Suscríbete
Mercado Legal

Canadá: ¿por qué un asociado renuncia?

Desde preguntas existenciales de las nuevas generaciones hasta malas relaciones con los superiores o la asignación de encargos que no conllevan grandes responsabilidades, son algunas de las motivaciones que entregan empleadores y reclutadores de ese país.

25 Abril, 2017 Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
asociado renunciaFoundry Co.

Dominique Tardif, vicepresidente de la firma de reclutamiento legal ZSA, ve pasar a muchos abogados descontentos con sus condiciones de trabajo. Si se quiere investigar por qué un asociado renuncia, pueden existir variadas razones, pero ella detecta que algunos motivos se dan con mayor frecuencia que otros.

Entre ellos está que muchos abogados sienten que están desarrollando labores de venta más que ejerciendo el Derecho. Y eso no los deja satisfechos, de acuerdo a un artículo escrito por Delphine Jung y publicado en el sitio web canadiense droit-inc.com.

Jean-François Gagnon, director de la firma Langlois, asegura que en su oficina tienen el foco puesto en el desarrollo de competencias y no en el número de clientes que figuran en la agenda de cada abogado. “Les hemos dicho a nuestros jóvenes que no deben preocuparse por ello; primero tienen que ser buenos”.

Por su parte, Roger Duguay, socio director de Boyden, una empresa de reclutamiento de ejecutivos y abogados de alto nivel con cierta experiencia, va más allá: “La nueva generación no tiene los mismos valores que los seniors; hay un choque generacional. Los jóvenes no trabajan por las mismas razones”.

Si un asociado renuncia, hay que tener cierta claridad sobre la situación actual: “Muchos de ellos se cuestionan lo que realmente quieren hacer. Se plantean preguntas existenciales”, dice, destacando los enormes sacrificios personales que llegan a autoimponerse para lograr ser promovidos.

Otros factores que influyen en querer abandonar un trabajo son las malas relaciones con los superiores, la asignación de encargos que no conllevan grandes responsabilidades y el traslado a una sección distina de aquella que toma las decisiones clave.

“Los abogados me dicen ‘paso más tiempo en la oficina que en la casa’; quieren sentirse bien en su lugar de trabajo”, asegura Tardif. Y por lo general, la remuneración pasa a ser un factor accesorio. “El pago es a menudo una motivación secundaria”, afirma.

Jean-François Gagnon asegura que Langlois sigue siendo competitivo y que tiene una “estrategia real” para retener a sus abogados: “Organizamos un retiro anual para directivos y empleados, para intercambiar opiniones de manera transparente”, dice. Además, el gerente general se reúne periódicamente con los abogados y le comunica los datos que surgen, de manera que podamos trabajar con ellos.”

Pero para Roger Duguay los esfuerzos de los cabinetsno van por allí. “Trabajan principalmente para ser capaces de adaptarse a las presiones sobre los honorarios, las nuevas necesidades de sus clientes y diferenciarse de los demás competidores del mercado”. En este escenario, preocuparse del bienestar de los empleados sería un lujo. “Esto no es mala voluntad”, dice, sino parte de las consecuencias de la situación actual.

 

* Éste es un extracto del artículo titulado “Pourquoi voulez-vous quitter votre employeur?”, publicado en Droit Inc. Lee el texto original en francés aquí.

Comparte en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn