Suscríbete
Columnas

Copyright Trolls: cuidado con las imágenes que subes

“Vas a recibir comunicaciones firmadas por despachos de abogados reclamándote el pago por el uso indebido de su fotografía y descuento si se paga antes de determinada fecha, y no van a parar hasta conseguir que pagues, y la indemnización (aunque nos pueda parecer desproporcionada), se fija conforme a los parámetros…”

22 Febrero, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Belén Salvador
Belén Salvador

Cómo no faltan los vivos, hay una nueva técnica perfectamente legal pero éticamente reprobable (al menos desde mi punto de vista) a la que en Norteamérica llaman Copyright Trolls.

Consiste en adquirir los derechos sobre fotografías que cumplen determinados requisitos: son bonitas, usables para múltiples propósitos y atractivas… Como tienen los derechos, las comercializan pero a precios desorbitados. Hasta aquí todo bien, oferta y demanda: quien quiera pagar, que pague.

Pero al mismo tiempo y como se trata de un negocio para incautos, dejan estas imágenes en Google con una fácil y rápida descarga para cualquier usuario.

¿Qué pasa a continuación? Efectivamente, tal y como están imaginando muchos deciden que por descargar unas imágenes no pasa nada y los propietarios del copyright que cuentan con que esto va a pasar, usan un software de rastreo para encontrar a los que quisieron ahorrarse algunos euros (lo barato sale caro como popularmente se dice…) y empieza la fase de acoso: los trolls.

Así que, si eres de los que piensan que no va a pasar nada por usar una imagen sin pagar por el derecho y decides descargarla, te conviertes en el blanco perfecto.

Vas a recibir comunicaciones firmadas por despachos de abogados reclamándote el pago por el uso indebido de su fotografía y descuento si se paga antes de determinada fecha, y no van a parar hasta conseguir que pagues, y la indemnización (aunque nos pueda parecer desproporcionada), se fija conforme a los parámetros que marca la Ley de Propiedad Intelectual, que es el importe que le hubiera costado al infractor abonar la correspondiente licencia de uso.

Por lo tanto si tienes imágenes en tu blog, página web etc., asegúrate que son legales, puede ser que la obtuvieras de alguna página de las que ofrecen fotos libres de derechos o que hayas pagado algo por ella; en cualquier caso, lee los términos de la licencia para estar seguro de que el uso que le has dado a la imagen es el correcto.

Si no sabes de dónde salieron, mejor bórralas y busca otras para ahorrarte quebraderos posteriores de cabeza y molestos cobradores.

 

* Belén Salvador Crespo es abogada de la Universidad de Granada, España, y es especialista en contratos de tecnologías de la información y protección de datos. Además, tiene un máster en gestión internacional de la empresa por EOI. Actualmente trabaja en In Motion Servicios S.A.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn