Suscríbete
Mercado Legal

¿En qué se parecen un abogado y un vendedor?

Aunque no lo creas estos dos oficios comparten características. Aquí te contamos diez. Si quieres estudiar Derecho puede que cambies de opinión.

14 Julio, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
vendedorPixabay

Muy a menudo las personas que se destacan en el pensamiento crítico, el debate y el razonamiento lógico creen que su vocación en la vida es ser abogado. “Y no los culpo”, dice Jake Newfield, especialista en marketing, en su columna para el sitio Inc., donde analiza las similitudes entre los abogados y personal de ventas.
 
Desde el día en que ingresas a la secundaria, la fantasía de convertirte en un abogado está en todas partes, es casi tan frecuente como las ideas asociadas a convertirte en médico. Esto contribuye en gran medida al hecho de que la industria de la ley actualmente está sobresaturada: los costos de matrícula por las nubes, la reducción de las tasas de aceptación y, sobre todo, la disminución de las oportunidades de empleo, analiza el especialista en marketing.
 
Y reflexiona sobre que muy a menudo la gente asocia las habilidades de argumentar convincentemente con una prometedora carrera en derecho. Si eres una de esas personas, mejor le conviene explorar otras carreras. Piense dos veces antes de comprometerse a estudiar los próximos cinco años y gastar grandes sumas de dinero para obtener un título que podría no ser su mejor opción.
 
Mientras que el campo del Derecho está sobre poblado, actualmente el rubro de las ventas especializadas en tecnología se encuentra insatisfecho. Y más aún el potencial de ingresos es mayor en las ventas, que siendo abogado. Hay decenas de compañías tecnológicas que pagan a cientos de personas $1 millón de dólares por año por el manejo de grandes cuentas. Es un hecho demostrable, que son más las personas dedicadas a ventas las que alcanzan este sueldo, que los abogados, cuenta.
 
Si consideras que tu destino es la carrera de Derecho, ten en cuenta otras posibilidades que también serían ventajosas según tus habilidades. De hecho, puedes comenzar leyendo estos 10 rasgos que tienen en común un abogado y un vendedor antes de tomar un crédito apea pagar la escuela de derecho:

1. Orientado por los resultados
¿Trabajas orientado por los resultados? Estupendo. Así es todo buen vendedor. Si te gusta cerrar acuerdos y hacer que las cosas sucedan, no existe una mejor forma de vender. En el derecho trabajar orientado por los resultados es primordial en lo que respecta a la documentación.

2. Capacidad para argumentar
En realidad, la mayoría de los abogados sólo llegan a “discutir” después de que hayan trabajado entre 4 y 8 años como asociado y se hayan convertido en socios de su firma. Esto es, por supuesto, sólo si entran en litigio. Cualquier otra práctica del derecho no pasan gran parte del tiempo argumentando. En las ventas, en cambio, se está discutiendo y negociando constantemente.

3. Habilidad para persuadir
Los abogados se han convertido en sinónimo de persuasión y manipulación. Esto sería una falacia. Mientras el ejercicio profesional del día a día requiere una capacidad de persuasión relativamente nula, en las ventas el éxito depende de este factor.

4. Capacidad de ver y entender ambos lados de un argumento
En el Derecho el lado que defiendes es el lado que te ha sido asignado para abogar. Del mismo modo, en las ventas es necesario entender a fondo los dos lados de un acuerdo para hacer un trato suceda.

6. Habilidades verbales y escritas
Ventas es el arte de comunicarse con eficacia para alcanzar una meta. Las habilidades escritas adquieren un significado diferente en el derecho. No se trata tanto de una escritura creativa y convincente, sino que es una repetición mecánica de las opiniones ya expresadas y de los aspectos legales.

7. Habilidades de oratoria
Los abogados necesitan buenas habilidades de oratoria, sobre todo si llegan a ser litigantes… y el personal de ventas está hablando con clientes 9 horas al día.

8. Capacidad para conectarse con los clientes
La comprensión y la conexión son importantes para el abogado, pues así puede captar y expresar la posición de su cliente de una manera que logre empatía, sea con un juez, un jurado o cualquier interlocutor. Del mismo modo, un ejecutivo de ventas debe tener una destreza especial que le permita establecer una relación rápida y significativa con sus clientes. ¿Cómo? Mediante una secuencia estratégica e intencional de los diálogos que fomente la empatía.

9. Separar las creencias personales del negocio
La agenda de los abogados se centra en torno a sus objetivos de negocios y no se guía por su propia brújula moral o creencias personales. De igual manera, el personal de ventas abarca una agenda ligada al crecimiento de su empresa, y la búsqueda de asociaciones adicionales.

10. Los pensadores críticos
Tanto los abogados como el personal de ventas deben resolver problemas. La capacidad de comprender críticamente, analizar, evaluar, y luego actuar en un punto de tensión es fundamental para sus habilidades en la ejecución de ofertas y demandas.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn