Suscríbete
Columnas

Patrón de conducta: todos los abogados tienen uno (parte 1)

“Nos interesa el abogado, sus motivaciones, las decisiones que toma, por qué las toma, sus áreas de ejercicio, sus capacidades, potencialidades y proyecciones. Así sabemos quién es realmente cada uno”

21 Abril, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Matías Ortúzar

Son 6 años de dedicación exclusiva al análisis del mercado legal. A eso se suma haber entrevistado a más de 3.000 abogados. ¿Las conclusiones? Varias, pero una de las principales es que hay perfiles y patrones de conducta que se repiten en el tiempo.

Los abogados tienen ciertas tendencias o patrones comunes que en muchas ocasiones permiten definir estereotipos y la posibilidad de predecir su conducta futura.

Aunque la mayoría de quienes trabajamos en Idealis estudiamos Derecho y trabajamos en el ámbito legal, nuestra verdadera pasión es el entendimiento del ser humano, motivo que en cierta medida nos ha hecho abandonar el ejercicio legal.

Nos interesa el abogado, sus motivaciones, las decisiones que toma, por qué las toma, sus áreas de ejercicio, sus capacidades, potencialidades y proyecciones. Así sabemos quién es realmente cada uno. Y así podemos colocarlo en el lugar que corresponde a su perfil.

Haciendo historia, tras las primeras 500 a 800 entrevistas ya podíamos vislumbrar ciertos aspectos comunes. Pero cuando llegamos a las 1.000, los confirmamos: hoy podemos decir con certeza que existen patrones definidos de conducta entre los abogados.

Saberlo le permite a un reclutador bajar el riesgo de las colocaciones (nuestra tasa de éxito supera el 95%) y permite también orientar a los postulantes con asesorías.

A los más jóvenes, por ejemplo, podemos ayudarlos a evaluar de mejor manera sobre su idoneidad en algunas materias y sobre los lugares de trabajo específicos que son para ellos; a los más senior, podemos orientarlos con más claridad en una estrategia de carrera.

El análisis de estos mismos patrones o tendencias que hay en los abogados nos han permitido determinar otra cosa sumamente interesante: más que una cultura, la “personalidad” que tienen los distintos estudios jurídicos y fiscalías de empresas.

Tener “Personalidad” implica que cada uno de esos eventuales empleadores tiende a contratar personas semejantes, con intereses y patrones de conducta afines. Cuando se logra esa unión entre candidato y contratante el éxito está a un paso, pues el ecosistema de trabajo será consistente con las expectativas de ambos y se potenciarán las capacidades de cada abogado, haciendo que ese estudio o esa fiscalía sea mucho más que la suma de sus partes.

Le guste o no, lo sepa a ciencia cierta o no, una oficina o la gerencia legal de una empresa exitosa dependen, en gran medida, de la correcta selección de sus abogados.

* Matías Ortúzar M. es gerente de procesos de Idealis Legal Recruitment, consultora de headhunting con sede en Chile, dedicada exclusivamente a abogados.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn