Suscríbete
Mercado Legal

Code vestimentaire o dress code en América del Norte

Es útil mirar cómo otras culturas definen lo que un abogado puede o no usar en contextos laborales y, especialmente, cuando asiste a una entrevista de trabajo. Aquí puedes leer los consejos de una reclutadora canadiense.

24 Agosto, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
code vestimentaireKerstin Riemer
Catalina Wallace

No es grato hablar de este tema. Pero así como el clasismo o el racismo en la oficina, es mejor tener más información sobre el “code vestimentaire”, que menos.

Ya que se acerca la primavera en el hemisferio sur, conviene traer a colación un texto publicado en el sitio web www.zsa.ca sobre los códigos de vestimenta o dress code.

Desde la frontera sur de Estados Unidos hasta Punta Arenas, en Chile, puede que nos parezca conservador y reaccionario. Y eso es una buena noticia: quizás como región no estamos tan atrás en algunos temas evolutivos.

Uno de los artículos escritos por Josée St-Amour para los reclutadores jurídicos canadienses ZSA aborda consejos sobre el code vestimentaire o la correcta forma de vestir en el trabajo, en tiempos de calor: “Son pocos recordatorios esenciales porque, créanme, el verano a menudo nos revela… un poco demasiado”.

1.- Esconde los pies
St-Amour dice que la apuesta segura es usar zapatos cerrados; que si bien hay empresas o cabinets (despachos/firmas) con “políticas menos restrictivas para la temporada estival”, es mejor que disfrutes de estos “beneficios” una vez que hayas obtenido el cargo. “Evita mostrar tu pedicure y opta por zapatos cerrados”, insiste, enumerando los usos alternativos de las sandalias, calzado que no sería acertado para “la reunión de negocios, que es el carácter de una entrevista laboral”.

2.- La chaqueta negra es a la entrevista lo que el “petite robe noire” es a una tarde de gamour
Se trata de un clásico que no debe descuidarse, “versátil, que te seguirá por todas partes por uno o dos años”, dice la autora, recomendando que vale la pena “invertir”. Se usa con una falda, pantalones —los pantalones tres cuartos chic son aceptables cuando van combinados con zapatos bellos— o un vestido de apariencia profesional.

3.- Los colores
La autora del artículo sugiere evitar los “colores llamativos o muy vivos” y opina que bajo la chaqueta debería usarse una blusa neutra, que no rompa con un conjunto que emane sobriedad.

4.- Joyas
“Un toque de fantasía, sí, pero no caigas en el error de usar un combo de collar y aretes extravagantes”. Si te pusiste un collar, opta por aros delicados, dice. Y añade: “Gesticulas mucho? ¡Olvídate de pulseras llamativas!

5.- El perfume
St-Amour termina sus consejos con un ligero “recordatorio amistoso”. Para ella el perfume, sin importar cuanto nos guste, es para ser usado el fin de semana. Y tiene un punto: una fragancia puede ser realmente molesta para quien es más sensible, sobre todo cuando se está con esa persona en un espacio cerrado. Por eso, la prudencia dictaría evitarlo en el trabajo. De ahí a que una empresa se tienta con la facultad de prohibirlo en sus políticas o manuales, hay un mundo de distancia.

La reflexión final del texto es que la atención a los detalles y el criterio están bajo la lupa del reclutador, y en definitiva, hay que saber cómo dosificar. “Se tú mismo y nunca olvides que tu ropa es parte de la imagen que está protegiendo”

 
* Si quieres leer el artículo original en francés, haz clic aquí.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn