Suscríbete
Mercado Legal

Legal Project Management: dirección de equipos, negociación y resolución de conflictos

En su primer año, el International Institute of Legal Project Management (IILPM) ha certificado el Legal Project Management en 21 países. En Chile la Universidad Católica de Valparaíso junto a Thomson Reuters han lanzado un nuevo programa, el Diplomado en Legal Management, que cumple con los requerimientos para solicitar la certificación LPP.

7 Mayo, 2018 Comparte en:
Javiera Bianchi
LPMLegal Management Program Latam

El Legal Project Management (LPM) es la aplicación de principios y prácticas de gestión de proyectos para mejorar la prestación de servicios legales. Esto incluye habilitación de tecnología y mejora de procesos y habilidades fundamentales en project management, como la dirección de equipo, la negociación y la resolución de conflictos.

Tanto en estudios como en departamentos de servicios jurídicos in house, la tendencia global es hacia servicios legales de precio cerrado y a la introducción de la función de LPM como vector para incrementar la eficiencia y productividad.

El Instituto Internacional de Legal Project Management (IILPM) se constituyó en febrero 2017 como una colaboración entre expertos de LPM en todo el mundo. Con sede en Australia, cuenta con el respaldo de una red de Proveedores de Capacitación Acreditados en los Estados Unidos, el Reino Unido, España e Italia. El Instituto nace de la idea de crear un estándar de calidad constante en la educación y formación.

“Hasta ahora no ha habido estándares o competencias mundiales que guíen la educación de LPM. Los estudios de abogados no han podido evaluar adecuadamente a los proveedores de capacitación ni validar las habilidades de los abogados según un estándar mundial reconocido. Las universidades están empezando a reconocer la necesidad de integrar la capacitación en gestión de proyectos y necesitan orientación sobre los contenidos que son necesarios para formar con el perfil de Legal Project Manager. El IILPM proporciona información, educación y certificación global para garantizar prácticas de legal Project management que cumplan con los requerimientos de alta calidad “, explica el presidente del IILPM, Todd Hutchison.

Así, el instituto ha lanzado dos certificaciones que tienen reconocimiento y validez a nivel internacional. Por una parte, la certificación Legal Project Associate (LPA) está dirigida a los profesionales que participan en asuntos legales como equipo de proyecto.

Por la otra, la certificación Legal Project Practitioner (LPP) pretende certificar el conocimiento de las principales técnicas y herramientas necesarias para liderar proyectos jurídicos e implementar el LPM en un despacho a nivel operativo y estratégico.

En su primer año de actividad, el Instituto ha ofrecido certificados en 21 países de todos los continentes, incluyendo a Chile. Otros países de Sudamérica están actualmente pendientes de certificación como Perú, Colombia, Uruguay y Ecuador.

LPM en Chile

La Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (Chile), en colaboración con Thomson Reuters LATAM, lanzó este año la primera edición del Diplomado de Legal Management LATAM. Está co-dirigido por Anna Marra y Adolfo Silva Walbaum.

El programa está dirigido a toda América Latina en doble formato: streaming/online y presencial/online. Hoy cuenta con más de 70 inscritos. Gracias a la colaboración con el IILPM, este año se certificarán como LPP abogados de Chile, Uruguay, Colombia, Perú, México y Ecuador.

“Estoy entusiasta de ver cómo el LPM se está consolidando también en Latinoamérica como herramienta de mejora, de sostenibilidad y de problem solving, frente a la creciente necesidad de gestión de las complejidades, rediseño de la práctica legal y velocidad de los mercados”, comenta Ana Marra, Councillor del Global Advisory Council del IILPM.

“El entusiasmo que nos transmiten los alumnos nos demuestra que el sector legal en LATAM quiere crecer y adquirir habilidades y conocimientos transversales y multidisciplinarios para reinventar la profesión. Es quizás el momento más atractivo y desafiante para la abogacía de la New Law”, agrega.

Más creatividad, menos pensamiento técnico

“Los abogados vienen de una formación totalmente tradicional donde se privilegia el contenido estrictamente técnico jurídico y no han recibido suficiente información de todo lo relacionado con el management. En general, no tienen dificultades en el aprendizaje, pero les cuesta quitarse el gorro de abogado y ponerse el de Project Manager para evaluar casos en su globalidad y no solo desde la perspectiva jurídica”, dice Anna Marra.

El primer contacto es el que cuesta realmente, continúa. La idea es que los abogados tengan una estructura para dirigir y que así generen un despacho productivo y sostenible en el tiempo. Para ella, dos de los grandes desafíos para tanto para los despacho emergentes como para los grandes, es entender que el posicionamiento y la fidelización del cliente son retos de la mayor relevancia y que no pueden ser ignorados.

Además, la Councillor del Global Advisory Council del IILPM, sugiere que en las universidades se enseñe a pensar de maneras distintas a las tradicionales. “Según The Future Jobs de el World Economic Forum, las habilidades que más se van a necesitar en 2020 son el problem solving, la creatividad y el pensamiento crítico, y esas son las habilidades principales de un Product Manager”, finaliza.

Anna Marra cree que también se debería aprender a trabajar de forma transversal y multidisciplinar.

Comparte en: