada usuario deposita una cierta cantidad de dinero en su billetera electrónica y con ese monto se puede acceder a promociones y servicios especiales. Por su parte, el administrador de la cuenta deposita parte del dinero en Wealth Management y gana no sólo por el producto o servicio que vende, sino que también con los retornos de los instrumentos financieros.

Todas las transacciones de pago que hacen agentes no bancarios pasan por una plataforma controlada por el Banco Central para verificar que no hayan operaciones ilegales o sospechosas.

En las Apps encuentras dos características: Gamification, donde compites con tus amigos por puntos, juegas contra otros grupos de amigos ¡o incluso puedes acumular para plantar árboles!, y Customization, donde cada usuario recibe recomendaciones de productos y servicios sobre la base de la mucha información que los celulares recolectan de nosotros, de nuestros cercanos, hábitos, compra y similares. Recordemos que China es número uno en recolección de datos para alimentar servicios de inteligencia artificial.

Pero toda esta modernidad no solo ayuda a los consumidores y compañías, sino también al Gobierno.

En el sur de China, en la tecnológica ciudad de Shenzhen, Wechat está implementando boletas de pago registradas en Blockchain. El periodo de prueba se está implementando en un restaurante y la idea es que los gastos que tengan trabajadores de empresas se puedan devolver eliminando el uso del papel de la boletas, se reduzca el tiempo de las verificaciones y se eliminen riesgos de fraudes.

Si bien China recién está experimentando con sistemas biométricos para autorizar pagos, tienen la ventaja de que el uso de celulares es extenso. La incorporación de nuevas tecnologías es casi instantánea, lo cual permite mejorar los tiempos y calidad de servicios, a la vez que se obtiene información orientadas a mejoras de política y control por parte del Gobierno.

 
* Matías Aránguiz Villagrán es abogado de la Universidad Católica de Chile, socio de Mantian Investment y como parte de su doctorado es investigador del Centro de Fintech de Shanghai Jiao Tong University, en China.

Comparte en: