Suscríbete
Mercado Legal

¿Tienes una entrevista de trabajo por Skype? Estos tips te pueden ayudar

Ten una buena conexión a internet, evita las distracciones y no exageres son algunos de los consejos.

28 Septiembre, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
entrevista de trabajoPixabay
Pierina Cavalli



1. Una buena conexión a internet. Por más básico que esto suene hay que preocuparse de tener el programa y una buena conexión a internet. Muchas veces ocurre que el tráfico de megas no es el mejor y la voz se escucha retrasada o la imagen se corta. “Si esto ocurre durante una entrevista de trabajo causa distracción. Se pierde el tiempo y el foco de la entrevista”, dice Karin Brandes, managing partner del estudio peruano Cladwell Partners.

2. Un lugar tranquilo. Saber elegir el sitio donde contestar la llamada es importante. “Debes estar en una habitación sin ruido y donde no circule gente. Si en la mitad de la entrevista te volteas a saludar a quien acaba de entrar o contestas el celular, no estás dando una buena señal”, explica Brandes y continúa: “Aunque la tendencia del mundo es ir a lo casual, estos factores distraen y muestran al entrevistado como si no estuviera interesado”. También es importante que no hayan grandes cuadros en la pared, ni colores fuertes: “la cámara debe mirar a la persona, su imagen es la que debe de resaltar, no los elementos decorativos”, dice la experta.

3. Lenguaje no verbal. Los gestos, la posición, la mirada, transmiten información, como el interés por el empleo, la seguridad en sí mismo o cuán transparente la persona es. Todos esos aspectos impactan en el entrevistador e inclinarán la balanza hacia un lado u otro. Lo que más se ver en una entrevista por Skype es la cara, por lo que “la cabeza ligeramente inclinada muestra interés y simpatía, el contacto visual directo es signo de confianza y seguridad, desviar la mirada en forma repetida significa desinterés o impaciencia, una sonrisa que solo implique mover la comisura de los labios es habitualmente una sonrisa educada y cumplidora que podría ser falsa o forzada, la forma de distinguir una sonrisa genuina de una falsa es mirando a los ojos de la persona. Si el contorno de los ojos se arruga, entonces, la sonrisa es genuina”, dice Karina Pérez, directora de Robert Half en Chile.

También se ven las manos y los brazos que también no dicen cosas: “los brazos abiertos o extendidos normalmente significan que uno está dispuesto a recibir ideas, relajación o emoción. Por el contrario, los brazos cruzados a menudo significan incomodidad, malestar o una actitud defensiva. Gesticular mucho con las manos indica pasión, ya sea positiva o negativa. Tocarse constantemente la cara o la ropa con las manos, o jugar con un objeto pequeño, por ejemplo, es signo de incomodidad”, indica Pérez.

Como dato extra, nos dice que, “un torso erguido y abierto demuestra confianza y comodidad y un torso encorvado puede significar cansancio, timidez o actitud defensiva. Cuando una persona, consciente o inconscientemente, imita las acciones de su compañero de conversación, esto indica comodidad, apoyo y conformidad”.

4. Vestimenta formal. “Se recomienda una vestimenta formal, de oficina, pero la experiencia del candidato y el puesto al que aspire también condicionarán ligeramente el vestuario, para no parecer demasiado pretencioso ni demasiado descuidado”, dice Pérez. Y Brandes coincide: “La vestimenta ayuda a saber quién es la persona, si el trabajo es en marketing, tiene que usar algo trendy, si es en el sector de innovación no puede vestir de terno”.

5. Exponer de forma clara las ideas. “Los principales aspectos en los que nos fijamos los reclutadores son: la capacidad que tiene el entrevistado para exponer en forma clara y ordenada su trayectoria y su experiencia laboral; su habilidad para destacar los logros conseguidos, y no solo un resumen de sus diferentes puestos de trabajo en forma cronológica; su inteligencia para hablar también de los fracasos y de lo que aprendió de ellos. Nadie es perfecto, así que un candidato que solo hable de virtudes y bondades no resulta muy creíble. Nos preocupa que sea honesto, que transmita confianza y que sea ágil. Si se hace una pregunta para la que no tiene respuesta o la desconoce, mejor decirlo o buscar una alternativa que intentar inventar la respuesta ideal”, recomienda Pérez.

6. Los errores que no hay que cometer, según la directora de Robert Hall son:
– El error más clásico es no llegar con la tarea hecha. Es decir, de un candidato se espera que se haya preparado, que se haya informado sobre la empresa, la posición e incluso sobre la persona que le va a entrevistar.
– No hay que mostrarse ni demasiado entusiasmado, para no parecer “desesperado”, ni demasiado apático, para que el entrevistador no sienta que tiene poco interés. Todo en la medida justa.
– La puntualidad, en este caso conectarse a la hora que se había acordado, incluso unos minutos antes, es vital.
– Se valorará que el entrevistado conteste en forma auténtica, y no con las repuestas que se supone que el entrevistador quiere oír.
– Es importante no contestar con respuestas demasiado largas y no precipitarse para responder.
– Nunca hables mal de su antiguo trabajo, jefe o compañeros, pues te podría jugar en contra.
– No mientas en su formación o experiencia profesional, ni la exageres demasiado.
– Prepárate para responder a las preguntas adaptando tu perfil al perfil del puesto al que aspiras.
– No hables de vacaciones, salario o beneficios en la primera entrevista, a no ser que el entrevistador te pregunte. De ser así, tienes que tener una cifra pensada. Puede no ser exacta, sino un rango.
– Por último, haz preguntas. Prepara 4 o 5 preguntas relevantes como, por ejemplo, qué opciones de desarrollo de carrera entrega la empresa, cómo es el equipo en el que tendría que trabajar, cuál es la media de permanencia en la empresa.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn