Suscríbete
Mercado Legal

Soy hombre, soy abogado y estoy deprimido

Según este artículo, los abogados hombres son muy reacios a reconocer y tratar sus depresiones. Los síntomas suelen ser una gran irritabilidad, problemas de sueño, dolores de cabeza u otros que no se terminan con nada, y conductas de alto riesgo.

14 Septiembre, 2015 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Equipo Idealis
 
En el sitio web “The Mighty”, Daniel Lukasik cuenta que en 1997 él quería escribir un artículo en una revista para abogados contando su experiencia viviendo una depresión en pleno ejercicio de la profesión.
 
Su amigo Bob, con quien almorzaba en esa oportunidad, le preguntó por qué se iba a exponer a los “insultos” que algunas personas le arrojarían por el camino, pero no lo logró convencer.
 
Con los años, Bob se fue acercando a Daniel, preguntándole cómo se sentía, hasta que finalmente —al sentirse más cómodo— le reveló que él también había tenido un episodio mayor de depresión algunos años atrás, que incluso había incluido un intento de suicidio.
 
Se asume, que los abogados no tienen problemas; lo que se supone es que los arreglan. Muchos abogados varones que el autor del artículo ha conocido preferirían caer muertos antes que admitir que han tenido algún problema de depresión. Eso, hasta que la rueda los aplasta y ya no pueden más. Recién ahí lo reconocen.
 
El problema es que en el intertanto las consecuencias son problemas de sueño, baja de productividad o incluso la muerte. Acorde a Lukasik, que cita información extraída de CNN, los abogados tienen 3,6 veces más probabilidades de sufrir depresión que las personas que se dedican a otra cosa y la abogacía es la cuarta profesión en un ranking sobre suicidio según el oficio, del Centro de control y prevención de enfermedades.
 
Él también cita el libro “I Don’t Want to Talk About It: Overcoming the Secret Legacy of Male Depression”, del sicólogo Terrance Real, según el cual cuando los hombres se deprimen distinto que las mujeres y tienen síntomas encubiertos, como alguna adicción, aislamiento convertirse en trabajólicos o ponerse hiper irritables.
 
Este artículo apareció originalmente en el sitio web www.lawyerswithdepression.com
 
La depresión en los hombres podría mostrarse a través de dolores de cabeza constantes, problemas estomacales o dolores que no responden a los tratamientos normales.
 
También se muestra en actitudes riesgosas o compulsivas, así como en una baja tolerancia a las críticas, teniendo incluso conductas violentas.
 
“Salir de una caverna oscura a la luz del día, donde existen los colores y otros pueden ayudarte a sentir mejor”, es lo que propone Lukasik.
 
Si te interesa la realidad chilena, no existen estudios tan elaborados como los citados en esta nota, pero hay un muy buen artículo en la edición 5 de la Revista El Mercurio Legal, titulado “Abogados al diván” en el que se entrevista a expertos que hacen un “perfil sicológico” del abogado: autoexigentes, perfeccionistas y con baja tolerancia a la frustración.
 

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn