Suscríbete
Columnas

Carne Fraca: los efectos de la desinformación

“Esa corrección tardía hizo con que la carne brasileña quedara manchada ante los ojos de los consumidores, ya que lo que quedó de toda esa operación fue que ‘la carne brasileña no es confiable’. Información falsa, incompleta o mal entregada genera daños difíciles de reparar…”

28 Abril, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Raquel Frattini

Carne Fraca o “Carne Débil”, como se tradujo acá en Chile, fue el nombre que eligió la Policía Federal para la operación que investiga actos de corrupción en el Ministerio de Agricultura de Brasil, a través de la cual se afirma que empresas productoras de carne pagaban coimas a funcionarios públicos para que aprobaran la comercialización de productos con algún tipo de problema que impedía su venta normal. La expresión “A Carne é Fraca” es una alusión a que el cuerpo es débil y susceptible de actos despreciables. La elección de este nombre vincula la producción de carne en Brasil a un proceso de coimas, trampas y traiciones.

La operación llevó 35 personas a la cárcel y a la suspensión de exportación de carne proveniente de 21 frigoríficos investigados. De tales frigoríficos, 3 fueron intervenidos y su producción detenida por determinación del Gobierno brasileño. En ellos se produce pollo, pavo, salchicha y mortadela, excluyéndose la carne bovina.

Pero veamos algunas acusaciones y defensas de las empresas afectadas.

¿Hay papel cartón en la carne? Marcas pertenecientes al grupo BRF fueron acusadas de mezclar papel cartón dentro de ciertos embutidos. Lo que afirma BRF es que existe una confusión, ya que la situación cuestionada se refiere al embalaje del producto, el cual siempre ha sido de plástico y necesitaban cambiarlo a papel cartón.

¿Están vendiendo carne vencida? Se acusa adulteración de fechas de vencimiento de la carne, mediante pago de coimas a funcionarios del Ministerio de Agricultura. Para sacarle el aspecto de añeja a la carne, se estaría inyectando ácido ascórbico, entre otros productos químicos. La defensa es que el uso del ácido ascórbico está permitido de acuerdo a las normas internacionales de comercialización de productos de origen animal, y el ácido que está prohibido es el ácido sórbico.

¿Fue encontrada bacteria de salmonella en la carne? La defensa es que existen más de 2.600 tipos distintos de salmonella, los cuales dejan de existir al cocer adecuadamente la carne. Además, el tipo encontrado sería la Salmonella Saint Paul, respecto de la cual se admite su presencia en Europa en la carne in natura, o sea, sin manipulación industrial.

Algunos días después de decretada la suspensión general de importación de carne brasileña, el SAG reevaluó la situación y acotó las medidas tomadas, limitando la suspensión a los productos provenientes de los frigoríficos investigados en Brasil.

Esa corrección tardía hizo con que la carne brasileña quedara manchada ante los ojos de los consumidores, ya que lo que quedó de toda esa operación fue que “la carne brasileña no es confiable”. Fueron muchos los comerciales en la televisión, diarios y otros medios que dejaron bien claro que supermercados no estaban vendiendo carne brasileña, publicitando la carne argentina, uruguaya y nacional como “confiable”.

En especial, gracias a Carne Fraca el mercado nacional ha ganado espacio. De acuerdo con Rafael Lecaros, gerente de la Asociación Gremial de Plantas Faenadoras Frigoríficas de Carnes de Chile (Faenacar), “la situación con el país brasilero sirve para transmitir la importancia de tener en cuenta que la carne producida y controlada directamente en el país es la más segura que puede existir en el mundo” (Diario Financiero, artículo publicado el pasado 31/03).

Estos efectos en la economía demuestran que información falsa, incompleta o mal entregada genera daños difíciles de reparar. Se trata de una situación fácilmente constatable entre los vendedores y consumidores, respecto de la carne proveniente desde Brasil, cuya calidad seguirá siendo puesta en duda por cierto tiempo, de acuerdo a las palabras de Horacio Bórquez, de la Asociación Chilena de la Carne, y también de María Ignacia Medina, en información publicada en Diario Financiero, el 31 de marzo pasado.

Cabe a los interesados seguir informando de manera fidedigna los avances de las investigaciones en Brasil y los reflejos de éstas acá en Chile. El tema no debe caer en el olvido y los productos brasileños deben retomar el nivel de confianza que siempre tuvieron en la parrilla nacional.

 

* Raquel Frattini es abogada brasileña, titulada por la Pontificia Universidad Católica de Campinas – São Paulo en el año 2003. Desde mayo de 2014 está a cargo del Brazilian Desk del estudio Chirgwin Larreta Peñafiel.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn