Suscríbete
Mercado Legal

Reuniones de trabajo: ¿hay o no disposición a conversar?

Son múltiples los factores a considerar, pero hay tres que son fundamentales: la vestimenta, una buena postura y los gestos faciales. No obstante, comienza por apagar tu celular antes de entrar.

17 Octubre, 2016 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

reuniones de trabajoPixabay

Movimientos, un bostezo, cruce de piernas, miradas por la ventana o insistentemente al celular. Son múltiples las señales que el cuerpo envía a nuestros interlocutores en una reunión de trabajo, por lo que hoy —en cualquier nivel de la organización, sea ésta de directores, gerencial o de jefatura a trabajadores— es imprescindible tener en cuenta.

Los especialistas se han puesto de acuerdo en un primer punto. Las reuniones ya no son eternas, ya que nadie dispone de mucho tiempo, lo que ha servido para tratar de manera objetiva y ejecutiva los temas que importan, pero lo que dice aun es más importante “dar buenas señales de lo que se conversa se entiende y no es esfuma por falta de interés”.

Verónica Donoso, psicóloga senior de ACC & Consultores, empresa de asesorías legales, contables y organizacionales, experta en el ámbito gerencial, señala que una reunión exitosa es aquella en donde todos los que participan tienen una disposición anímica y corporal absoluta con lo que se discute, aunque se trate de un proceso de negociación altamente complejo.

“Un lenguaje corporal adecuado, así como mi comportamiento en general, forma de vestir, tono de voz, y expresión facial entre otros son claves para, primero, generar confianza y luego para avanzar en lo que se desea discutir, por muy complejo que esto sea. Son elementos que cada vez más se toman en cuenta por equipos negociadores, por ejemplo”, señala la profesional.

No a los dispositivos móviles

Según Donoso, si bien son múltiples los factores a considerar hay tres cosas que son fundamentales en una reunión de trabajo: la vestimenta, una buena postura y los gestos faciales.

“Puede parecer algo anticuado, pero nadie puede reunirse con un alto ejecutivo, un ministro o un gerente, vistiendo inadecuadamente. La sobriedad y un buen uso de colores, nada más y nada menos, pueden transmitir profesionalidad en lo que se hace”, señala. “Por cierto, hay que considerar de qué tipo de reunión se trata”, agrega.

Una buena postura, dice la psicóloga, parte con un apretón de manos y buen contacto visual. Eso denota respeto por el otro, seguridad y concentración con lo que se quiere y busca. “Lo mejor es ser auténtico, pero eso no significa ser displicente”, señala.

Donoso señala que es bueno reforzar algunas ideas que interesan con algún movimiento, con un determinado tono de voz o con un quiebre, siempre manteniendo un contacto visual. Cuando se escucha, lo importante es estar bien sentado, atento, con la atención plena de lo que se oye, incluso para poder preguntar o despejar dudas.

“No se debe inclinar el cuerpo, estar mirando para otro lado o por la ventana, ya que las señales no verbales transmiten respeto y atención. No se deben cruzar los brazos mientras escucha a la otra parte, jugar con el pelo, ni menos distraerse con su smartphone, tablet o notebook. Si estamos ahí es para conversar sobre algo que nos interesa. Mejor apáguelo antes de ingresar. Las cosas, como decía mi abuela, entran por los ojos”, cierra la experta.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn