Suscríbete
Columnas

¿Eso realmente importa?

“…Personalmente he sido bendecida con algunos modelos femeninos increíbles, y como madre soltera de una hija, estoy constantemente alentando a las abogadas más jóvenes a apuntar más alto, a empujar los límites y a hacer que sus voces sean escuchadas….”

12 Julio, 2017 Comparte en:
Claire Martin
| idealisLex

Recientemente hablé por teléfono con un abogado con el que trabajé el año pasado. Durante la conversación, le mencioné que era agradable ver últimamente a muchas más mujeres en la lista de la Corte Suprema de New South Wales (Australia).

Pero él exclamó con disgusto: “¿Eso realmente importa?”

A lo que yo le respondí: “¡Sí!”

Esta conversación repugnante, me hace ver la importancia de los hombres en la lucha por la igualdad de género en la profesión jurídica.

Lo que más me entristece es el hecho de que sé que él tiene una hija de mi misma edad, con intereses y pasatiempos similares a los míos. Es una vergüenza pensar que las niñas están creciendo con padres que no consideran la importancia y el valor de la igualdad en un área tan importante de la sociedad civil.

Tus logros están solamente limitados por tu imaginación. Si una niña se cría con un padre, su modelo masculino definitivo, que piensa que no importa que las abogadas estén presentes en la Corte Suprema, su potencial para alcanzar mayores objetivos en su carrera es asesinado por su padre. Un techo de cristal se desarrollará en su mente y éste será muy bajo.

Actualmente, más de la mitad de los abogados practicantes de New South Wales son mujeres, y más de la mitad de ellas son menores de 40 años, por lo que es fundamental que las oportunidades que se ofrecen a las mujeres sean:

· Comparecer ante los tribunales.

· Tener un rol activo en discusiones.

· Contribuir y estar a la vanguardia de los resultados de las resoluciones de disputas.

Esto también permitirá a las mujeres ser modelos a seguir para las próximas generaciones.

Personalmente he sido bendecida con algunos modelos femeninos increíbles, y como madre soltera de una hija, estoy constantemente alentando a las abogadas más jóvenes a apuntar más alto, a empujar los límites y a hacer que sus voces sean escuchadas. Ignoro cualquier limitación, intimidación o dominación de aquellos que piensan que mi lugar está en cualquier otro sitio y no en la mesa donde se está discutiendo o tomando las decisiones.

Desde que se hizo la lista de abogados de bienes raíces en junio de 2015, fue dramáticamente evidente para mí, sobre la abundancia del género masculino. Y si había alguna mujer, nunca dijo nada.

En cada revisión de las propiedades en disputa, yo era la única representante legal del sexo femenino. En una ocasión, tuve una discusión ligeramente acalorada en la que un abogado nervioso estaba enfadado, agitando su dedo en mi cara como un niño travieso. Mientras mi sangre hervía, sentía que si alguien hablara con mi hija de esa misma manera, todo el infierno se habría desatado.

Además, de superar los desafíos de lidiar con las mentalidades de la vieja escuela, también están las generaciones de hombres más jóvenes que no tienen una opinión sexista, pero como no han recibido el tratamiento que las mujeres tienen, el resultado es una percepción deformada de que las mujeres están haciendo un alboroto más grande, sobre algo que ya no es un problema. Sólo porque no son contribuyentes, creen que el problema no existe. La visión que toman es que el tiempo arreglará esto, pero el tiempo ya ha pasado.

Mi objetivo es ser jueza algún día y estoy muy agradecida de que hay un número de ellas que no sólo son grandes modelos para el resto, sino que también dan su tiempo libre para inspirar a la próxima generación a apuntar más alto, a soñar en grande y a empujar los límites.

He sido bendecida con mentores y compañeros de trabajo de ambos géneros, y todos los sectores de la vida me animan a romper las barreras impuestas por las que se teme el cambio. Hay algunos miembros maravillosos de la profesión que me apoyan en el logro de mis metas y alimentan el fuego de mi determinación.

A principios de este mes, la mitad de los abogados de mi empresa asistieron a la función de la Sociedad de Derecho: Equitable Briefing, un evento de networking para abogados en litigios civiles. Fue una oportunidad maravillosa para que las abogadas encontraran a otras que trabajan en las mismas áreas del derecho que ellas. Fue una gran ocasión para socializar con algunos de mis abogados favoritos y conocer a más mujeres con las que habrá grandes sinergias.

Uno de mis asuntos actuales en mi trabajo es instruir a dos barristers mujeres. Ellas no tienen 30 años de experiencia en derecho inmobiliario y bienes raíces (Property Law), pero tienen mentes legales brillantes y CVs muy impresionantes. Ya es evidente que este caso avanzará de manera rápida, justa y rentable.

El futuro es más brillante si trabajamos juntos. Manténgase de pie, hable y salte sobre las escalas de la justicia en un esfuerzo por equilibrar la representación. Levante su propia mano, apoye a una mujer fuerte o nomine a una dama culta para un papel de liderazgo la próxima vez que surja la oportunidad.

Trabajar juntas, tener confianza y probarle al resto que lo que piensan importa.

* Claire Martin, estudió Derecho y psicología forense en la Universidad de Sydney. Luego, hizo un master en Derecho en Property Law en The College of Law. Actualmente trabaja como abogada de derecho inmobiliario y bienes raíces (Property Law) en Kreisson & Chair of NSWYL Property Law.

** Para leer su columna original, haga click aquí.

Comparte en: