Suscríbete
Mercado Legal

Las firmas están haciendo colapsar por stress y ansiedad a sus abogados

El británico Howard Hymanson, de Harbottle & Lewis, escribió una columna para “The Times’ Brief”, en la que analiza los factores que llevan a la depresión y a desórdenes por ansiedad entre los abogados, y llama a tomar acciones.

11 Octubre, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
angustiaTumisu, Pixabay
S. Martin

La Organización Mundial de la Salud (OMS) fijó el día 10 de octubre como la fecha como el “Día mundial de la salud mental”.

Depresión y desórdenes asociados a la ansiedad son temas de salud mental que impactan tanto en la capacidad de trabajo como en la productividad de los países. A nivel global, más de 300 millones de personas sufren de depresión, la mayor causa de incapacidad laboral, mientras que más de 260 millones viven con problemas de ansiedad y muchos experimentan una combinación. De acuerdo a información publicada en el sitio web de la OMS, una investigación reciente estima que depresión y ansiedad cuestan a la economía global US$ 1 trillón (trillion anglosajón) cada año, en productividad perdida.

En un artículo titulado “Law firms must reduce stress for younger lawyers”, Howard Hymanson, a cargo de las contrataciones de la firma británica Harbottle & Lewis, se refirió a la presión que sufren los abogados jóvenes debido a la creciente competencia que existe entre los estudios jurídicos y que los tiene trabajando jornadas de 12 horas diarias.

En la columna publicada en The Times / The Brief, el autor sostuvo que es fácil perder de vista cuan profundamente arraigadas en la cultura legal se encuentran estas jornadas tan poco saludables, y que a menudo los abogados fallan al momento de reconocer que se están enfermando. Y que son los requerimientos del trabajo los responsables.

“En este ambiente, los abogados suelen sufrir en silencio por largo tiempo antes de buscar ayuda médica o tomar acciones para aliviar la presión”, dijo.

Hymanson deja en claro que dedicarse a la abogacía no es una opción realista si se busca una vida relajada: la naturaleza del trabajo y las responsabilidades inherentes a él conllevan altos niveles de stress. Sin embargo, advierte, el número de abogados que llegan a presentar desórdenes siquiátricos como depresión, ansiedad, fatiga crónica o problemas al corazón va en aumento.

En todo caso, el incremento en el número de abogados que luchan por dar abasto con todas sus tareas refleja el crecimiento de las enfermedades mentales en la población general: más gente está entrando al mundo laboral con vulnerabilidades preexistentes, a quienes la presión de sus trabajos contribuye a desarrollar alguna patología siquiátrica.

Sin embargo, estos factores sociales no serían los únicos en escena, pues en el caso de los abogados, cada día tienen más sobrecarga y algunas oficinas demandan más y más a sus empleados para mantener sus utilidades y cumplir con las expectativas de los clientes.

Son pocos los abogados que deciden hacer algo al respecto, porque nadie quiere que ser visto como alguien que limita su carrera. Y cuando se hacen reclamos, los despachos suelen llegar a acuerdos que incluyen guardar confidencialidad.

¿Qué están haciendo las firmas? Muchas están tomando medidas para lidiar con los problemas de salud de sus abogados y tratan de hacerlo con la debida diligencia, contratando especialistas en salud ocupacional y cursos de stress-management.

Pero las firmas podrían hacer más, dice el autor: debería haber una revisión de los objetivos individuales y mayor flexibilidad.

Además, las jormadas de trabajo deberían ser monitoreadas de manera proactiva y debería hacerse uso de gerentes entrenados que sean capaces de intervenir en favor de un abogado sin que ello implique repercusiones negativas en el avance de su carrera. Lo más crucial, afirma Howard Hymanson, es que hay que ponerle el cascabel al gato y tomar decisiones sobre las metas anuales de horas facturables.

“Tomar conciencia de las problemáticas asociadas a la salud mental ya es algo bueno, pero debe ir acompañado de una toma de medidas potentes”, dijo.

 
* El presente extracto es una traducción del artículo publicado en el sitio web “The Times’ Brief” bajo el título “Law firms must reduce stress for younger lawyers”.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn