Suscríbete
Chile

Congestión podría hacer realidad la tarificación vial en Chile

El parque, de más de 4 millones 700 mil vehículos, podría ser regulado en casos de congestión y contaminación, lo que permitiría el cobro por circulación. Constitucionalistas y parlamentarios debaten sus efectos.

13 Julio, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

santiago-julio-2016Claudio Soto. Panorámica de Santiago.

 
Al igual de lo que ha ocurrido en grandes urbes de Sudamérica, Estados Unidos y Europa, Chile podría optar en el mediano plazo por un sistema de tarificación vial, luego que el Gobierno aceptara regular directamente la circulación de vehículos por causa de congestión vehicular o contaminación atmosférica.
 
La idea, que dese hace varios años da vuelta en la cabeza de las autoridades y que afectaría a un parque automotor que supera los 4 millones 750 mil vehículos, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), volvió a retomar fuerza, más allá de los “tacos”, y luego de los constantes episodios de mala calidad del aire, no sólo en la capital Santiago, sino que también en otras 5 capitales regionales (Talca, Temuco, Valdivia, Rancagua, Concepción), entre otras.
 
Si bien en un principio la tarificación no se reconoció explícitamente, una indicación del Ejecutivo a una moción parlamentaria que buscaba regular la circulación de vehículos por congestión y/o contaminación, hizo realidad la idea el pasado 20 de junio, luego que ésta fuera ingresada formalmente al parlamento, modificando con ello la actual Ley de Tránsito (N° 18.290).
 
“Cuando la medida de prohibición (de circulación) se adopte por congestión vehicular, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones podrá exceptuar a aquellos propietarios de vehículos motorizados que enteren una tarifa para circular en las vías”, señala la indicación del Gobierno, estableciendo además la evaluación cada 12 meses de la prohibición por parte de los ministerios de Transportes y Medio ambiente, para conocer su incidencia en la congestión y contaminación.

Discusión abierta

Públicamente, algunos abogados han precavido que una regulación por congestión y contaminación, y que podría traducirse en una tarificación vial, de acuerdo a ciertas condiciones, podría afectar el libre desplazamiento garantizado en la Constitución, si éstas no se basan en mediciones reales, científicas y plenamente fundamentadas.
 
Arturo Fermandois, ex embajador y destacado constitucionalista, ya había puesto una voz de alerta, al comentar en el diario El Mercurio, los problemas que podría originar. “Sabemos que la Constitución autoriza la limitación de derechos para proteger el medio ambiente, pero esa limitación debe ser gradual y proporcionada, entendiendo que estuviese justificada científica y lógicamente”, advirtió.
 
En el ámbito político, y pese a que el Gobierno le puso urgencia al proyecto que ahora patrocina, no hay mucho convencimiento. El Senador Hernán Larraín dijo que el proyecto es una mala iniciativa, pues “debiera ser parte de una política más amplia. Dictar por ley este tipo de soluciones es peligros y pensar que con una medida vamos a resolver el tema de la contaminación es una fantasía”, señaló una vez que se dio luz verde a la idea de legislar.
 
“El proyecto —a su vez señaló el senador Guido Girardi, uno de los autores de la moción original— faculta a las autoridades a tener un instrumento de gestión, pero que debe ser complementado para que no se incentiva la adquisición de un segundo automóvil”, dijo.
 
Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la contaminación en Chile presenta grandes desafíos, ya que de acuerdo a sus reportes, unas 10 millones de personas estarían expuestas a una contaminación promedio anual de MP 2,5 superior a la norma. Es decir, un 55% de la población se encontraría afectada con un riesgo directo a su salud.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn