Suscríbete
Mercado Legal

Técnicas para que un abogado se destaque al hablar en público

Una abogada especialista en comunicación da sus mejores tips para que tengas confianza en ti mismo al enfrentarte a una audiencia: saber de lo que se habla, dinamismo en la voz, y elementos visuales de apoyo son algunos. ¿Eres expositor en alguna conferencia? Lee esto.

29 Diciembre, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Pierina Cavalli

María Jesús González-Espejo, directora de EmprendeLaw, es abogada, pero gracias a un trabajo que le ofrecieron hace varios años se ha dedicado a la estrategia comunicacional. El pasado 15 de diciembre varios abogados de empresa fueron a un taller dictado por esta experta en comunicación en España. En una charla de una hora y media analizó las razones por las que el abogado necesita hoy más que nunca expresarse bien en público y las técnicas para lograrlo.

La clase fue emitida en vivo, pero tomamos los puntos más importantes para explicarlos en este artículo. Si quieres profundizar en los temas puedes hacer click aquí para ver la sesión completa.

Pero antes de las técnicas, necesitamos saber por qué es importante tomar en cuenta sus consejos. La misma María Jesús responde: “Porque es clave para tu desarrollo profesional. Hay mucha competencia interna y externa. Si quiero prosperar en mi negocio, necesito hablar en público bien”.

Quizás quieres ser un líder, te gustaría dar clases, o tal vez sólo quieres convencer a otros de que son buenos en tu puesto, para que tú puedas irte tranquilo a otro; para todo sirve saber expresarse. “Se ha estudiado y demostrado: hablar bien en público no sólo ayuda a que los otros se convenzan de lo que digas, sino que te ayuda a ti a que te convenzas de lo estupendo que eres. Y para mí eso es lo más importante, porque la base de todo es estar contento con uno mismo”, dice María Jesús.

No necesitas estar de acuerdo con todo y quizás algunos consejos te parezcan cliché, pero más de algo te hará sentido.

1. Hablar alto

Lo primero que hizo María Jesús cuando partió su taller fue presentarse. Luego, le pidió a cada uno de los participantes que hicieran lo mismo. Esto no era sólo para conocerlos, sino que para escuchar cómo se expresaban. Tuvo varias dificultades para oír a ciertas personas, por lo que su primer consejo fue: “cuando hablamos en un grupo yo tengo que hablar tan alto que la persona que está al lado mío le moleste, porque mi objetivo es que la persona que está más lejos de mí, me escuche”.

2. Autoestima y autoconfianza

“Tu eres tu lenguaje no verbal”, dice María Jesús. Y explica que es más importante el lenguaje no verbal que el oral, es decir, cómo me muevo, cómo me siento, cómo muevo mis manos, mi tono de voz, cómo miro.
“Si me siento y apoyo los codos en las rodillas, no me veo segura. Si quiero demostrar que soy poderosa -que sé de lo que hablo, que estoy segura, que voy a lograr persuadir- no me voy a sentar doblada en el rincón más lejano en relación a mi jefe para parecer humilde. Me voy a sentar a su derecha, porque ése es el lado del poder. Además, me voy a sentar bien, incluso abrir un poco las piernas, aunque se vea feo, sobre todo en las mujeres, pero abrir un poco las piernas te sujeta. Me pongo cómoda. Eso transmite seguridad”, asegura la abogada.

3. Presentaciones efectivas

Antes de dar una charla hay que reflexionar sobre los siguientes temas: quién es la audiencia, que expectativas tienen, cuáles son sus gustos; qué quiero conseguir, qué emociones quiero generar, ¿miedo?, ¿emoción?, ¿empatía?, ¿amor?, ¿solidaridad?. También haya que estructurar la información del discurso y pedir un feedback al finalizar, así se puede mejorar para la próxima vez.

4. Persuasión

¿Quién es capaz de persuadir a alguien? Una persona que sea confiable. “Si yo no genero confianza, no me van a escuchar. Tengo que ser fiable, dar la impresión de que algo sé y que de mí algo se puede extraer. Tengo que ser energética, dar lo mejor de mi misma. Hablar alto, claro, demostrar que tengo energía. Contar algunas cosas divertidas, porque si todo es muy teórico el público se va a aburrir”, cuenta la experta.

5. Conocimientos y habilidades

Hay que saber de lo que se habla, conocer el tema, la profesión que le sirve la información y las técnicas de comunicación. En cuanto a las habilidades, hay que ser asertivo, simpático, autocontrol (los malos días no se pueden notar ene l ambiente de trabajo), autoconocimiento.

6. Imagen, realidad, percepción

La realidad y percepción tiene que coincidir con la imagen que yo quiero dar de mi mismo. La gente trabaja su imagen con la finalidad de transmitir algo, de lograr que la gente piense lo que tú quieres que piensen. “Tardamos 4 minutos en decidir cómo es una persona, por lo que es muy importante la primera impresión”, cuenta la experta.

7. Empatía

“A los abogados nos encanta demostrar que sabemos más que los demás, y hablamos otro lenguaje. Pero la empatía se genera en función de si te acercas o no al público que tienes adelante. Por eso, hay que utilizar el lenguaje de cuando teníamos 18 años, a no ser que quieras hablarle solo a catedráticos en derecho”, agrega María Jesús.

8. Tono de voz

Un tono de voz bajo y monótono, es horroroso. Hay que subir y bajar la voz, sentarse y pararse, hay que ser dinámico frente al público.

9. Elementos visuales

La mayoría de la gente tiene memoria visual, por lo que tener este tipo de elemento es esencial para la presentación. Imágenes, vídeos, Youtube, rompen el esquema y la información se entrega de una manera más didáctica.

10. A hablar en público se aprende hablando

Hay que dedicarle tiempo. Bastante. Ir a conferencias y debates es una buena forma de aprender.

Como bonus track la abogada recomienda explicar el tema de la presentación con analogías, comparaciones, estructuras, orden cronológico, ventajas y desventajas, para que la gente recuerde más fácil sobre lo que se habló. “Se pueden usar evidencias científicas para impactar más, decir cosas que no han dicho otros, contar otras historias. Ser originales para diferenciarnos con otros”, conluye.

 

* Lee nota relacionada publicada en Law & Trends.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn