Suscríbete
Mercado Legal

El modo litigante, entrevista a José Antonio Cousiño

Los profesionales del mundo jurídico cada vez tienen retos más exigentes. La tensión que eso produce es cada vez mayor y conocer sus límites es fundamental para prevenir consecuencias que perjudiquen su salud.

9 Septiembre, 2019 Comparte en:
Manuel Trujillo

La modernidad y la velocidad de los cambios que ocurren diariamente exige un esfuerzo cognitivo cada vez mayor a los profesionales del mundo jurídico. ¿Están preparados? ¿Cómo pueden manejar su respuesta ante el estrés? ¿Les trae consecuencias estar en un modo litigante de forma permanente?

En Idealex.press conversamos con José Antonio Cousiño, sicólogo especialista, facilitador, y conferencista en “felicidad, desarrollo y mindfulness organizacional”, sobre la exigencia y tensión cada vez mayor a la que están expuestos abogados, fiscales, y otros cargos del mundo jurídico.

¿Cómo influye la cultura actual en la generación de estrés a los diferentes profesionales? Para Cousiño, la economía liberal provoca que los profesionales sean cada vez más exigentes consigo mismos y tomen cada vez más responsabilidades, sin lograr un equilibrio entre lo personal y laboral.

“En la sociedad actual, uno de los principales motivos de estrés es la propia exigencia del profesional: la autocrítica”, agregó el especialista.

La autocrítica es concebida como una “herramienta poderosa de autogestión”, pero también forma parte de los principales elementos que provocan estrés en los profesionales, pudiendo incidir negativamente en el desempeño de la persona afectada.

Cousiño considera que existe una relación directa entre los abogados y el estrés: “El trabajo legal se basa en situaciones de beligerancia. Hay litigio de dos partes contrapuestas. Eso activa la respuesta de estrés”.

El sicólogo también destaca que la “exigencia cognitiva en buscar las fallas, riesgos y amenazas” activa el “modo litigante”, que se podría describir como un estado peleador o alerta.

En este caso, la respuesta fisiológica del profesional es “pelear o salir corriendo”. No es “resolver problemas de una forma creativa”, explica. “Lo que el profesional necesita en ese momento es bajar el umbral de excitación y tensión para lograr el equilibrio, y así funcionar de manera adecuada. Un poquito de tensión está bien porque me despierta y me dispone para la acción, pero solo un poquito. Y esas personas deben conocer sus propios límites”, destacó.

Puedes ver la entrevista en el siguiente video.

Comparte en: