Suscríbete
Gerencias Legales y Fiscalías

Gerencias legales de regiones, abogados que se desplazan de Santiago

¿Mejor calidad de vida versus una menor remuneración? Conversamos con tres abogados que optaron por trabajar fuera de la capital. Ampliación del espectro de oportunidades de desarrollo profesional y conocer de cerca los procesos operacionales para una mejor asesoría son algunas de las ventajas que identifican los profesionales.

5 Junio, 2019 Comparte en:

Fernanda Robles

Ejercer en regiones –ciudades alejadas de la capital– se ha vuelto un polo atractivo para el desarrollo profesional de abogados que buscando tener una mejor calidad de vida se trasladan a distintos rincones de Chile, como es caso de Mauricio Delgado, abogado titulado de la U. de Chile, quien después de trabajar dos años en Santiago decidió hacer un cambio en su vida e ir a vivir a Puerto Varas con su familia.

“Encontré trabajo en una empresa acuícola que, en ese entonces, recién estaba formando su área legal”, cuenta Delgado. Actualmente ejerce como subgerente de asuntos regulatorios de la misma compañía – Australis seafoods– y se encarga de temas como derecho regulatorio, permisos y medio ambiente.

Mauricio Delgado

Una situación muy similar vivió Carla Escuti, abogada titulada de la U. Católica de Chile, quien después de terminar sus estudios, trabajó dos años en el servicio público, en Santiago, hasta que decidió ir a vivir junto a su familia en Puerto Montt, ubicado al sur de Chile.

Ingresó a trabajar en WSP, una consultora medio ambiental en la que se integró como la única abogada de un equipo multidisciplinario. “Mi trabajo es super transversal a todos los temas que aborda la oficina: salmonicultura, agricultura y acuicultura… Es súper diverso el ámbito de aplicación del Derecho ambiental”, explica.

Oportunidades lejos de la capital

David Zaviezo, abogado de la U. de Chile también es otro de los profesionales que decidió dejar Santiago, pero en su caso, después de un año y medio de haberse titulado. “Me fui porque no quería vivir en Santiago. Tuve la experiencia de trabajar y ejercer como abogado y procurador cuando estaba en la universidad. Por el ritmo de trabajo y buscando una mejor calidad de vida nos trasladamos con mi esposa al sur”, cuenta. Hoy ejerce como jefe de medio ambiente, concesiones y certificaciones, un trabajo muy ligado a derecho administrativo, regulatorio, ambiental en Salmones Blumar, una empresa ubicada en Puerto Varas.

En términos laborales, los tres abogados plantean que una de las ventajas de trabajar en región es la posibilidad de ampliar el espectro de desarrollo profesional que tienen tradicionalmente.

Carla Escuti

“En mi caso, llegué a una oficina que no tenía desarrollada su área jurídica propiamente tal, lo que me ha permitido conocer distintos aspectos del Derecho Ambiental en que estoy dedicada actualmente. El nivel de especialización que adquiero solo por trabajar en esta consultora es super grande”, afirma Escuti.

Además, continúa. “Yo valoro la posibilidad de relacionarme multidisciplinariamente porque, en general, en Santiago uno se especializa o acota a un tema en particular, en cambio aquí al no tener tantos recursos a la mano uno tiene que ir aprendiendo y eso te posiciona desde otra óptica. Es súper enriquecedor…”, plantea Escuti.

En la misma línea, Zaviezo explica que a diferencia de quienes trabajan en Santiago, los abogados que trabajan en región, por lo general, no se encasillan en una sola área.
“Yo, por ejemplo, trabajé en la dirección regional de la CORFO y al mismo tiempo hacía clases y atendía a clientes particulares. Si bien en mi trabajo actual no veo temas estrictamente legales, la formación que tengo como abogado me permite trabajar en empresas o rubros regulados en los que existe una constante interacción con los servicios públicos y las entidades fiscalizadoras”, cuenta.

“Las que premian más en renta son universidades de Santiago”

Las universidades de procedencia son un antecedente importante para quienes buscan establecerse lejos de la capital. Esto no solo por el hecho de que gracias a ello logran optar a más y mejores ofertas de trabajo sino también por las remuneraciones que obtienen por la institución en la que estudiaron.

“El mercado te comunica en tu primer trabajo que la universidad en la que te formaste es súper relevante. Y en general, las que premian más en renta son universidades de Santiago”, señala Delgado.

El peso de haber trabajado en la capital

Otra cualidad que se considera en los abogados es su la experiencia laboral anterior. Según lo que plantea Delgado, es importante que los abogados hayan tenido una experiencia significativa en un estudio de nicho en Santiago.“Desde esa perspectiva, hay un cierto peso en la gente que se va a estudiar desde regiones a Santiago, porque puede acceder a vitrinas que son mucho más valoradas, en general, por quienes buscan gente para integrar sus equipos”, explica.

David Zaviezo

Zaviezo, por su parte, también plantea que el origen de procedencia de los abogados también es un dato importante para quienes buscan personas para integrar sus equipos. “La gente que es de la región tiene mejor llegada, tiene más conocimiento de otras personas, redes. De igual forma, la universidad en la que te formaste también ayuda bastante”, dice.
Si bien Escuti concuerda en que el bagaje de haber trabajado en un estudio en Santiago te permite acceder a más ofertas laborales también advierte la dificultad de ejercer una especialización. “Por mi experiencia, he visto que en estudios jurídicos se dedican a temas más genéricos, en regiones es distinto. Si escoges y comienzas a ejercer un área de especialización en una zona determinada, es difícil que puedas volver a Santiago”, cuenta.

Vivir a 15 minutos de tu trabajo

Además de vivir cerca de sus trabajos y en ciudades con menos tráfico, rodeados de naturaleza –lo que incide directamente en una mejor calidad de vida– los tres abogados concuerdan en que otra de las ventajas que conlleva ejercer en la misma región en la que se ubica la empresa es la cercanía que tienen con los procesos operacionales y productivos que permite un funcionamiento más práctico de su trabajo.

“A veces las medidas quedan muy buenas al ojo de revisor, pero terminan siendo un problema para la empresa. Entonces, conocer de más cerca los procesos permite constituirnos como un mediador entre la operación de la compañía y la asesoría más experta o más fina de un abogado externo. Desde esa perspectiva yo siento que se logra tener un producto que se ajusta mucho más a las necesidades de la empresa y a la forma en que opera para que les resulte cómodo también”, explica Delgado.

Consultores externos

En el caso de Australis, empresa en la que trabaja Delgado, la gerencia legal se divide en tres equipos de subgerencias: contractuales, comerciales y corporativos, concesiones marítimas y acuícolas, y asuntos regulatorios. Si bien cada área gestiona directamente los temas que les corresponden también se apoyan de despachos y consultores externos para temas técnicos y estratégicos.

Escuti también trabaja en conjunto con estudios de abogados, en su caso especializados en litigación ambiental, esto es, cada vez que las evaluaciones ambientales son judicializadas luego de enfrentar una fiscalización o un proceso sancionatorio.

“Yo juego un rol de nexo entre el cliente, el estudio de abogados especializado y la oficina. Nosotros elaboramos los insumos técnicos para la elaboración de escritos netamente jurídicos para los procesos de descargos o preparación de escritos de reclamación y cosas así”, explica Escuti.

El abogado Zaviezo que ejerce desde el Derecho administrativo cuenta que su trabajo consiste en gestionar los escritos y textos legales de la empresa con el apoyo de estudios. “Trabajo con abogados y despachos que están en Santiago, Valparaíso o en la Región de Los Lagos – sur de Chile–, ellos me mandan borradores de escritos o presentaciones de la Contraloría o a la SubsecretarÍa de pesca y yo los reviso. Soy la contraparte de ese abogado”, explica Zaviezo.

Poca especialización

La inquietud de especializarse en sus respectivas áreas también es un tema para los abogados que buscan continuar perfeccionándose a través de la realización de programas académicos. Una de las desventajas que identifican todos los entrevistados trata justamente de la poca oferta de programas que permiten su especialización. La mayoría son impartidos en Santiago y por temas de conectividad y costos, dicen que es difícil realizarlos.

“La oferta de diplomados y magíster está concentrada en Santiago y no existe posibilidad de desarrollo. En temas medioambientales jurídico no hay mucha oferta y la que hay, está relacionada a la industria propiamente tal en aspectos de ingeniería, pero sobre derecho. No lo encuentras. Y en el fondo, es como decir que no encuentras un diplomado en minería, que es una de las actividades más importantes de la región, por lo menos de la décima”, afirma Escuti.

Sumado a la falta de programas académicos los profesionales también plantean que existe una escasez de abogados especializados en el desarrollo, utilización y regulación de recursos y procesos industriales en Chile, como la industria acuícola, de salmón y medio ambiente.

“Acá hay un espacio que sería super interesante de desarrollar porque los clientes buscan relacionarse con despachos en Santiago porque no les da confianza de recurrir a los estudios de la zona a pesar de que aquí existe una cultura acuícola super fuerte e importante. Sin embargo, no encuentras abogados o estudios de abogados a los que tu puedas recurrir”, explica Escuti.

 
También te puede interesar:
Los gerentes legales son cada vez más poderosos
Quiénes son los abogados de Google en el mundo
Encuesta: gerentes legales de grandes empresas tienen más poder y buscan bajar costos de externalización

Comparte en: